Otros Post

Bizcocho salado con mostaza y romero.

Bizcocho salado con romero y mostaza a la antigua
 Confieso lo contradictorio que me resulta una receta con aspecto y molde de dulce pero sabor salado. No logro acostumbrarme sin embargo para los franceses es algo de lo más habitual. Un cake salé como ellos le llaman  a este bizcocho con ingredientes salados, es lo mas normal para un picoteo, un picnic o una cena fría con una ensalada de hojas verdes, un vinito blanco o una cervecita.
En esta ocasión me atreví con uno un estilo algo mas alemán, lo digo por las salchichas, el bacón, la cervecita y como no, las tres cucharadas de mostaza.

INGREDIENTES como para 8-10  rebanadas
  • 180g de harina
  • 1 bolsa de levadura
  • 3 huevos
  • 150 gr. de queso rayado
  • 100 gr.  de aceite de oliva
  • 100 gr. de leche
  • 100 gr. de bacón en tiras
  • 200 de salchichas del tipo que mas te guste. Yo usé la blanca tipo Bratwurst, 
  • 3 cucharaditas de mostaza a la antigua Maille
  • unas hojas de romero, tantas como a ti te gusten (Opcional)
PREPARACIÓN
  1. Dorar en una sartén el bacon y las salchichas cortadas en tiritas o taquitos pequeños. 
  2. Mezclar en una vasija la levadura con la harina.
  3. Aparte los huevos con la leche, el aceite y la mostaza y verter la preparación poco a poco sobre la harina, removiendo para evitar la aparición de grumos.
  4. Cuando la preparación esté homogénea, incorporar el queso rayado, el bacon, las salchcihas y si te gusta las hojitas de romero picadas pequeñitas y verter la preparación en un molde para bizcochos.
  5. Hornear en un horno precalentado 180ºC durante 45 minutos. 
  6. Comprobar la cocción al final pinchando el queque con un cuchillo que debe salir limpio.
  7. Dejar enfriar  del todo antes de comer.
Bizcocho salado con romero y mostaza Maille a la antigua

Pastel de naranja griego. Portokalopita.

Humedo pastel bañado en almíbar de naranja decorado con Caléndulas

La primera vez que probé este pastel fue un amor a primera vista. Mordida y enamoramiento fue todo uno.  La verdad es que el aspecto es bastante sencillito, podría pasar incluso por un bizcocho, pero no es nada de eso. Es como un borracho "enchumbado" en  un almíbar de zumo de naranja y con un aroma a azahar que si cierras los ojos te transportas al paisaje que tu quieras del mediterraneo. Para colmo es muy sencillo de hacer, así que ya tenemos un postre estupendo con el que sorprender a tus amigos.
Como llegué a pensar que era imposible que algo fuese tan agradable y delicioso, repetí la receta y esta vez me la llevé al trabajo donde el equipo de "cobayas" de mi oficina me pondría verde como fuera un fiasco. Todos se quedaron privados con la receta, así que teniendo el visto bueno de los 20 me atrevo a afirmar que te va a encantar.
La receta la modifiqué un poco añadiendo el toque de azahar y la rama de canela para intensificar aromas en el almíbar. Y como en esta época no tiene flores el naranjo, opté por decorar con unas flores comestibles de caléndulas que esta primavera están preciosas.

PARA EL PASTEL:
  • 1 paquete completo de masa philo
  • 5 naranjas grandes
  • 5 huevos
  • 200 gr. de azúcar
  • 220 gr. de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de vainilla (opcional)
  • 2 sobres de polvos de hornear
  • 250 gr. de yogurt griego
PARA EL ALMIBAR
  • 750 ml. de zumo de naranja
  • 300 gr. de azúcar
  • 1 palo de canela (opcional)
  • 2 cucharadas de agua de azahar (opcional
  • Decoramos con flores comestibles en esta ocasión con caléndulas
PREPARACIÓN
  1. Para empezar abrimos el paquete y extendemos todas la hojas por la cocina para que les de el aire y se sequen, por completo. Lo que buscamos es que se vuelvan frágiles y crujientes.
  2. Mientras tanto vamos preparando el resto comenzando por rallar las cascaras de las 5 naranjas y apartamos.
  3. Ahora batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y al menos doblen su volumen.
  4. A esa crema añadimos las cascaras ralladas y mezclamos, el yogurt, el aceite, los polvos de hornear y la vainilla.
  5. Ahora las hojas de masa philo seguramente que ya estarán secas, compruébalo bien antes de ponerlas en un recipiente mientas las  aprietas entre las manos y la conviertes en migajas que incorporarás a la crema anterior. No tengas miedo de hacerlas lo mas pequeñas que puedas.
  6. Incorpora las miguitas a la crema y mezcla con la crema sin batir solo envolviendo.
  7. Pasamos la masa a una bandeja pirex de cristal previamente engrasado y o metemos al horno precalentado a 200º unos 40 minutos.
  8. Mientras está en el horno preparamos el almíbar con el zumo de las naranjas, el palo de canela y el azúcar, que pondremos al fuego para que reduzca a casi la mitad. 
  9. Cuando esté el pastel lo sacamos y dejamos que vaya enfriando para bañar con el total del almíbar cuando esté preparado.
  10. Este pastel está mucho mejor de un dia para otro, o al menos 8 horitas de reposo inundado en el almíbar. 
  11. Ahora solo queda decorar, a mi me gusta poner unas flores de azahar, pero en este mes ya están los arboles sin ninguna flor, así que opté por unas flores de caléndulas que por supuesto que son flores comestibles.
Suave y esponjoso pastel con almíbar de naranjas y flores de caléndulas
Receta adaptada de Mi toque en la cocina. 

