Otros Post

Tarta de espinacas y fresas con nata

Tarta decorada con flores comestibles, pensamientos.
Nada mas terminar de hacerla me preguntaba porqué había tardado tanto en hacerla. Es una tarta de origen turco que hace años que había visto, bajo el nombre de Ispanakli Kek o Musgo del bosque. Yo no me he atrevido a ponerle ese nombre porque me da mucho pudor cuando le modifico algo y deja de ser exactamente como la receta original, llamarla igual, siempre puede saltar alguien y ponerme colorada diciendo que no lleva esto o le sobra aquello, ademas me parece mas sencilla de encontrar si la llamamos por sus ingredientes..Así que opto por poner una descripción de lo que contiene.
Yo no se si estas cosas solo me pasa a mí...  pero abro la nevera y veo un paquete de espinacas que se me va a caducar y solo se me ocurre hacer la tarta. Cualquier otra persona en mi lugar haría una ensaladita o unas croquetas pero a mi lo primero que me vino fue la tarta de espinacas que llevaba años queriendo hacer. Como no tengo invitados ni compromiso, me parecía el momento perfecto, solo para mi, si no me gusta no pasa nada, nadie está esperando para celebrar nada.
Pero sorpresa, estaba deliciosa, rica de verdad, húmeda, y jugosita. ¡Te la recomiendo!
Para conservar bien el color verde, le pasé por los bordes un rallador, así eliminaba el color doradito que matizaba demasiado el verde intenso, pero esto es solo una bobería porque yo la quería verde de verdad.

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 20 CM.

  • 200 gr. de espinacas frescas crudas. Yo usé una bolsa, así que era algo menos como 150 gr. 
  • 160 gr.  aceite de oliva
  • 2 huevos
  • 160 de azúcar 
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de jugo de limón 
  • 1 limón, la ralladura
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 200 gr de harina
  • Queso crema
  • 100 gr. de queso crema  tipo philadelphia
  • 300 gr. de nata para montar. Mínimo 35% de materia grasa
  • Azúcar 1 cucharada sopera
  • Fresas frescas o frambuesastarta con flores comestibles, pensamientos

ELABORACIÓN

  1. Pon la espinaca y el aceite vegetal en el vaso de la batidora, agregue el jugo y la ralladura de limón y batir todo.
  2. Batir los huevos con azúcar hasta formar una espuma.  
  3. Agregue la masa de espinaca a los huevos batidos y bata a baja velocidad durante aproximadamente 1-2 minutos. 
  4. Agregar la esencia de vainilla.
  5.  En un recipiente aparte, mezcle la harina con el polvo de hornear, viértalo en la masa y mezcle suavemente con una espátula.
  6. Verter la masa en el molde y al horno a 180 unos 35 minutos.
  7. Al sacarla dejar enfriar un poco antes de desmoldar y cortar. Yo esperé algo mas para poder pasar el rallador por los bordes y quitar el color dorado para que quedase verde intenso.
  8. Para la crema,  montar la nata y mezclar con el queso y el azúcar. La crema está lista.
  9. Ahora solo queda cortar en capas y poner fresas picadas y cremas.
  10. Decorar como mas te guste. En este caso utilicé flores de  pensamientos
Tarta con flores comestibles, pensamientos


TARTA DE MOUSSE DE CHOCOLATE Y BAILEYS




No me parece una tarta para principiantes, porque lleva demasiados detalles, que como te falle solo uno, la frustración puede ser grande. Así que mejor meterle mano cuando tengas un poco de experiencia con el horno, la gelatina, fundir chocolate en microondas sin que se te queme y el punto de la nata montada. De todos modos no dudes en preguntar lo que quieras que te contestaré en pocos minutos a cualquiera de tus comentarios.
Vamos a hacer el bizcocho en un molde mayor que la tarta con el fin de recortarlo y que nos quede la parte más esponjosa del mismo. Los recortes están buenísimos pero algo más secos, así que los usaremos para desayunar con un cafecito. Yo usé un molde de 23 cm, cuando la tarta será de 20 cm, y una buena altura, por lo menos  18 cm.
Esta tarta es perfecta para preparar con dos o tres días de antelación ya que mejora con el reposo.
En esta ocasión la utilicé para la primera comunión de Hugo. Ya se que lo habitual suele ser una tarta blanca, pero no es la opción que mas me gusta.

Para el bizcocho de la base de 23 cm.

