Otros Post

Pastel de arándanos

 Una receta estupenda nada complicada de hacer, que acompaña divinamente un cafecito a media tarde con las amigas. No sube demasiado, pero en este caso menos aún, porque utilicé un molde grande y bajo como para tarta de manzana. 
La hice con arándanos frescos  y eso de la un sabor no demasiado dulce  y con un agradable contraste entre el acido de los arándanos con una masa delicada aromatizada con nuez moscada y vainilla.  No se que tal quedaría con arándanos secos, pero supongo que será algo mas dulce y un poquito mas seca.
Verás que a todos les encanta.

INGREDIENTES:
  • 120 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 240 g mantequilla  temperatura de ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 1 pizca de nuez moscada 
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 2 tazas de arándanos frescos
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Azúcar glas para adornar
ELABORACIÓN
  1. Precalentamos el horno a 180°
  2. Untamos el molde con mantequilla y harina.
  3. En un bol mezclamos  la harina con la levadura en polvo,  la nuez moscada y sal.
  4. Batimos la mantequilla  velocidad alta por 2 minutos.
  5. Añadimos el azúcar y la vainilla y seguimos batiendo hasta que quede ligero (unos 2 minutos más).
  6. Incorporamos los huevos uno a uno hasta que todo este bien mezclado.
  7. Entonces bajamos la velocidad  y añadimos la mezcla de harina, que verteremos  en el molde.
  8. En un plato aparte, mezclamos los arándanos con una cucharadita de harina y el zumo de limón.
  9. Ponemos los arándanos encima de la masa.
  10. Horneamos hasta que un palillo insertado por medio salga limpio, que en mi caso como el molde era grande pero bajito, apenas tardó unos 35 minutos
  11. Dejamos  reposar 10 minutos antes de sacarla del molde.
  12. Decoramos nuestra tarta de arándanos con el azúcar glas.
Inspirada en la receta del "Gran libro de la repostería" de Teubner y Wolter

Pastel de cerezas. Clafoutis.

De flores comestibles

Receta francesa muy antigua, tanto que los primeros escritos sobre esta recetan datan del XIX. Hace años que la veo en todos los libros clásicos de repostería y al principio del verano los blogs se llenan de fotos de Clafoutis.
Confieso que no me atrajo nunca, por su textura, no me suele gustar la textura tipo flan o puding, pero tenía que hacerla, mas que nada "por cultura general" que es una expresión que uso siempre que tengo que hacer algo y no se muy bien porqué lo hago.
Y tenía razón, no es ni mucho menos mi postre favorito. He leído tantos halagos que me esperaba algo mucho mas suculento, que me hiciera cerrar los ojos mientras lo degustaba y no fue así.
Es una tartita bastante sencillita de hacer y con una textura un poco consistente. Con esta expresión quiero decir que es un poquito densa, no ligera, ni esponjosa y es que es así, no es un error de receta.
Y después de todo lo que he dicho sembrando dudas, aclarar que a mi marido  y a mi hija por ejemplo les ha encantado.
Clafoutis de cerezas
INGREDIENTES
  • 100 gr. de azúcar
  • 500 gr. de cerezas
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • mantequilla cantidad necesaria
  • 1 pizca de sal
  • vainilla
  • 125 gr. de harina
  • 3 huevos
  • 100 ml de leche
  • azúcar glas 
PREPARACIÓN
  1. Para comenzar le quitamos la semilla a las cerezas.  Yo lo hice empujando con un palillo de comer comida oriental por el lado contrario al rabito, con cuidado pero con fuerza y verás que fácilmente sale.
  2. Las ponemos en un bol y espolvoreamos con la mitad del azúcar y apartamos.
  3. Vamos encendiendo el horno a 180º C.
  4. Preparamos el molde y lo engrasamos con mantequilla. Y apartamos
  5. Ahora en otro recipiente tamizamos la harina, el polvo para hornear, el resto de azúcar y  una pizca de sal. 
  6. Batimos lo 3 huevos como para tortilla  y lo añadimos a la mezcla de harina. 
  7. Removiendo hasta que los ingredientes queden correctamente integrados. 
  8. Ahora poco a poco vamos añadiendo la leche hasta que quede perfectamente integrados todos los ingredientes.
  9. En el molde colocamos las cerezas y vertemos la preparación anterior.
  10. Metemos al horno durante 40 minutos, aproximadamente.
  11. Comprobamos que esté bien guisado pinchando con un cuchillo o un palillo y viendo que salga limpio.
  12. Sacamos del horno y dejamos enfriar. 
  13. Espolvoreamos delicadamente, con azúcar glas por encima.
Clafoutis de cerezas

Tarta de queso y limón con frutos rojos.