Begonia. Flor comestible.

Si tienes poco espacio para plantar tus flores comestibles, reserva un hueco pequeño para una maceta con begonias, te dará sin apenas esfuerzo una bonitas flores para decorar tus platos.
La begonia la podemos encontrar en  muchas variedades de un montón de colores  que van desde el blanco, rosa y hasta el rojo, en  una gran variedad de tonalidades. Al parecer existen mas de 1500 variedades, pero solo las flores de la begonia tuberosa o híbrida son comestibles.
Por lo general yo le noto un sabor ácido, pero los mas entendidos hablan de un toque algo dulzón aunque para mi ha sido casi imperceptible.
Se usa como decoración principal en postres y acompañando frutas aunque he encontrado algunas recetas que la utilizan para acompañar carnes y ensaladas.
Como no es nada exigente en cuanto a cuidados y pega de esqueje te la recomiendo para tu balcón o ventana, así siempre tendrás unas preciosas flores para tus platos.
Recuerda siempre antes de comer flores asegurarte que no han sido tratadas con ningún producto químico.
Te dejo un par de recetas de los mejores chef de nuestro país, solo tienes que hacer click encima de la receta. De Jordi Cruz una pantera rosa. Y un precioso papel de flores comestibles de Ferrán Adriá.
También tienes un enlace a nuestra recetas de andar por casa donde utilizamos las begonias: El Polvito Canario con gofio y dulce de leche y el pastel de ciruelas decorado con estas preciosas flores.

Polvito Canario

Merengue, galleta,  dulce de leche, nata y gofio. Con flores comestibles
Seguro que has oído nombrar o has probado el polvito uruguayo, un postre a base de dulce de leche, nata montada, galletas molidas  y suspiros desmigajados. En Gran Canaria hace unos años que se puso de moda, quizás porque es muy sencillito de preparar y porque está buenísimo, pero ni es uruguayo ni nada parecido. Pues hoy dandole una vuelta de tuerca pensé...¿y porqué no preparo un polvito Canario? si a la nata que lleva en medio le añado un par de buenas cucharadas de gofio seguro que queda buenísimo. Y así fue. Aquí te dejo una receta sencilla y con todo el sabor del gofio de millo tostado de mi tierra.
Y para decorar,  Begonias. Una flor comestible que hace ya algunos años puso de moda en su carta del Bulli, Ferrán Adriá. Tiene un ligero sabor ácido y algo dulzón. Las consigues en variedades de múltiples colores (blanco, rosa, rojo, etc.) y son muy sencillas de cultivar en una simple maceta en tu balcón. Recuerda siempre estos consejos antes de comer flores.

PARA 6 PERSONAS
  • 1 lata de dulce de leche
  • 12 galletas molidas. Las que mas te guste, estilo digestive,  de canela...
  • 500 ml. de nata para montar.
  • 6 suspiros de Moya
PREPARACIÓN
  1. Si no has comprado el dulce de leche ya preparado, puedes hacerlo sencillamente poniendo una lata de leche condensada al baño maria durante al menos una hora. Yo uso la olla expres y en media hora está lista. 
  2. Ponemos las galletas desmigajadas en el fondo del recipiente que hayamos elegido para nuestro postre. Una capita suficiente como  de 1 cm.
  3. Montamos la nata sin nada de azúcar   cuando falte poco para ponerse bien durita añadimos las dos cucharadas de gofio y mezclamos hasta que quede integrado. 
  4. Sobre las galletas vertemos una capa de  dulce de leche, luego la crema y al final los suspirtos que rompemos con las manos sin llegar a hacerlo polvo. 
  5. Decoramos como mas nos guste, en este caso le puse un suspirito chico y unas flores de begonias. 
Sencillo postre con dulce de leche y merengues. Con flores comestibles