100 gr. de chocolate negro
100 gr. de mantequilla
100 gr. harina
150 gr. de azúcar
4 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 sobrecito de polvos de hornear, que vienen a ser como 10 gr. aproximadamente
40 grl. de Baileys
100 gr. de nata líquida

Para la  mousse de chocolate negro en molde de 20 cm.

200 gr. de chocolate negro 70% de cacao o superior
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
4 hojas de gelatina

Para la mousse de chocolate con leche
200 gr de chocolate con leche de buena calidad, yo uso Cadbury.
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
5 y 1/2  hojas de gelatina

Para la mousse de chocolate blanco

200 gr de chocolate blanco
300 gr. de nata liquida superior al 33% de mg.
30 gr. de mantequilla
40 gr. de Baileys
3 cucharadas soperas de leche
6 hojas de gelatina

Para el glaseado
80 gr. de chocolate negro
60 gr. de nata líquida.

PREPARACIÓN;
  1. Ponemos a fundir el chocolate al microondas, con mucho cuidado para no quemarlo, removemos bien y apartamos para que pierda el calor.
  2. Ahora ponemos la mantequilla con 50 gr. de azúcar en la batidora para formar una crema espumosa.
  3. Separamos las yemas de las claras,  incorporamos las yemas a la crema de mantequilla de una en una.
  4. Cuando el chocolate esté a temperatura ambiente se lo añadimos a la crema, así como la vainilla.
  5. Incorporamos la harina y la levadura y removemos.
  6. Montamos las claras a punto de nieve con el resto del azúcar y cuando esté bien firme las incorporamos a la crema anterior. Envolviendo con una espátula sin remover demasiado, solo lo justo hasta integrar.
  7. Y ahora al molde de 23 cm.  que previamente habremos engrasado.
  8. Al horno unos 25 a 35 minutos. 
  9. Cuando lo saquemos del horno dejar enfriar un poco antes de desmoldar, con mucho cuidado porque es bastante frágil.
  10. Cuando esté frío usaremos el aro del molde de 20 cm, para que nos sirva de guía y cortaremos nuestro bizcocho. Ahora puedes usarlo o haberlo hecho con antelación y congelarlo. Solo tendrás que sacarlo una hora antes de usar y estará perfecto.
  11. Preparamos el aro forrando por dentro con un acetato lo bastante alto como para contener toda la crema, y por debajo ponemos la base que vayamos a utilizar para nuestra tarta.
  12. Una vez forrado metemos el bizcocho por encima, colocando bien en el fondo, presionando si es preciso para que quede bien encajado.
  13. Ahora lo vamos a emborrachar mezclando en una taza la nata y el baileys y vertiendo por encima. Metemos en el congelador mientras empezamos con la primera mousse.
  14. Empezamos con la mousse de chocolate negro, poniendo las hojas de gelatina en agua fría para que ablande.
  15. Fundimos en el microondas el chocolate con la mantequilla y removemos hasta que quede perfectamente fundida y homogenea.
  16. Calentamos la leche y cuando esté caliente pero sin hervir disolvemos en ella la gelatina y el baileys e incorporamos al chocolate fundido.
  17. Montamos la nata y mezclamos con la crema de chocolate anterior.
  18. Vertemos sobre el bizcocho y a la nevera mientras preparamos la mezcla siguiente.
  19. Procedemos igual con el chocolate con leche desde el punto 14 al 18. Y de nuevo igual con el chocolate blanco.
  20. Cuando haya cuajado, al menos 6 horas preparamos el glaseado, simplemente calentando la nata bien caliente y vertiendo sobre el chocolate negro y removiendo.
  21. Decoramos como más nos guste, en esta ocasión usé frutos rojos.
Receta adaptada de Mom Story

Amapola como flor comestible

Es evidente que no vamos a reservar espacio en nuestro jardín para plantar amapolas. Primero porque es tan efímera su floración que para esos pocos días que nos regala flores desperdiciamos demasiado espacio.Y en segundo lugar porque la propia naturaleza nos la regala cada año en nuestros campos, y de la misma manera que vamos a coger setas en invierno o caracoles podemos ir a coger todas esas flores comestibles silvestre que en primavera llenan el paisaje.

No creo que haga falta decir que no cogeremos nunca las flores que estén al borde de la carretera, ni siquiera las que estén al borde de fincas de frutales o verduras, porque casi con toda seguridad que habran sido fumigados con insecticidas o tengan restos de pesticidas. Así que para nuestras flores silvestres comestibles nos alejaremos lo más posible de la civilización o simplemente iremos a suelos en abandono o en zonas protegidas por normativas urbanísticas.

