Otros Post

Mamoul de datiles. Dulces árabes

RELLENAS DE DÁTILES, AGUA DE AZAHAR Y UNA PASTA CRUJIENTE
No les voy a decir que sea una receta sencilla, porque la verdad es que es un poco engorrosa, a mi me pareció que sería la ideal para una tarde de tertulia entre varias personas alrededor de una mesa, charlando y haciendo bolitas, primero con el relleno de dátiles y luego con la masa, pero una cosa es lo que me parezca ideal y otra la realidad. Y la realidad es que las hice yo sola.  Pero el esfuerzo merece la pena, al menos para mi que soy una amante de la dulcería árabe y de vez en cuando un capricho con estas recetas me compensa. Me vuelven loca los dulces intensos de especias, en este caso la canela, el cardamomo y hasta vainilla te transportará a los cuentos de la mil y una noche. He visto otras versiones con agua de azahar supongo que dependerá del país en que se hagan, no será igual Turquía, que Marruecos o como en este caso que es de Somalia y lo que predomina es el cardamomo.
Reconozco que hay páginas y libros Europeos con buenas recetas, pero me gusta ir a web o libros del país origen.  Es como hacer un Tiramisú con una receta de Afganistan, seguramente que esté buena, pero supongo que no es lo mismo que si me pasa a receta un Veneciano. ¡Pero bueno, esto son manías mias!.
Ni les cuento lo que me ha costado que google me lleve a páginas escritas en árabe para luego traducirlas, no había manera, siempre me deriva a páginas situadas en occidente. Es más, llegué al extremo de traducir lo que buscaba al árabe copiar con su propia escritura y ponerla así en el buscador y así y todo me llevó a una web escrita en árabe pero en occidente.
Pero por fin lo logré,  es de un matrimonio Somalí afincado en Canadá, que tenían una web, Xawaash (picante, en somalí)  que me parece estupenda,  les dejo el enlace porque el video para la confección me parece indispensable. La verdad es que la receta mereció la pena, me salió estupenda y un sabor delicioso.
CRUJIENTE GALLETA RELLENA DE DÁTILES Y AROMAS ÁRABES

INGREDIENTES  para el relleno de dátiles a mi me salieron 50
  • 255 gr. de dátiles picados
  • ¼ cucharadita de cardamomo molido. En esta caso los machaqué al momento.
  • ¼ cucharadita de canela
  • 1 cucharada de mantequilla dorada
para la pasta
  • 252 gr. de sémola fina
  • 210 gr. de harina
  • 100 gramos de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • ½ cucharadita de azúcar de vainilla 
  • 220 gr de mantequilla fundida
  • 120 gr. de leche
  • 2 cucharadas de azúcar glasé

PREPARACIÓN
  1. En una sartén a fuego medio, poner la mantequilla, dejar dorar un poco y echar los dátiles, el cardamomo, la canela. Cocinar por 3 minutos. 
  2. Depositar la masa en un plato para en cuanto enfríe empezar a hacer 50 bolas pequeñitas que irán dentro de la masa.
  3. Mezclar la sémola, la harina, el azúcar, la sal, el polvo de hornear y el azúcar de vainilla.
  4. Agregue la mantequilla y mezcle bien. Yo utilicé una batidora de pie con el gancho de amasado.
  5. Agregar la leche y mezcle bien sin trabajar demasiado la masa.
  6. Divide la masa en otras 50 bolitas, pero esta vez mayores, de manera que quepan dentro las que hemos hecho con los dátiles.  
  7. Extiende cada pieza en la palma de tu mano y luego coloca una bolita de dátil dentro de ella y redondear con las manos. 
  8. Usando un molde maamoul, si lo tienes, presiona la masa rellena firmemente con la palma de su mano y si no tienes molde pues con las masnos haces la bolita y la aplastas un poco para darle forma de galleta.
  9. Invierta el molde y golpee el borde con una toalla de cocina para liberar la galleta. 
  10. Ponerlos en una bandeja para hornear con papel de horno y al fuego durante 20 minutos a 190 º
MAMUL DE DÁTILES UNA RECETA ÁRABE DE PASTAS PARA EL TÉ O CAFÉ