Tarta de espinacas y fresas con nata

Tarta decorada con flores comestibles, pensamientos.
Nada mas terminar de hacerla me preguntaba porqué había tardado tanto en hacerla. Es una tarta de origen turco que hace años que había visto, bajo el nombre de Ispanakli Kek o Musgo del bosque. Yo no me he atrevido a ponerle ese nombre porque me da mucho pudor cuando le modifico algo y deja de ser exactamente como la receta original, llamarla igual, siempre puede saltar alguien y ponerme colorada diciendo que no lleva esto o le sobra aquello, ademas me parece mas sencilla de encontrar si la llamamos por sus ingredientes..Así que opto por poner una descripción de lo que contiene.
Yo no se si estas cosas solo me pasa a mí...  pero abro la nevera y veo un paquete de espinacas que se me va a caducar y solo se me ocurre hacer la tarta. Cualquier otra persona en mi lugar haría una ensaladita o unas croquetas pero a mi lo primero que me vino fue la tarta de espinacas que llevaba años queriendo hacer. Como no tengo invitados ni compromiso, me parecía el momento perfecto, solo para mi, si no me gusta no pasa nada, nadie está esperando para celebrar nada.
Pero sorpresa, estaba deliciosa, rica de verdad, húmeda, y jugosita. ¡Te la recomiendo!
Para conservar bien el color verde, le pasé por los bordes un rallador, así eliminaba el color doradito que matizaba demasiado el verde intenso, pero esto es solo una bobería porque yo la quería verde de verdad.

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 20 CM.
  • 200 gr. de espinacas frescas crudas. Yo usé una bolsa, así que era algo menos como 150 gr. 
  • 160 gr.  aceite de oliva
  • 2 huevos
  • 160 de azúcar 
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de jugo de limón 
  • 1 limón, la ralladura
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 200 gr de harina
  • Queso crema
  • 100 gr. de queso crema  tipo philadelphia
  • 300 gr. de nata para montar. Mínimo 35% de materia grasa
  • Azúcar 1 cucharada sopera
  • Fresas frescas o frambuesastarta con flores comestibles, pensamientos
ELABORACIÓN
  1. Pon la espinaca y el aceite vegetal en el vaso de la batidora, agregue el jugo y la ralladura de limón y batir todo.
  2. Batir los huevos con azúcar hasta formar una espuma.  
  3. Agregue la masa de espinaca a los huevos batidos y bata a baja velocidad durante aproximadamente 1-2 minutos. 
  4. Agregar la esencia de vainilla.
  5.  En un recipiente aparte, mezcle la harina con el polvo de hornear, viértalo en la masa y mezcle suavemente con una espátula.
  6. Verter la masa en el molde y al horno a 180 unos 35 minutos.
  7. Al sacarla dejar enfriar un poco antes de desmoldar y cortar. Yo esperé algo mas para poder pasar el rallador por los bordes y quitar el color dorado para que quedase verde intenso.
  8. Para la crema,  montar la nata y mezclar con el queso y el azúcar. La crema está lista.
  9. Ahora solo queda cortar en capas y poner fresas picadas y cremas.
  10. Decorar como mas te guste. En este caso utilicé flores de  pensamientos. Recuerda siempre estos consejos antes de comer flores. 
Tarta con flores comestibles, pensamientos

TARTA DE MOUSSE DE CHOCOLATE Y BAILEYS




No me parece una tarta para principiantes, porque lleva demasiados detalles, que como te falle solo uno, la frustración puede ser grande. Así que mejor meterle mano cuando tengas un poco de experiencia con el horno, la gelatina, fundir chocolate en microondas sin que se te queme y el punto de la nata montada. De todos modos no dudes en preguntar lo que quieras que te contestaré en pocos minutos a cualquiera de tus comentarios.
Vamos a hacer el bizcocho en un molde mayor que la tarta con el fin de recortarlo y que nos quede la parte más esponjosa del mismo. Los recortes están buenísimos pero algo más secos, así que los usaremos para desayunar con un cafecito. Yo usé un molde de 23 cm, cuando la tarta será de 20 cm, y una buena altura, por lo menos  18 cm.
Esta tarta es perfecta para preparar con dos o tres días de antelación ya que mejora con el reposo.
En esta ocasión la utilicé para la primera comunión de Hugo. Ya se que lo habitual suele ser una tarta blanca, pero no es la opción que mas me gusta.

Para el bizcocho de la base de 23 cm.

100 gr. de chocolate negro
100 gr. de mantequilla
100 gr. harina
150 gr. de azúcar
4 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 sobrecito de polvos de hornear, que vienen a ser como 10 gr. aproximadamente
40 grl. de Baileys
100 gr. de nata líquida

Para la  mousse de chocolate negro en molde de 20 cm.

200 gr. de chocolate negro 70% de cacao o superior
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
4 hojas de gelatina

Para la mousse de chocolate con leche
200 gr de chocolate con leche de buena calidad, yo uso Cadbury.
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
5 y 1/2  hojas de gelatina

Para la mousse de chocolate blanco

200 gr de chocolate blanco
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
6 hojas de gelatina

Para el glaseado
80 gr. de chocolate negro
60 gr. de nata líquida.