Es habitual encontrarlas por donde haya plantas de cereales de cualquier tipo.

Y una vez aclarado de donde me suministro de estas preciosas amapolas de color lila o roja, vamos a entrar en más detalles.
 Sobre la conservación; yo he probado a mantenerlas en agua un par de días en casa y nunca me han durado más de tres, y desde luego que no caigamos en la tentación de meterlas en la nevera porque no funciona. Una vez cortada, solo se mantiene esos pocos días con el tallo en agua.

Tal vez te estés preguntando si la flor es comestible, porque lo que estamos acostumbrados es a usar son las semillas en todo tipo de productos de repostería y bollos, sobre todo en el centro de  Europa donde  simplemente añaden un par de cucharadas a la masa de un bizcocho y queda estupendo no solo de sabor sino también de textura. Pero en este caso hablamos de la  flor de la Amapola y sí, es comestible, pero además desde siempre ha sido muy valorada por sus propiedades medicinales. Te dejo este enlace para que veas que cantidad de usos puedes darle como planta medicinal.

Yo suelo utilizar la flor completa para presentar algunos platos, pero no olvides que solo se comen los pétalos, siempre tenemos que despreciar los pistilos y todo lo verde.

Los expertos dicen que "Tienen un sabor parecido al de las habas tiernas o los guisantes, con un toque de regaliz de palo", pero yo no llego a ese extremos de identificar sabores, para mi gusto apenas tiene sabor pero su color es tan bonito que la utilizo exclusivamente para vestir los platos. Ni te imaginas lo bonita que queda una ensalada con esos pétalos rojos brillantes entre las hojas de lechuga.
Con los pétalos se aromatiza el vino y hay quién también obtiene aceite para aliños, pero confieso que no lo he probado.

Dejo el enlace de alguna receta donde utilizo la Amapola.
Una tarta mousse de chocolate con plátano caramelizado.


CHIBOUST DE CHOCOLATE CON PLÁTANO

Una receta bastante fácil pero que tiene unas cuantas horas de frío antes de poderla comer, así que si te apetece prepararla tendrás que organizarte con tiempo.
La Crema Chiboust parte de una crema pastelera a la que se le incorpora merengue que le aportará una textura tipo mousse y gelatina para que estabilizarla, y a la que incorporamos casi cualquier sabor, en este caso chocolate negro.
Confieso que si no fuese por las flores sería una tarta mas de chocolate, esponjosa, suave y de sabor intenso, pero como este blog va de eso, de las flores comestibles, pues obligatoriamente tiene que tener flores.
Estamos en primavera, así que tenemos para elegir un montón de flores preciosas de todos los colores. Yo opté por una efímeras amapolas de color lila y unos poquitos pétalos de cardos, si, esos cardos que pican un montón y que tendrás que coger con  muchísimo cuidado. La misma flor que se utiliza en muchas regiones de España y en el norte de mi isla de Gran Canaria para hacer quesos.
Dicen los expertos que las amapolas tienen  "un sabor parecido al de las habas tiernas o los guisantes, con un toque de regaliz de palo", sinceramente yo no soy capaz de apreciar tantos matices. 
Recuerda que de las flores solo se comen los pétalos, eliminamos los pistilos y todo resto verde. 