Tunos indios con mousse de yogurt

Mousse de yogurt esponjoso con pulpa de tuno indio de color intenso
El tuno indio es el fruto de un cactus con un precioso color magenta, carmesí, o fuscsia...no se cual es el color, pero el sabor es un poco ácido delicioso que te deja la lengua teñidaroja. Una vez leí que tiene mucho más potasio que el plátano y el dátil, vitamina E, magnesio, calcio, vitamina K y así un sinfín de minerales. Además de ser depurativo y ayuda en la diabetes, mejora el hígado y es un poderoso antioxidante. Es habitual en mi tierra Canaria limpiar un montón de ellos, porque ya que te pones los guantes aprovechamos para hacer unos cuantos kilitos, meterlos en la nevera y comerlos tal cual con todas sus semillas, pero en los últimos años empezamos a verlos cada vez mas en postres, mermeladas y zumos.
Esta receta lleva muy poquita azúcar para que nos resulte digestivo y notemos mejor el sabor auténtico de la fruta, pero si te gusta más dulce puedes usar los yogures azucarados o poner un par de cucharadas mas de azúcar a la mousse.

INGREDIENTES
  • 8 Tunos indios + los que quieras para decorar
  • 4 hojas de gelatina
  • 3 yogurt griego
  • 200 de nata montada
  • 200 de queso crema tipo Quark o philadelfia
  • 1 cucharada de azúcar o el edulcorante que más te guste.
PREPARACIÓN

Ponemos las hojas de gelatina de remojo en agua fría para que vaya ablandando.
Pelamos los tunos y los pasamos por un colador para quitarle las semillas.
Una vez obtenida toda la pulpa apartamos tres o cuatro cucharadas que calentaremos en el microondas para disolver en ella la gelatina y una vez disuelta incorporamos al resto de la pulpa.
En el fondo de vasito donde vayamos a presentar nuestro postre ponemos unas cucharadas de los tunos hasta el grosor que queramos tener y guardamos un poco para poner al final por encima
Metemos en la nevera mientras preparamos la mousse de yogurt
Mezclamos y batimos el queso crema con la cucharada sopera de azúcar hasta que esté totalmente disuelta, ahora incorporamos los yogures y por último la nata montada.
Sacamos los vasitos que veremos que ha solidificado la pulpa de tunos, y vertemos encima la crema de yogurt
Terminamos poniendo por encima otra cucharada de pulpa y decoramos con un tuno





Magdalenas con rosas y nata

Para un momento especial unas magdalenas rellenas de rosas
Cualquier comida se puede convertir en algo especial con un poco de imaginación. En esta ocasión unas sencillas magdalenas de nata se convierten en algo muy romántico  si se infusiona la nata previamente con flores y se le añades unos pétalos de rosas rojas muy perfumadas.
La verdad es que aportan poco sabor, es un perfume muy sutil pero las convierte en diferentes y únicas.
Si quieres complicarlo aún más, en el mercado puedes encontrar mermelada de rosas, pero no creo que sea necesario, solo de esta manera ya has transformado algo cotidiano  y sencillo en un detalle bonito y exclusivo.
Recuerda que deben ser flores cultivadas sin pesticidas ni ninguna clase de abonos ni productos químicos, así que mejor se las pides a alguien que las cultive en su propio jardín y sea de tu confianza.