PREPARACIÓN;
  1. Ponemos a fundir el chocolate al microondas, con mucho cuidado para no quemarlo, removemos bien y apartamos para que pierda el calor.
  2. Ahora ponemos la mantequilla con 50 gr. de azúcar en la batidora para formar una crema espumosa.
  3. Separamos las yemas de las claras,  incorporamos las yemas a la crema de mantequilla de una en una.
  4. Cuando el chocolate esté a temperatura ambiente se lo añadimos a la crema, así como la vainilla.
  5. Incorporamos la harina y la levadura y removemos.
  6. Montamos las claras a punto de nieve con el resto del azúcar y cuando esté bien firme las incorporamos a la crema anterior. Envolviendo con una espátula sin remover demasiado, solo lo justo hasta integrar.
  7. Y ahora al molde de 23 cm.  que previamente habremos engrasado.
  8. Al horno unos 25 a 35 minutos. 
  9. Cuando lo saquemos del horno dejar enfriar un poco antes de desmoldar, con mucho cuidado porque es bastante frágil.
  10. Cuando esté frío usaremos el aro del molde de 20 cm, para que nos sirva de guía y cortaremos nuestro bizcocho. Ahora puedes usarlo o haberlo hecho con antelación y congelarlo. Solo tendrás que sacarlo una hora antes de usar y estará perfecto.
  11. Preparamos el aro forrando por dentro con un acetato lo bastante alto como para contener toda la crema, y por debajo ponemos la base que vayamos a utilizar para nuestra tarta.
  12. Una vez forrado metemos el bizcocho por encima, colocando bien en el fondo, presionando si es preciso para que quede bien encajado.
  13. Ahora lo vamos a emborrachar mezclando en una taza la nata y el baileys y vertiendo por encima. Metemos en el congelador mientras empezamos con la primera mousse.
  14. Empezamos con la mousse de chocolate negro, poniendo las hojas de gelatina en agua fría para que ablande.
  15. Fundimos en el microondas el chocolate con la mantequilla y removemos hasta que quede perfectamente fundida y homogenea.
  16. Calentamos la leche y cuando esté caliente pero sin hervir disolvemos en ella la gelatina y el baileys e incorporamos al chocolate fundido.
  17. Montamos la nata y mezclamos con la crema de chocolate anterior.
  18. Vertemos sobre el bizcocho y a la nevera mientras preparamos la mezcla siguiente.
  19. Procedemos igual con el chocolate con leche desde el punto 14 al 18. Y de nuevo igual con el chocolate blanco.
  20. Cuando haya cuajado, al menos 6 horas preparamos el glaseado, simplemente calentando la nata bien caliente y vertiendo sobre el chocolate negro y removiendo.
  21. Decoramos como más nos guste, en esta ocasión usé frutos rojos.
Receta adaptada de Mom Story

Amapola como flor comestible


  • Es evidente que no vamos a reservar espacio en nuestro jardín para plantar amapolas. Primero porque es tan efímera su floración que para esos pocos días que nos regala flores desperdiciamos demasiado espacio.Y en segundo lugar porque la propia naturaleza nos la regala cada año en nuestros campos, y de la misma manera que vamos a coger setas en invierno o caracoles podemos ir a coger todas esas flores comestibles silvestre que en primavera llenan el paisaje.
  • No creo que haga falta decir que no cogeremos nunca las flores que estén al borde de la carretera, ni siquiera las que estén al borde de fincas de frutales o verduras, porque casi con toda seguridad que habran sido fumigados con insecticidas o tengan restos de pesticidas. Así que para nuestras flores silvestres comestibles nos alejaremos lo más posible de la civilización o simplemente iremos a suelos en abandono o en zonas protegidas por normativas urbanísticas.
  • Es habitual encontrarlas por donde haya plantas de cereales de cualquier tipo.
  • Y una vez aclarado de donde me suministro de estas preciosas amapolas de color lila o roja, vamos a entrar en más detalles.
  • Sobre la conservación; yo he probado a mantenerlas en agua un par de días en casa y nunca me han durado más de tres, y desde luego que no caigamos en la tentación de meterlas en la nevera porque no funciona. Una vez cortada, solo se mantiene esos pocos días con el tallo en agua.
  • Tal vez te estés preguntando si la flor es comestible, porque lo que estamos acostumbrados es a usar son las semillas en todo tipo de productos de repostería y bollos, sobre todo en el centro de  Europa donde  simplemente añaden un par de cucharadas a la masa de un bizcocho y queda estupendo no solo de sabor sino también de textura. Pero en este caso hablamos de la  flor de la Amapola y sí, es comestible, pero además desde siempre ha sido muy valorada por sus propiedades medicinales. Te dejo este enlace para que veas que cantidad de usos puedes darle como planta medicinal.
  • Yo suelo utilizar la flor completa para presentar algunos platos, pero no olvides que solo se comen los pétalos, siempre tenemos que despreciar los pistilos y todo lo verde.
  • Los expertos dicen que "Tienen un sabor parecido al de las habas tiernas o los guisantes, con un toque de regaliz de palo", pero yo no llego a ese extremos de identificar sabores, para mi gusto apenas tiene sabor pero su color es tan bonito que la utilizo exclusivamente para vestir los platos. Ni te imaginas lo bonita que queda una ensalada con esos pétalos rojos brillantes entre las hojas de lechuga.
  • Con los pétalos se aromatiza el vino y hay quién también obtiene aceite para aliños, pero confieso que no lo he probado.