INGREDIENTES
Para la crema:
  • 500 ml de leche entera
  • 120 g de azúcar
  • 4 yemas de huevo 
  • 50 g de cacao en polvo
  • 50 g de maicena
  • 9 hojas de gelatina
Para el merengue:
  • 200 g de azúcar
  • 4 claras de huevo
  • 80 g de chocolate negro picado
Para decorar:
  • 2 Plátanos
  • 20 g de azúcar 
  • Flores comestibles o lo que mas te guste
PREPARACIÓN
  1. Ponemos de remojo en agua fría la gelatina para que vaya hidratandose.
  2. Preparamos primero la crema. Ponemos a calentar la leche junto con el azúcar, las yemas y la maicena en un cazo a fuego lento hasta llegar a los 80ºC. Removemos de vez en cuando y una vez listo, apagamos el fuego y le incorporamos el cacao en polvo. Removemos hasta obtener una mezcla homogénea y reservamos.
  3. Añadimos a la crema la gelatina bien escurrida. Mezclamos y reservamos.
  4. Montamos a punto de nieve las claras con el azúcar.
  5. Le incorporamos la crema anterior y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea.
  6. Finalmente le incorporamos el chocolate picado o rallado y mezclamos hasta que se funda y quede homogénea.
  7. Preparamo un molde o simplemente un aro metálico de 22 cm de diámetro directamente sobre  el plato en el que vamos a presentar nueStro postre y forramos las paredes interiores del aro con acetato o papel de hornear. 
  8. Vertemos la crema y la congelamos durante 4 horas.
  9. Retiramos pasado el tiempo y la desmoldamos retirando el aro y a continuación despegamos el acetato o papel sulfurizado. Reservamos.
  10. Para decorar la superficie del chiboust vamos a cortar los plátanos en láminas finas del mismo grosor y disponerlas sobreponiendo las láminas en forma de abanico comenzando por el exterior.
  11. Rociamos con el azúcar los plátanos y  quemamos con el soplete o con la pala de quemar.  Si no tienes, simplemente cubres los plátanos con un poco de mermelada de melocotón.

Receta de David Pallás del programa chocolateando de Canal Cocina.

Pastel turco de yogurt con cítricos


Tarta como la de queso pero con yogurt

Como la tarta de queso pero mucho más ligera. Al estar hecha con yogurt se le parece porque son casi los mismos ingredientes pero el yogurt la deja menos densa. Si quieres que te sea sincera yo prefiero la de queso, pero hay quien opina que esta al ser menos contundente les gusta más. Yo la hice y te paso la receta, pero donde haya una buena tarta de queso que se quite las ligerezas.
No te asustes por el aspecto que no es desmoronada, es que es así, primero sube bastante y luego baja y forma ese pliegue tan característico.

INGREDIENTES para un molde de 22- 24 cm:
  • 6 huevos
  • 150 gr de azúcar
  • 75 gr de harina normal
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 pizco de sal
  • 5 yogurts (625 gr.)  tipo griego
  • ralladura y zumo de 1limón
  • una pizca de sal
Para el almibar que la cubre :
  • 100 ml de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 flores de azahar limón o naranjas y si no tienes usa un chorrito de agua de azahar comprada
  • ralladura de 1 naranja y de 1 limón
PREPARACIÓN :
  1. Encendemos el horno a 175 ºC.
  2. Molde de 22 a 24 cm, al que forramos el fondo y los bordes con papel de horno. Esto nos va a facilitar mucho el desmoldado, pero si no tienes, sencillamente engrasamos un molde desmontable y ya está.
  3. Separamos los huevos, me refiero a las claras por un lado y las yemas por otro.
  4. Batimos las claras a punto de nieve
  5. Y por otro lado las yemas con el azúcar bien batidas,  hasta obtener una crema de color claro.
  6. Tamizamos juntas la harina con la levadura sobre el batido de yemas.
  7. Incorporamos poco a poco el yogur y el zumo de limón y movemos  hasta que quede integrado. 
  8. Por último, añadimos las claras mezclando con cuidado en sentido envolvente.
  9. Ponemos la masa en el molde y horneamos durante 45 minutos a 1 hora.
  10. Pinchamos para ver que salga limpio el palito o aguja de cocina.
  11. Dejamos que enfríe y guardamos en la nevera al menos 6h. aunque mejor de un día para otro.
  12. Para preparar el almíbar que la cubre  ponemos un un calderito todos los ingredientes, lo ponemos al fuego para que hierva unos 10 minutos. 
  13. Cubrimos la tarta con el almíbar y de nuevo a la nevera. Está mejor de un dia para otro, pero al menos 6 horas de nevera antes de comerla.

Salmorejo de fresas y remolacha

 Hoy toca una de las pocas recetas saladas que encontrarás en este blog. Porque lo mío es lo dulce, confieso que cocino cada día porque no me queda otro remedio, porque hay que comer para vivir o cuando tengo familia en casa, que me gusta quedar bien, pero lo que realmente me divierte es lo dulce.
Pero quería poner alguna receta con capuchinas y ellas solo pegan con recetas saladas. Ensaladas, canapés, o incluso tortillas. Así que algo sencillito para aprovechar la temporada de capuchinas que está empezando a florecer.  Sencillito, fácil, pero bonito y resultón. Un salmorejo vestido de fiesta, con sus tomates bien rojos, fresas y con remolachas, un chute de vitaminas que nuestro cuerpo agradecerá y encima bonito.
De estas flores puedes usar todo, las hojas y las flores. Las hojas son picantes y puedes usarlo para las ensaladas y tienen un  parecido con la pimienta. También puedes incorporarlo a aceites bien picaditas. En esta ocasión las voy a usar exclusivamente para decorar el salmorejo. Uno te lo presento en copa que queda más elegantón y el otro más sencillito en un envase de usar y tirar para una comida en el balcón, la terraza o el jardín absolutamente informal con los amigos.