INGREDIENTES
  • 250 gramos de harina
  • 250 gramos de azúcar
  • 75 gramos de aceite de girasol
  • 125 gramos de nata
  • 1 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • ralladura de piel de limón.
  • 3  o 4 Rosas rojas que tengan olor, solo los pétalos. 
PREPARACIÓN
  1. Pon el horno a calentar a 180º C.
  2. Selecciona los pétalos de las rosas eliminando todo lo verde y los pistilos. Lava bien bajo el chorro y seca con papel de cocina.
  3. Calienta la nata hasta que llegue a hervir, le añades los pétalos de 2 rosas y apartas del fuego dejando infusionar hasta que enfríe del todo.
  4. Bate los huevos junto con el azúcar hasta que espumen y blanqueen, incorpora entonces la ralladura de limón.
  5. Incorpora a continuación la nata colando los pétalos de rosas, el aceite y mezcla bien.
  6. Ahora mezcla la harina con la levadura e incorpórala tamizando por un colador, intégrala al resto de la mezcla sin batir solo removiendo en sentido envolvente para no perder el aire.
  7. Y ahora por último el resto de los pétalos de rosas que habrás troceado con unas tijeras, mezcla suavemente.
  8. Vierte la masa en los moldes para magdalenas,
  9. Introduce las magdalena en el horno a temperatura a 180º C.  hasta que estén doradas.
  10. Retira entonces las magdalenas del horno y déjalas enfriar.
  11. Una vez frías las puedes guardar en una lata durante 2 o 3 días.Sencillas magdalenas convertidas en únicas al añadir pétalos de rosas rojas dentro

Dulce árabe. Baklava

Crujientes dulces rellenos de frutos secos y miel
No te asustes que aunque aparente ser un dulce complicado no lo es, solo vas a necesitar un poco de paciencia porque picar los frutos secos y pincelar las hojas de masa filo lleva su tiempo, pero va a merecer la pena el tiempo dedicado, porque además de estar riquísimos te salen un monton de ellos que podrás disfrutar unos cuantos días.
Recuerda que se conserva a temperatura ambiente 5 o 6 días, solo tapado con un paño.
La primera vez que probé dulces árabes fue hace mas de 30 años en Egipto. Me quedé enamorada de ese sabor y aroma a canela y azahar, de esa cantidad de frutos secos sin azúcar pero deliciosamente dulce por la miel y sobre todo el crujiente de su masa.
Si te gustan los dulces muy crujientes, este será tu favorito a partir de ahora.
Confieso que había leído tantísimas recetas distintas que he terminado adaptándola a mi gusto particular, siempre respetando los ingredientes que se suelen usar en los países árabes.
En este caso le puse dos tipos de frutos secos pero pueden ser la cuatro tazas de una sola clase, por ejemplo de nueces, o almendras y pistachos.
Se me fueron 3 horas en la cocina entre pelando los pistachos, las almendras tostadas que también venían con piel y picando todo.
El resto es solo pincelar cada capa de Filo, con mantequilla y alternar cada cierto número de capas con los frutos secos, para terminar rociándolo con un almíbar cuando sale del horno.
Después dejarlo reposar unas horas, mejor toda la noche para que la pasta crujiente se impregne bien con el almíbar y nada más.

INGREDIENTES:
  • 20 hojas de masa Filo.
  • 1/2 paquete de 250 gr de mantequilla derretida sin sal
  • 2 tazas de nueces
  • 2 taza de pistachos
  • 1 cucharadita colmada de canela en polvo
  • 1 taza de azúcar
  • el  jugo de 1/2 limón
  • 3/4 taza de agua
  • 1/4 taza de miel (yo usé melaza golden syrup o miel de caña)
  • Agua de azahar (al gusto, pero recuerda que si te pasas amarga) 
PREPARACIÓN
  1. La masa filo debe adaptarse al tamaño exacto de  nuestra bandeja. Así que si sobra cortaremos la tira que sobre y desechamos.
  2. Empezamos fundiendo el paquete de mantequilla al microondas.
  3. Encendemos el horno a 170 calor arriba y abajo.
  4. Ahora preparamos el almíbar para que de tiempo a que se enfríe, mezclando el agua, el zumo de limón, el azúcar, el agua de azahar a nuestro gusto y la miel. Ponemos al fuego unos 10 minutos hasta que forme un almíbar ligero.
  5.  Apartamos  entonces y dejamos enfriar
  6. Preparamos la bandeja untando con un pincel todo el fondo de la bandeja con mantequilla fundida..
  7. Ahora ponemos dos hojas y pincelamos con la mantequilla fundida, otras dos, y así hasta 6 hojas, pincelamos y ponemos por encima  la mitad de los frutos secos 
  8. Ahora toca hacer lo mismo con 6 hojas,  y el resto de los frutos secos
  9. Y de nuevo 6 u 8 hojas, pincelando siempre cada dos.
  10. Cuando ya lo tenemos, nos toca cortar con cuidado haciendo cuadraditos todos iguales.
  11.  Y al horno,  unos 40 minutos hasta que esté doradito.
  12. Sacamos y rociamos con el almíbar y espolvoreamos con los frutos secos que mas nos gusten.
  13. Solo queda déjalo reposar al menos 6 horas para que absorba bien el almíbar.
Flores comestibles. Azahar