Dejo el enlace de alguna receta donde utilizo la Amapola.
Una tarta mousse de chocolate con plátano caramelizado.


CHIBOUST DE CHOCOLATE CON PLÁTANO

Una receta bastante fácil pero que tiene unas cuantas horas de frío antes de poderla comer, así que si te apetece prepararla tendrás que organizarte con tiempo.
La Crema Chiboust parte de una crema pastelera a la que se le incorpora merengue que le aportará una textura tipo mousse y gelatina para que estabilizarla, y a la que incorporamos casi cualquier sabor, en este caso chocolate negro.
Confieso que si no fuese por las flores sería una tarta mas de chocolate, esponjosa, suave y de sabor intenso, pero como este blog va de eso, de las flores comestibles, pues obligatoriamente tiene que tener flores.
Estamos en primavera, así que tenemos para elegir un montón de flores preciosas de todos los colores. Yo opté por una efímeras amapolas de color lila y unos poquitos pétalos de cardos, si, esos cardos que pican un montón y que tendrás que coger con  muchísimo cuidado. La misma flor que se utiliza en muchas regiones de España y en el norte de mi isla de Gran Canaria para hacer quesos.
Dicen los expertos que las amapolas tienen  "un sabor parecido al de las habas tiernas o los guisantes, con un toque de regaliz de palo", sinceramente yo no soy capaz de apreciar tantos matices. 
Recuerda que de las flores solo se comen los pétalos, eliminamos los pistilos y todo resto verde. 

INGREDIENTES
Para la crema:
  • 500 ml de leche entera
  • 120 g de azúcar
  • 4 yemas de huevo 
  • 50 g de cacao en polvo
  • 50 g de maicena
  • 9 hojas de gelatina
Para el merengue:
  • 200 g de azúcar
  • 4 claras de huevo
  • 80 g de chocolate negro picado
Para decorar:
  • 2 Plátanos
  • 20 g de azúcar 
  • Flores comestibles o lo que mas te guste
PREPARACIÓN
  1. Ponemos de remojo en agua fría la gelatina para que vaya hidratandose.
  2. Preparamos primero la crema. Ponemos a calentar la leche junto con el azúcar, las yemas y la maicena en un cazo a fuego lento hasta llegar a los 80ºC. Removemos de vez en cuando y una vez listo, apagamos el fuego y le incorporamos el cacao en polvo. Removemos hasta obtener una mezcla homogénea y reservamos.
  3. Añadimos a la crema la gelatina bien escurrida. Mezclamos y reservamos.
  4. Montamos a punto de nieve las claras con el azúcar.
  5. Le incorporamos la crema anterior y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea.
  6. Finalmente le incorporamos el chocolate picado o rallado y mezclamos hasta que se funda y quede homogénea.
  7. Preparamo un molde o simplemente un aro metálico de 22 cm de diámetro directamente sobre  el plato en el que vamos a presentar nueStro postre y forramos las paredes interiores del aro con acetato o papel de hornear. 
  8. Vertemos la crema y la congelamos durante 4 horas.
  9. Retiramos pasado el tiempo y la desmoldamos retirando el aro y a continuación despegamos el acetato o papel sulfurizado. Reservamos.
  10. Para decorar la superficie del chiboust vamos a cortar los plátanos en láminas finas del mismo grosor y disponerlas sobreponiendo las láminas en forma de abanico comenzando por el exterior.
  11. Rociamos con el azúcar los plátanos y  quemamos con el soplete o con la pala de quemar.  Si no tienes, simplemente cubres los plátanos con un poco de mermelada de melocotón.

Receta de David Pallás del programa chocolateando de Canal Cocina.

Pastel turco de yogurt con cítricos


Tarta como la de queso pero con yogurt

Como la tarta de queso pero mucho más ligera. Al estar hecha con yogurt se le parece porque son casi los mismos ingredientes pero el yogurt la deja menos densa. Si quieres que te sea sincera yo prefiero la de queso, pero hay quien opina que esta al ser menos contundente les gusta más. Yo la hice y te paso la receta, pero donde haya una buena tarta de queso que se quite las ligerezas.
No te asustes por el aspecto que no es desmoronada, es que es así, primero sube bastante y luego baja y forma ese pliegue tan característico.