INGREDIENTES PARA UNAS 6 raciones.

  • 300 gr. de fresas maduras
  • 200 gr. de remolacha cocida  que vienen a ser dos piezas. (Las compro envasadas al vacío)
  • 500 gr. de tomates maduros 
  • 1 diente de ajo pequeño, aunque yo le puse un poco más, pero reconozco que es un poco fuerte
  • 80 gr. de aceite de oliva virgen 
  • 100 gr. de pan
  • 1 cucharada pequeña de vinagre
  • 1 cucharada de sal

PREPARACIÓN

  1. Es tan sencillo como poner en la batidora los tomates, las fresas, la remolacha y el diente de ajo. 
  2. Metele velocidad a la máquina hasta que quede totalmente triturado como un puré. Si tienes Turmix o Thermomix ponle la máxima potencia.
  3. Ahora el pan troceado que puede ser pan duro del dia anterior o incluso de molde si es el único que tienes, la sal y el vinagre. 
  4. De nuevo a toda marcha la batidora hasta que quede una crema muy muy fina, porque ten en cuenta que los tomates los hemos puesto sin pelar y no queremos notar en la boca ni una pizca de piel.
  5. Y cuando ya esté con la batidora en marcha vete añadiendo muy poco a poco el aceite de oliva virgen como si estuvieras haciendo una mayonesa.
  6. Una vez hayas terminado de verter el aceite ya estará. Vierte en una fuente y a la nevera. Debes comerlo bien frío.
  7. Y ahora solo toca decorarlo. Puedes añadir trocitos de jamón serrano que es lo que realmente lleva, igual que huevo duro picado. Incluso unas virutas de foie o trocitos de queso azúl.
  8. Yo he optado por no ponerle nada, solo decorar con una flor de capuchina.
  9. Recuerda que a las flores comestibles hay que eliminar lo verde y solo son comestibles los pétalos.

Bizcocho de chocolate sin huevo y flores comestibles


Bizcocho de chocolate sin huevos y con mucho colorido de flores comestibles
Personas que no pueden comer huevos, que son intolerantes a la lactosa, celíacos... cada vez son más los que tienen algún tipo de dificultad para comer de todo. En esa ocasión un bizcocho para los que no pueden o no quieren comer huevos, sin perder ni lo más mínimo de sabor ni de textura  hiper esponjosa. Esta receta es un bizcocho normal, para desayuno o merienda o incluso para rellenar con alguna crema y preparar una tarta, lo que pasa es que lo hemos vestido de gala con una flores comestibles. Vi que a pesar del temporal de los últimos dias en el jardín habían brotado y sobrevivido algunas flores, así que empecé colocando unos cosmos, añadiendo unos unos claveles enanos, entonces me animé con unas flores de lavanda, incluso de manzanilla y terminar plantandole encima un par de caléndulas. ¿Ves como cambia la cosa? Un simple queque de chocolate sencillito se convierte en algo bonito y divertido. Como siempre te recuerdo que estas flores comestibles son cultivadas para ello, sin abonos ni nada de tratamientos químicos. No vale irte a la floristería y comprarlas porque seguro que han sido tratadas químicamente y con productos no aptos para consumo humano. Pero si así y todo te apetece ponerlas, no olvides envolver bien el tallo con papel de aluminio y retirarlas lo antes posible.
Y recuerda que de las flores solo comemos los pétalos, eliminamos siempre todo lo verde y los estambres.
Intenso bizcocho de chocolate sin huevos con glaseado blanco de vainilla y flores