Tarta de queso y limón
¡Ya se que me vas a decir que donde está el limón y que lo de arriba es rojo! Pero es así.
La tarta es mía, la hice yo y te garantizo que lo que es la cheescake es de un sabor intenso y refrescante a limón pero me apeteció ponerle por encima una mermeladita dulzona de frutos rojos ¿Porqué? pues porque era la que tenía abierta  en la nevera y no la iba a dejar ahí envejeciendo y abrir otro bote porque sí.
¿Sabes lo que pasa? que soy mucho de aprovechar lo que tengo y como casi todo lo que hago es para mi familia y para mi, pues primero gasto lo que hay en casa.
Tu elige el que mas te guste para ponerle,  naranja, limón, melocotón incluso...es solo un poco para que luego se queden bien bonitos y pegaditos todos los pétalos de flores.
Cheescake de limón
INGREDIENTES en este caso un molde de 18 aprox.
Para la base:
  • 120 gr. de galletas maría
  • 50 gr. de mantequilla
  • 20 gr. de azúcar moreno (opcional)
Para el relleno:
  • 200 gr. de queso crema tipo Philadelphia
  • 300 gr. de nata para montar
  • 60 grs. de azúcar
  • 4 hojas de gelatina
  • 1 limón El zumo por un lado y la piel rallada por otro
  • mermelada del sabor que mas te guste, para pincelar por encima un poco.
PREPARACIÓN
  1. Preparamos el molde desmontable cubriendo los bordes con acetato o papel de horno para que queden mas bonitos.
  2. Fundimos la mantequilla en el microondas y apartamos
  3. Trituramos las galletas con el azúcar en una picadora o sencillamente con un rodillo.
  4. Cuando estén trituradas le añadiremos la mantequilla y colocamos en el fondo del molde apretando bien en las manos o con el culo de un vaso o botellas. Apartamos.
  5. Ponemos las hojas de gelatina en un vasito de remojo con agua fría
  6. Ahora mezclamos el queso con el azúcar y el limón, tanto el zumo como la ralladura, mejor con varillas eléctricas.
  7. Ponemos 50 ml. de la nata en un vasito y la calentamos en el microondas, escurrimos la gelatina y la echamos dentro de la nata caliente para que se disuelva bien.
  8. Cuando este a temperatura ambiente se lo añadimos al queso batido.
  9. Montamos la nata sin que llegue a estar muy montada, mas bien semi-montada y la añadimos a la mezcla de queso.
  10. Solo queda verter en el molde sobre la galleta y a la nevera durante al menos 6 horas para que cuaje.
  11. Llega el momento de untar con la mermelada que mas te guste, en mi caso usé una de frutos rojos, poca solo la suficiente para que se queden pegaditos los pétalos de flores que usaremos para decorar.
tarta de queso y limón

Flor de Tagete como flor comestible

La flor indispensable en tu colección de flores comestibles. Si lo que tienes es una maceta o jardinera te dará mucho juego porque combina con un un montón de platos ya que la flor va desde el amarillo pasando por naranja y matizados con rojos. Así abarcas toda una gama cromática para tus platos mas variados, desde ensaladas, sopas, y decorar postres.
Una planta muy resistente y agradecida, a la que yo aún no le he visto tener ninguna plaga y además una vez cortada nos durará varios días. Le encanta el pleno sol y la tendrás en todo su esplendor durante todo el verano.
Tagetes, topetes  o claveles de indias son miembros de la familia de caléndula. Tienen un sabor cítrico y algunos incluso salados que funcionan con ambos con platos dulces y salados.