INGREDIENTES para un molde de 22- 24 cm:
  • 6 huevos
  • 150 gr de azúcar
  • 75 gr de harina normal
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 pizco de sal
  • 5 yogurts (625 gr.)  tipo griego
  • ralladura y zumo de 1limón
  • una pizca de sal
Para el almibar que la cubre :
  • 100 ml de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 flores de azahar limón o naranjas y si no tienes usa un chorrito de agua de azahar comprada
  • ralladura de 1 naranja y de 1 limón
PREPARACIÓN :
  1. Encendemos el horno a 175 ºC.
  2. Molde de 22 a 24 cm, al que forramos el fondo y los bordes con papel de horno. Esto nos va a facilitar mucho el desmoldado, pero si no tienes, sencillamente engrasamos un molde desmontable y ya está.
  3. Separamos los huevos, me refiero a las claras por un lado y las yemas por otro.
  4. Batimos las claras a punto de nieve
  5. Y por otro lado las yemas con el azúcar bien batidas,  hasta obtener una crema de color claro.
  6. Tamizamos juntas la harina con la levadura sobre el batido de yemas.
  7. Incorporamos poco a poco el yogur y el zumo de limón y movemos  hasta que quede integrado. 
  8. Por último, añadimos las claras mezclando con cuidado en sentido envolvente.
  9. Ponemos la masa en el molde y horneamos durante 45 minutos a 1 hora.
  10. Pinchamos para ver que salga limpio el palito o aguja de cocina.
  11. Dejamos que enfríe y guardamos en la nevera al menos 6h. aunque mejor de un día para otro.
  12. Para preparar el almíbar que la cubre  ponemos un un calderito todos los ingredientes, lo ponemos al fuego para que hierva unos 10 minutos. 
  13. Cubrimos la tarta con el almíbar y de nuevo a la nevera. Está mejor de un dia para otro, pero al menos 6 horas de nevera antes de comerla.

Salmorejo de fresas y remolacha

Hoy toca una de las pocas recetas saladas que encontrarás en este blog. Porque lo mío es lo dulce, confieso que cocino cada día porque no me queda otro remedio, porque hay que comer para vivir o cuando tengo familia en casa, que me gusta quedar bien, pero lo que realmente me divierte es lo dulce.
Pero quería poner alguna receta con capuchinas y ellas solo pegan con recetas saladas. Ensaladas, canapés, o incluso tortillas. Así que algo sencillito para aprovechar la temporada de capuchinas que está empezando a florecer.  Sencillito, fácil, pero bonito y resultón. Un salmorejo vestido de fiesta, con sus tomates bien rojos, fresas y con remolachas, un chute de vitaminas que nuestro cuerpo agradecerá y encima bonito.
De estas flores puedes usar todo, las hojas y las flores. Las hojas son picantes y puedes usarlo para las ensaladas y tienen un  parecido con la pimienta. También puedes incorporarlo a aceites bien picaditas. En esta ocasión las voy a usar exclusivamente para decorar el salmorejo. Uno te lo presento en copa que queda más elegantón y el otro más sencillito en un envase de usar y tirar para una comida en el balcón, la terraza o el jardín absolutamente informal con los amigos.

INGREDIENTES PARA UNAS 6 raciones.
  • 300 gr. de fresas maduras
  • 200 gr. de remolacha cocida  que vienen a ser dos piezas. (Las compro envasadas al vacío)
  • 500 gr. de tomates maduros 
  • 1 diente de ajo pequeño, aunque yo le puse un poco más, pero reconozco que es un poco fuerte
  • 80 gr. de aceite de oliva virgen 
  • 100 gr. de pan
  • 1 cucharada pequeña de vinagre
  • 1 cucharada de sal
PREPARACIÓN
  1. Es tan sencillo como poner en la batidora los tomates, las fresas, la remolacha y el diente de ajo. 
  2. Metele velocidad a la máquina hasta que quede totalmente triturado como un puré. Si tienes Turmix o Thermomix ponle la máxima potencia.
  3. Ahora el pan troceado que puede ser pan duro del dia anterior o incluso de molde si es el único que tienes, la sal y el vinagre. 
  4. De nuevo a toda marcha la batidora hasta que quede una crema muy muy fina, porque ten en cuenta que los tomates los hemos puesto sin pelar y no queremos notar en la boca ni una pizca de piel.
  5. Y cuando ya esté con la batidora en marcha vete añadiendo muy poco a poco el aceite de oliva virgen como si estuvieras haciendo una mayonesa.
  6. Una vez hayas terminado de verter el aceite ya estará. Vierte en una fuente y a la nevera. Debes comerlo bien frío.
  7. Y ahora solo toca decorarlo. Puedes añadir trocitos de jamón serrano que es lo que realmente lleva, igual que huevo duro picado. Incluso unas virutas de foie o trocitos de queso azúl.
  8. Yo he optado por no ponerle nada, solo decorar con una flor de capuchina.
  9. Recuerda que a las flores comestibles hay que eliminar lo verde y solo son comestibles los pétalos. Te recomiendo seguir estos consejos antes de consumir flores.