INGREDIENTES para un molde de 20 o 22 cm. (la foto es en molde de 20 cm)
  • 400 gr de harina yo suelo usar de repostería
  • 300 gr de azúcar moreno pero puedes usar blanca si lo prefieres.
  • 1 sobre de levadura (polvos Royal o similar)
  • 2 cucharaditas  rasas de bicarbonato.
  • 80 gr de cacao en polvo, el mejor el Cocoa de Cadbury. NO vale cola cao ni polvos instantáneo de cacao para el desayuno.
  • 250 gr de leche entera.
  • 250 gr de agua.
  • 180 gr de aceite de girasol.
Para el glaseado elige el que más te guste;
  • Azúcar glas y nata
  • Azúcar glas y zumo de limón
  • Azúcar glas y clara de huevo
  • Azúcar glas y algún licor que te guste.
Intenso bizcocho esponjoso sin huevos y con flores comestibles
PREPARACIÓN:

  1. Encendemos el horno a 200º.
  2. Preparamos el molde untandolo con mantequilla y espolvoreando con cacao en polvo para que no se pegue. Si prefieres puedes poner en el fondo papel de horno.
  3. Mezclamos los ingredientes secos menos el cacao, es decir la harina, el azúcar, la levadura y el bicarbonato.
  4. Aparte, mezclaremos la leche, el agua y el aceite de girasol y los añadimos a la mezcla de los productos secos.
  5. Al final incorporamos el cacao y mezclamos bien.
  6. Volcamos en el  molde y al  horno precalentado  durante unos 40 minutos o hasta que pinchando con un palillo o cuchillo salga limpio. 
  7. Dejaremos enfriar bien un poco antes de desmoldar.
  8. Ponemos a enfriar sobre una rejilla una vez desmoldado y hasta que no esté bien frío no vertemos el glaseado.
  9. Para el glaseado sólo tenemos que mezclar el azúcar glas con muy poco líquido. Mejor ir añadiendo poco a poco sobre el azúcar el líquido elegido y mezclar. Debe quedar bien espesa.
  10. Y decoramos como más nos guste. En este caso elegí flores comestibles.

Trozo de bizcocho esponjoso de chocolate sin huevos y con flores

Bizcocho con almendras y aceite de oliva


Esponjoso bizcocho de almendras con piel, limón rallado y aceite de oliva decorado con flores comestibles
Las flores del almendro son comestibles, o al menos yo me las he comido un montón de veces y no me ha pasado nada, aunque es cierto que no las he encontrado en ningún manual de flores comestibles, pero supongo que simplemente es porque no se cultivan comercialmente para la venta.
No tienen apenas sabor pero tienen un color y una presencia tan elegantona y sutil que me encanta ponerla en los postres que hago por esta época que están los árboles florecidos y me regalan unas poquitas flores para mis postres.
Siempre que usamos flores comestibles no podemos olvidar que solo se comen los pétalos, eliminamos todo lo verde y los pistilos.
Pero eso es solo la decoración y como transformamos un sencillo queque o bizcocho en un bonito y atractivo bocado para nuestra mesa de desayuno o merienda. La diferencia son esos bonitos pétalos blancos y rosados.
Pero al grano, tenemos un queque húmedo pero sin pasarnos, sabroso por las almendra que las trituramos con toda la piel (la finita marrón claro), la ralladura de limón, la canela y el aceite de oliva. Estos ingredientes y un batido en condiciones nos da un resultado un riquísimo, que te recomiendo.
Y el truquito para que suba parejo es el fuego, no subirlo de 180º y al desmoldar le damos la vuelta y dejamos enfríar boca abajo sobre la rejilla, de esa manera se te queda la parte más bonita a la vista, que como no iba a espolvorear con azúcar ni poner glaseado quería que quedase mejor.

INGREDIENTES para un molde de 24 cm.
  • 5 huevos medianos o 4 xl.
  • 220 gr. de azúcar morena
  • 1 limón ralladura
  • 200 gr. aceite de oliva
  • 180 ml. de leche)
  • 220 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura)
  • 100 gr. de almendra molida con piel
  • 2 cucharaditas de canela
ELABORACIÓN
  1. Antes que nada picamos en la picadora que tengamos o thermomix las almendras hasta que estén muy muy picaditas.
  2. Mezclamos la harina con la levadura, la almendra y la canela y apartamos para incorporar más tarde.
  3. Cortamos un redondel de papel vegetal para el fondo del molde. Eso nos garantiza que no se va a pegar y que tenga un bonito color. Los bordes puedes untarlo sencillamente con un poco de aceite.
  4. Batir los huevos con el azúcar  mucho mucho, hasta que se vuelva una espuma bien aireada, igual que si fueras a batir claras a punto de nieve.
  5. Añade la ralladura de limón.
  6. Ahora toca ir incorporando el aceite poco a poco y cuando está incorporada verter la leche.
  7. Añadir los ingredientes secos que teniamos preparados, me refiero al harina y demás y mezclarlo con una espátula, sin remover demasiado solo lo necesario para que quede homogéneo.
  8. Verter la mezcla en un molde desmontable de 24 cms que habremos forrado con papel de horno.
  9. Meter al horno  a 180º unos 40 minutos aproximadamente. Pero recuerda pinchar en el centro con una brocheta o un cuchillo y si sale limpio es que está y si no deja unos minutos más.
  10. Dejar enfriar un poco antes de desmoldar. Un poco son unos 5 minutos. 
Esponjoso bizcocho, húmedo y aromático, con canela, almendras, limón y flores comestibles
Receta inspirada y adaptada cambiando el azúcar blanca por morena y duplicando las cantidades del libro La Cocina Dulce de Paco Torreblanca