Si lo que tienes es un pequeño jardín, es absolutamente indispensable para combatir nemátodos y repeler plagas como el pulgón, la mosca blanca y la cochinilla. Yo la tengo plantada por todo el jardín mezclada con las verduras como cultivo terapéutico y la mas versátil de todas en la cocina.
Solo se comen los pétalos y no olvides quitar la parte blanca. Una vez cortada, se conserva bien en la nevera, entre 2 y 6º dentro de un tuper.


Muffins de Kale, plátano y manzana

No tenía ni la menor idea de lo que era el kale hasta que una de esas tardes que voy a comprar plantones para el huerto, me pregunta el señor ¿No se lleva kale, no lo conoce? tiene los niveles mas altos de nutrientes que cualquier verdura, mas hierro que la carne, mas calcio que la leche de vaca y además rico en antioxidantes, fibra Ácido fólico Proteína Hierro, magnesio, fósforo, calcio, potasio, cobre y manganeso Tiamina y riboflavina Vitamina A, vitamina C, vitamina K y vitamina B6.
¿Como no me iba a tener plantada esa maravilla a casa? Me llevé unos pocos plantones para probar, y resultó que se dan de estupendamente, crecen deprisa, con poca agua  y no tiene un sabor muy pronunciado,  sabe desde luego a verdura, así que decidí buscar como incluirlo en el desayuno, pero como soy bastante antipática para tomar batidos, solo podía incluirlo en algún tipo de bollito. De ese modo nace este muffin.
Además como no sabía como sería el sabor le añadí, plátano, manzana y limón rallado. No azúcar, pero si le puse jarabe de arce.
Sinceramente, no es el sabor de la gran maravilla de la galaxia, es un bollito suavecito, pero está muy bueno y sabiendo que lo que como tiene tantas propiedades está aún mas rico. Húmedo por tanta fruta y verdura,  pudiendo conservarlo igual de tierno en una lata durante unos pocos días.
Desde luego que los voy a seguir haciendo, porque me parece un lujo al alcance de mi mano.

INGREDIENTES PARA 12 MUFFINS
  • 1 huevo
  • 150 gr. de kale sin rabos y cruda
  • 1 plátano maduro
  • 70 ml. de jarabe de arce
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 manzana pelada y sin cáscara
  • ralladura de un limón
  • 150 gr. de harina
  • polvo de hornear 1 cucharadita
  • 1/2 de cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • La decoración son unos Tagetes, flores comestibles que tengo plantados a su lado.
INSTRUCCIONES
  1. Precalentar el horno a 170.
  2. Preparar el molde para magdalenas. Yo le puse cápsulas de papel, pero no son indispensables si los pincelas con mantequilla o aceite.
  3. Mezclar en la batidora, el huevo, el kale, la ralladura de limón,  el jarabe de arce, el aceite, el plátano y la manzana.
  4. Aparte tamizamos los ingredientes secos, harina, bicarbonato y sal.
  5. Incorporar los secos a los líquidos y mezclar con cuidado en sentido envolvente hasta que esté bien homogénea la masa.
  6. Repartir en los moldes. Y al horno unos 25 a 30 minutos.
  7. Desmoldar dejar enfriar y decorar como mas te guste. A mi me gustó el contraste de los Tagetes.
Los Tagetes son esas flores que ves al lado, son comestibles y ayuda a mantener a raya las plagas.


Magadalenas francesas con lavanda

magdalenas francesas con lavanda
Hay quién diferencia las magdalenas de las madeleine. Las primeras son las grandes que usamos normalmente en España y las segundas son chiquititas con forma de concha y las usan los franceses. Pero la realidad es que son exactamente lo mismo, dos versiones de una misma realidad.
Para desayunar una magdalenita casera con el café es  todo un lujo, al alcance de todos porque es una receta muy sencilla. Lo que pasa es que para el blog o para una meriendita de amigas, o un regalito a una hija con gripe, le doy mas color, las pongo en un molde mas bonito, les añado lavanda, les hago un glaseado...en resumen las visto de gala, pero en plan sencillas son exactamente igual de ricas.
Para engrasar el molde utilizamos un poco de mantequilla o aceite que extenderemos con mucho cuidado por todas las ranuras de este molde. Si usas cápsulas normales de magdalenas no tienes porqué tener tanta complicación.
Si tienes Thermomix la cosa es coser y cantar y si no, es lo mismo pero con un poco mas de "brazo" para batir todo mucho de modo que coja mucho aire la masa.