Mousse de chocolate. Receta Paco Torreblanca

Cremoso mousse de chocolate en un vasito de chocolate con pistachos y rosas

La más sencilla de todas las recetas y que puedes complicarla tanto como tu quieras. Recetas de mousse de chocolate hay montones, pero sin huevo y que esté deliciosa recomiendo esta del más famoso repostero de España, Paco Torreblanca. En esta ocasión me llevé la llevé del programa de televisión que compartía con David de Jorge, y que puedes ver aquí. con todo lujo de detalles. En mi caso y como tenía que hacerlo para 20 personas y no tenía copas para tantos, opté por hacer pequeños envases de chocolate negro, que además de resultarme muy práctico están tan buenos como tu quieras, dependiendo del chocolate que compres.
Terminé decorando con pistachos troceados y unos pétalos de rosas glaseados, que contrasta con el amargo del chocolate negro.

INGREDIENTES
  • 200 gr de chocolate negro 75% aunque yo puse un 52%
  • 200 gr de nata montada
  • 100 ml. de nata líquida
  • Pizca de sal
ELABORACIÓN 

Para hacer el mousse de chocolate
  1. Troceamos el chocolate y dejamos en un recipiente.
  2. Ponemos a hervir la nata al fuego y cuando esté a punto de hervir la viertes sobre el chocolate y deja que se temple hasta alcanzar la temperatura ambiente, alrededor de 30 grados. Respetar la temperatura  porque si está más caliente se bajará la nata montada al añadirla.  (Puedes calcular la temperatura con solo tocarla como verás en el video de enlace).
  3. Mientras tanto, montar la nata. Coge una cucharada y lo echas sobre el chocolate, mezclamos con suavidad y después vuelcas esta mezcla de chocolate sobre la nata montada. Continúa removiendo con delicadeza, con movimientos envolventes y suaves hasta que esté todo integrado.
  4. Verter en las copas, decorar preferentemente con algo de chocolate blanco para que haga contraste.  Y conservar en la nevera.
Para hacer los vasitos de chocolate
  1. Es tan sencillo como fundir el chocolate negro en el microondas o fundiendolo al fuego lento mientras removemos.
  2.  Verter en el molde que vayamos a usar. En ese caso utilicé los moldecitos de silicona de hacer magdalenas, pero puedes usar los vasitos de hacer flan que son de papel de aluminio, o vasitos de plásticos de tirar, para que los puedas cortar.
  3. Una vez fundido el chocolate pincelas bien el molde, metes en la nevera y en unos minutos estará listo, luego desmoldar con cuidado para que no se rompan. Yo uso chocolate negro porque el con leche es un poco más blando y con el calor de las manos aguanta menos para manipular y desmoldar.

Mermelada de ciruela con especias

Roja y brillante mermelada de ciruelas

Te cuento la escena, aparece mi marido por la puerta con una bolsa enorme de ciruelas que le regaló no se que amigo, de no se que finca de las cumbres de Gran Canaria. Así que después de una semana comiendo ciruelas a todas horas, porque me chiflan, aún quedan muchas para hacer una buena mermelada especiada.
Personalmente me gusta este tipo de mermeladas para comer con salados, con todo tipo de quesos, pero confieso que con el majorero semi duro estaba perfecto, pero con los ahumados ya son una delicia para agasajar a los amigos o con galletas cracker simplemente o un trocito de pan bizcochado y cosas saladas de ese tipo. Pero con una tostadita mañanera con mantequilla salada queda perfecta.
Aunque lleva un buen puño de pimientas no te asustes, solo queda un sabor estupendo pero que no pica, siempre que tengas la precaución de no morder directamente una de las bayas.