Pastel de manzana con crujiente

Con dos manzanas y unos pocos ingredientes de los de andar por casa te preparas en un ratito un pastel de manzana estilo alemán con crujiente por encima que te va a chiflar. La manzana, aunque la ponemos troceada  dentro en capas se integra por arte de magia en la masa aportando humedad y un rico sabor.
El pastel perfecto para una merienda, el típico que no debe faltar en cualquier mesa de postres.
Te pido disculpas por las fotos, porque no hacen honor a lo rica que estaba, pero es que lo mío no es la cámara.
Anímate a hacerla y verás que te va a encantar.

INGREDIENTES:
Para la masa:
  • 175 gr. de harina
  • 175 gr. de azúcar
  • 175 gr. de mantequilla
  • 3 huevos
  • 5 gr. de levadura tipo Royal
  • ralladura de un limón
  • 2 manzanas 
  • 2 cucharadas de leche entera
Para el crujiente:
  • 115 gr. de harina
  • 85 gr. de azúcar morena
  • 85 gr. de mantequilla
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

ELABORACIÓN:
  1. Empezamos preparando el crujiente para la superficie, mezclando en un bol la harina con la mantequilla y la canela. Añadimos el azúcar moreno y la mantequilla troceada y mezclamos bien con las manos.
  2. Hacemos una bola y la metemos en el congelador mientras preparamos el resto. 
  3. Encendemos el horno a 180ºC.
  4. Ahora batimos la mantequilla con el azúcar hasta que haya blanqueado ligeramente.
  5. Le ponemos la ralladura de limón y los huevos de uno en uno, esperando a que se integre antes de añadir el siguiente.
  6. Mezclamos la harina con la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior sin batir demasiado.
  7. Añadimos las dos cucharadas de leche y removemos.
  8. Pelamos las manzanas las troceamos en trocitos pequeños, chorreamos con el zumo de limón para que no se pongan obscuras y  reservamos.
  9. Untamos el molde con mantequilla y vertemos la mitad de la masa que hemos preparado.
  10. Encima vamos colocando la mitad de las manzanas.
  11. De nuevo vertemos la otra mitad de la masa y repetimos con las manzanas.
  12. Por último, sacamos la bola de masa que tenemos en el congelador y con  ayuda de un rallador, lo esparcimos por encima cubriendo todo el pastel .
  13. Lo introducimos en el horno durante aproximadamente 45 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga  limpio.
  14. Sacamos el pastel del horno y lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo y espolvorearlo con azúcar glas.

ETON MESS DE FRAMBUESAS


Merengues secos con fresas o frambuesas y nata montada
Para nosotros los Canarios son suspiros troceados, nata montada y poco azucarada con muchas frambuesas enteras. Pero respetando el origen decimos que Eton Mess es un postre de origen inglés consistente en una mezcla de fresas, trozos de merengue y nata, que se sirve tradicionalmente  en el partido anual de críquet que se celebra el 4 de junio en el Colegio Eton contra los estudiantes del Winchester College. Esta es la definición de Wikipedia.
Pero este postre con aspecto tan sofisticado es la cosa más sencilla del mundo, que viene a ser lo mismo que una pavlova, pero el merengue en este caso se pone troceado, yo no aprecio otra diferencia.
Como la disciplina no es lo mío  y viendo la receta del chef Ramsey he cambiado solo las fresas por frambuesas y para que tenga más fruta, la base la puse completa de fruta, así cuando la sirves no es tan dulce, sino que tiene muchas frambuesas con ese toque ácido que contrarresta el azúcar del merengue seco, o suspiros que es como lo llamamos en mi tierra Canaria, del resto prometo que respeté la receta tal cual del chef Inglés.
Por cierto si quieres eliminar unas pocas calorías puedes sustituir la nata por Yogurt griego. Y si quieres hacer tu propio merengue solo tienes que complicarte un poquito más la vida y haces la receta de pavlova, pero de verdad que este caso no es necesario.Merengues secos troceados con nata y frambuesas