Bizcocho de chocolate sin huevo y flores comestibles


Bizcocho de chocolate sin huevos y con mucho colorido de flores comestibles
Personas que no pueden comer huevos, que son intolerantes a la lactosa, celíacos... cada vez son más los que tienen algún tipo de dificultad para comer de todo. En esa ocasión un bizcocho para los que no pueden o no quieren comer huevos, sin perder ni lo más mínimo de sabor ni de textura  hiper esponjosa. Esta receta es un bizcocho normal, para desayuno o merienda o incluso para rellenar con alguna crema y preparar una tarta, lo que pasa es que lo hemos vestido de gala con una flores comestibles. Vi que a pesar del temporal de los últimos dias en el jardín habían brotado y sobrevivido algunas flores, así que empecé colocando unos cosmos, añadiendo unos unos claveles enanos, entonces me animé con unas flores de lavanda, incluso de manzanilla y terminar plantandole encima un par de caléndulas. ¿Ves como cambia la cosa? Un simple queque de chocolate sencillito se convierte en algo bonito y divertido. Como siempre te recuerdo que estas flores comestibles son cultivadas para ello, sin abonos ni nada de tratamientos químicos. No vale irte a la floristería y comprarlas porque seguro que han sido tratadas químicamente y con productos no aptos para consumo humano. Pero si así y todo te apetece ponerlas, no olvides envolver bien el tallo con papel de aluminio y retirarlas lo antes posible.
Y recuerda que de las flores solo comemos los pétalos, eliminamos siempre todo lo verde y los estambres.
Intenso bizcocho de chocolate sin huevos con glaseado blanco de vainilla y flores

INGREDIENTES para un molde de 20 o 22 cm. (la foto es en molde de 20 cm)
  • 400 gr de harina yo suelo usar de repostería
  • 300 gr de azúcar moreno pero puedes usar blanca si lo prefieres.
  • 1 sobre de levadura (polvos Royal o similar)
  • 2 cucharaditas  rasas de bicarbonato.
  • 80 gr de cacao en polvo, el mejor el Cocoa de Cadbury. NO vale cola cao ni polvos instantáneo de cacao para el desayuno.
  • 250 gr de leche entera.
  • 250 gr de agua.
  • 180 gr de aceite de girasol.
Para el glaseado elige el que más te guste;
  • Azúcar glas y nata
  • Azúcar glas y zumo de limón
  • Azúcar glas y clara de huevo
  • Azúcar glas y algún licor que te guste.
Intenso bizcocho esponjoso sin huevos y con flores comestibles
PREPARACIÓN:

  1. Encendemos el horno a 200º.
  2. Preparamos el molde untandolo con mantequilla y espolvoreando con cacao en polvo para que no se pegue. Si prefieres puedes poner en el fondo papel de horno.
  3. Mezclamos los ingredientes secos menos el cacao, es decir la harina, el azúcar, la levadura y el bicarbonato.
  4. Aparte, mezclaremos la leche, el agua y el aceite de girasol y los añadimos a la mezcla de los productos secos.
  5. Al final incorporamos el cacao y mezclamos bien.
  6. Volcamos en el  molde y al  horno precalentado  durante unos 40 minutos o hasta que pinchando con un palillo o cuchillo salga limpio. 
  7. Dejaremos enfriar bien un poco antes de desmoldar.
  8. Ponemos a enfriar sobre una rejilla una vez desmoldado y hasta que no esté bien frío no vertemos el glaseado.
  9. Para el glaseado sólo tenemos que mezclar el azúcar glas con muy poco líquido. Mejor ir añadiendo poco a poco sobre el azúcar el líquido elegido y mezclar. Debe quedar bien espesa.
  10. Y decoramos como más nos guste. En este caso elegí flores comestibles.

Trozo de bizcocho esponjoso de chocolate sin huevos y con flores

Bizcocho con almendras y aceite de oliva


Esponjoso bizcocho de almendras con piel, limón rallado y aceite de oliva decorado con flores comestibles
Las flores del almendro son comestibles, o al menos yo me las he comido un montón de veces y no me ha pasado nada, aunque es cierto que no las he encontrado en ningún manual de flores comestibles, pero supongo que simplemente es porque no se cultivan comercialmente para la venta.
No tienen apenas sabor pero tienen un color y una presencia tan elegantona y sutil que me encanta ponerla en los postres que hago por esta época que están los árboles florecidos y me regalan unas poquitas flores para mis postres.
Siempre que usamos flores comestibles no podemos olvidar que solo se comen los pétalos, eliminamos todo lo verde y los pistilos.
Pero eso es solo la decoración y como transformamos un sencillo queque o bizcocho en un bonito y atractivo bocado para nuestra mesa de desayuno o merienda. La diferencia son esos bonitos pétalos blancos y rosados.
Pero al grano, tenemos un queque húmedo pero sin pasarnos, sabroso por las almendra que las trituramos con toda la piel (la finita marrón claro), la ralladura de limón, la canela y el aceite de oliva. Estos ingredientes y un batido en condiciones nos da un resultado un riquísimo, que te recomiendo.
Y el truquito para que suba parejo es el fuego, no subirlo de 180º y al desmoldar le damos la vuelta y dejamos enfríar boca abajo sobre la rejilla, de esa manera se te queda la parte más bonita a la vista, que como no iba a espolvorear con azúcar ni poner glaseado quería que quedase mejor.