INGREDIENTES para 24 magdalenas chiquititas, si son normales te saldrán 12
  • 125 gr. de azúcar;
  • 2 huevos tamaño “L”;
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 2 cucharadas soperas de leche.
  • 150 gr. de harina tamizada.
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 1 cucharadita de flores de lavanda (opcional)
  • 1 naranja, flores de lavanda  y azúcar glas si quieres glasearlas (opcional)
PREPARACIÓN:
  1. Precalentamos el horno a 200º
  2. Ponemos en el vaso del Thermomix el azúcar, los huevos y la mantequilla. Programamos 5 minutos, 37º, velocidad 3.
  3. Vertemos la leche y sin temperatura programamos 5 segundos, velocidad 3.
  4. Añadimos la harina tamizada y la levadura y mezclamos 15 segundos, velocidad 5.
  5. Engrasamos los moldes y los vamos rellenando con una cuchara las vamos llenando, dejando unos milímetros sin llegar al borde.
  6. Bajamos  el horno a 180 y en 12 minutos mas o menos los tienes hechos.
  7. No olvides pinchar con un palillo o pincho de repostería para comprobar que están cocidos por dentro.
  8. Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco.
  9. Desmoldamos y una vez frías espolvoreamos con azúcar glas o si las quieres vestir de gala preparas el glaseado.
  10. El glaseado se hace poniendo un chorrito pequeño de zumo de naranja y añadir azúcar glas hasta que se forme como una cremita, donde bañaremos una de las capas de la magdalena.
  11. Una florecita por encima para terminar de decorar.
magdalenas con lavanda



No todas las flores son comestibles

¿Te gusta la flor de la foto? Una brujita, es bonita ¿verdad? Pero seguro que no te la comerías ¿a que no?. Lo primero, porque nuestros ojos nos dice que plantas puedes ser suaves y agradables a nuestro paladar y cuales serían imposibles o difíciles de masticar y digerir. Igual que no nos comeríamos una flor con púas, ni con aspecto seco y pajudo, ni aquellas que al cortarla suelta una sabia pegajosa como sucede con las flores de pascua por ejemplo, por muy bonitas que sean, nuestro sentido de la vista hace la primera criba  y nos protege cuando elegimos comer flores.
La segunda la tiene que hacer a la fuerza, el conocimiento, porque detrás de flores preciosas como las adelfas, los narcisos, la flor de pascua o las hortensias hay un potente veneno capaz de darnos un buen susto y llevarnos directamente al hospital. Así que no está de mas informarnos antes de comerlas.
Mientras no sepamos claramente que una flor no es comestible, mejor dejarla decorando el jardín, aunque tengo que confesar que de niña me metía en la boca cualquier flor que me atrajese su color y su aspecto. Me he comido sin ningún miedo casi todas las que caían en mi mano. Primero probaba una mordidita chica y si picaba o era asquerosa no seguía, pero si estaba buena o no sabía a nada me las zampaba tranquilamente. Debía tener un ángel de la guarda que hacía horas extras. Pero ¿Quién no ha comido el tallo de la flor del trébol? ¿Y la madreselva, no has tirado nunca del tallo y obtenido una sabia muy dulce que era deliciosa? Y los pétalos de los geranios y los claveles, rosas….bueno, creo que estoy viva de puro milagro.
De todos modos te aseguro que al menos las que veas en este blog, figuran en todos los libros y publicaciones importantes sobre flores comestibles, además me las he comido yo primero y se las hice comer como mínimo a un par de miembros de mi familia. Asegúrate que es la misma, hay flores que se parecen mucho entre ellas.
Pero por si las moscas y si quieres tener un poco mas de información   clickea en este enlace te dejo del Boletín Oficial del Estado que establece la lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razón de su toxicidad.
¡La prudencia, lo primero!