INGREDIENTES:
  • 1 kg de ciruelas 
  • 600 gr de azúcar moreno
  • 1/2 vaso de agua
  • 1 palo de canela
  • una cucharada de bayas de pimienta
  • 2 clavos de olor
ELABORACIÓN
  1. Primero lavamos bien las ciruelas y sin pelarlas las cortamos en trozos, quitando la semilla.
  2. Ponemos las ciruelas en un caldero al fuego con el 1/2 vaso de agua. 
  3. Dejamos cocer unos 10 minutos y añadimos entonces el azúcar moreno.
  4. Removemos y dejamos cocer quince minutos más.
  5. Ahora añadimos las semillas de pimientas, los clavos y el palo de canela.
  6. Exprimimos el zumo de medio limón y cocemos hasta que tenga la densidad que nos guste, recordando que al enfriar se espesa.
  7. Poner en tarros ya tienes mermelada para una temporadita
Forma de conseguir el vacío en los tarros para que se conserven perfectamente;
  1. Llenamos los botes con la mermelada caliente.
  2. Se tapan bien.
  3. Se dan la vuelta y se ponen cabeza abajo (la tapa para abajo) y se dejan en esa posición durante 24 horas.
  4. Pasadas las 24 horas le damos a vuelta y ya está listo para  guardar.
Con muchas ciruelas, azúcar, canela y pimienta, tienes una mermelada de ciruelas

Adaptada de receta de Pakus @futurobloguero

Bizcocho con harina de garbanzos y tomillo limón

Bizcocho de garbanzos con  hojitas de tomillo limón
Un queque perfecto para los que tienen problemas con el gluten, pero no tiene porqué ser exclusivo para ellos, de hecho no es mi caso, la realidad fue,  que tenía un paquete de harina de garbanzos que me trajo mi hermana y no sabía qué hacer con él, así que buscando y rebuscando me decidí por un bizcochito que siempre viene bien para los desayunos. Está bueno, bastante rico, pero te tiene que gustar el aroma del garbanzo y como a mi me gusta y mucho, me pareció un modo distinto de darles de comer legumbres a los más pequeños que no suelen ser amantes de ellos.

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 20 CM.
  • 5 huevos
  • 200 g azúcar
  • 100 g de nata para montar
  • 100 g de leche
  • 80 g de aceite de oliva virgen extra
  • 25 g del licor  que mas te guste, yo usé limonchello, pero puede ser anís
  • 250 g de harina de garbanzos
  • 12 g de levadura en polvo
  • hojitas de tomillo limón - opcionalBizcocho de harina de garbanzos y glaseado por encima con tomillo limoneroELABORACIÓN 
  1. Encendemos el horno a 180ºC.
  2. Mientras engrasamos el molde con mantequilla.
  3. Mezclamos y tamizamos la harina con la levadura y apartamos.
  4. Separamos los huevos, las claras de las yemas y batimos las claras a punto de nieve con la sal y reservamos.
  5. Ponemos las yemas con el azúcar y batimos a velocidad para obtener una mezcla muy espumosa. En este punto ya incorporamos la nata liquida, la leche el aceite y el licor que en mi caso fue limonchelo.
  6. Ahora incorporamos la harina de garbanzos mezclada con la levadura con suavidad y por ultimo las claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que no se baje.
  7. Vertemos al molde y al horno unos 35 minutos. Pinchamos con un palito de brocheta y si sale limpio ya está. En caso que salga húmedo dejamos 5 minutos mas, hasta que salga totalmente limpio
  8. La decoración es optativa, puedes simplemente espolvorearlo con azúcar glas.
  9. O como en este caso que hice un glaseado con azúcar glas y el zumo de medio limón y por encima un poquito de ralladura de limón y tomillo-limón.
Bizcocho con harina de garbanzos