INGREDIENTES para un molde de 24 cm.
  • 5 huevos medianos o 4 xl.
  • 220 gr. de azúcar morena
  • 1 limón ralladura
  • 200 gr. aceite de oliva
  • 180 ml. de leche)
  • 220 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura)
  • 100 gr. de almendra molida con piel
  • 2 cucharaditas de canela
ELABORACIÓN
  1. Antes que nada picamos en la picadora que tengamos o thermomix las almendras hasta que estén muy muy picaditas.
  2. Mezclamos la harina con la levadura, la almendra y la canela y apartamos para incorporar más tarde.
  3. Cortamos un redondel de papel vegetal para el fondo del molde. Eso nos garantiza que no se va a pegar y que tenga un bonito color. Los bordes puedes untarlo sencillamente con un poco de aceite.
  4. Batir los huevos con el azúcar  mucho mucho, hasta que se vuelva una espuma bien aireada, igual que si fueras a batir claras a punto de nieve.
  5. Añade la ralladura de limón.
  6. Ahora toca ir incorporando el aceite poco a poco y cuando está incorporada verter la leche.
  7. Añadir los ingredientes secos que teniamos preparados, me refiero al harina y demás y mezclarlo con una espátula, sin remover demasiado solo lo necesario para que quede homogéneo.
  8. Verter la mezcla en un molde desmontable de 24 cms que habremos forrado con papel de horno.
  9. Meter al horno  a 180º unos 40 minutos aproximadamente. Pero recuerda pinchar en el centro con una brocheta o un cuchillo y si sale limpio es que está y si no deja unos minutos más.
  10. Dejar enfriar un poco antes de desmoldar. Un poco son unos 5 minutos. 
Esponjoso bizcocho, húmedo y aromático, con canela, almendras, limón y flores comestibles
Receta inspirada y adaptada cambiando el azúcar blanca por morena y duplicando las cantidades del libro La Cocina Dulce de Paco Torreblanca

Pastel de manzana con crujiente

Con dos manzanas y unos pocos ingredientes de los de andar por casa te preparas en un ratito un pastel de manzana estilo alemán con crujiente por encima que te va a chiflar. La manzana, aunque la ponemos troceada  dentro en capas se integra por arte de magia en la masa aportando humedad y un rico sabor.
El pastel perfecto para una merienda, el típico que no debe faltar en cualquier mesa de postres.
Te pido disculpas por las fotos, porque no hacen honor a lo rica que estaba, pero es que lo mío no es la cámara.
Anímate a hacerla y verás que te va a encantar.

INGREDIENTES:
Para la masa:
  • 175 gr. de harina
  • 175 gr. de azúcar
  • 175 gr. de mantequilla
  • 3 huevos
  • 5 gr. de levadura tipo Royal
  • ralladura de un limón
  • 2 manzanas 
  • 2 cucharadas de leche entera
Para el crujiente:
  • 115 gr. de harina
  • 85 gr. de azúcar morena
  • 85 gr. de mantequilla
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

ELABORACIÓN:
  1. Empezamos preparando el crujiente para la superficie, mezclando en un bol la harina con la mantequilla y la canela. Añadimos el azúcar moreno y la mantequilla troceada y mezclamos bien con las manos.
  2. Hacemos una bola y la metemos en el congelador mientras preparamos el resto. 
  3. Encendemos el horno a 180ºC.
  4. Ahora batimos la mantequilla con el azúcar hasta que haya blanqueado ligeramente.
  5. Le ponemos la ralladura de limón y los huevos de uno en uno, esperando a que se integre antes de añadir el siguiente.
  6. Mezclamos la harina con la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior sin batir demasiado.
  7. Añadimos las dos cucharadas de leche y removemos.
  8. Pelamos las manzanas las troceamos en trocitos pequeños, chorreamos con el zumo de limón para que no se pongan obscuras y  reservamos.
  9. Untamos el molde con mantequilla y vertemos la mitad de la masa que hemos preparado.
  10. Encima vamos colocando la mitad de las manzanas.
  11. De nuevo vertemos la otra mitad de la masa y repetimos con las manzanas.
  12. Por último, sacamos la bola de masa que tenemos en el congelador y con  ayuda de un rallador, lo esparcimos por encima cubriendo todo el pastel .
  13. Lo introducimos en el horno durante aproximadamente 45 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga  limpio.
  14. Sacamos el pastel del horno y lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo y espolvorearlo con azúcar glas.