INGREDIENTES
  • Merengues secos. (Suspiros de Moya en Canarias)
  • 500 ml. nata para montar
  • 3 cajitas frambuesas
  • 3 cucharadas de azúcar
PREPARACIÓN
  1. Si tienes ganas de ponerte a hacer merengues aquí te dejo la receta, pero a mi me parece que lo complicamos bastante sin necesidad
  2. Poner al fuego las dos cajitas de frambuesas con una cucharada sopera de azúcar, durante unos 10, solo para disolver el azúcar, se deshace enseguida. Poner a enfriar. Mientras montamos la nata con las otras dos cucharadas de azúcar.
  3. Y ahora solo queda poner en el fondo las frambuesas cocidas y frías, poner la nata a cucharadas por encima y el merengue a trozos. Decoramos con mas frambuesas.
  4. A la nevera hasta que lo vayamos a consumir. No preparar con demasiada antelación, para mi es un postre que no permite mucha antelación porque perdería crujiente el merengue. Así que como mucho un par de horitas antes.

Merengues secos, frambuesas y nata montada

Mousse de chocolate clásico

Mousse de chocolate con galletas machacadas que imitan una maceta
De los postres clásicos no hay hay ninguno que me guste más que una mousse de chocolate bien hecha. Firme y consistente, dulce pero nunca empalagosa, con todas sus burbujas de aire homogéneas y espumosas, donde las claras han sido batidas a punto de nieve bien firme permitiendo que cada cucharada se conviertan en un  verdadero placer.
El truco está en batir bien bien bien las yemas con el azúcar y que el punto de nieve de las claras sea perfectamente firme. Es que no hay nada mas desagradable que meter la cuchara y que parezca más una natilla que algo esponjoso consistente e intenso.
Esta vez he decorado la mousse como si fueran unas pequeñas macetitas. Para hacer el efecto tierra puse unas galletas de chocolate molidas, y como flores comestibles una plantita de hierba huerto y una flor de cosmo.

INGREDIENTES
Para 8 personas
  • 300 gr de chocolate negro
  • 5 huevos L
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 50 gr. de mantequilla (más o menos dos cucharadas)
  • galletas de chocolate
PREPARACIÓN
  1. Derretimos  el chocolate  junto con la mantequilla al microondas, con mucho cuidado para que no se queme. Si temes despistarte mejor opta por el baño de maria.
  2. Mientras separamos las yemas de las claras cuidando que no caiga ni pizca de yema entre las claras, ya que impediría que pudieran montarse correctamente.
  3.  Primero batimos las claras a punto de nieve con 2 de las cucharadas de azúcar y apartamos.
  4. Ahora batimos las yemas con el resto del azúcar hasta que se vuelve una crema  color amarillo muy pálido y muy espumosa. 
  5. A esa crema añadiremos el chocolate fundido y cuando esté todo bien mezclado vamos añadiendo las claras a punto de nieve, de tres veces y sin batir solo envolviendo para cuidar que no se nos baje.
  6. Servir en copas y a la nevera al menos 6 horas para que coja el resto de la firmeza que requiere nuestro postre.
  7. Decoramos como nos apetezca en esta ocasión le puse galletitas machacadas  imitando tierra y unas hojas de menta o hierba huerto con una flor de cosmos.
Una mousse con tierra hecha con galletas machacadas imitando una maceta

Bizcocho de zanahorias, piña y especias


Bund cake de zanahorias
Mi bizcocho favorito. Mira que tengo recetas y que he probado bizcochos, pero como este ninguna. Pero claro es que me encantan los sabores de especias y este lleva muchas de ellas. El gengibre me gusta ponerlo fresco y rallar el trozo junto con la zanahoria cuando la pongo en la picadora y junto dos tres o cuatro clavos enteros que quedarán perfectamente triturados con el resto de la masa, pero le proporciona una intensidad de sabor que lo convierte en una maravilla.
 flores comestibles
 INGREDIENTES

  • 240 g de zanahoria rallada
  • 2 huevos
  • 160 g de aceite de girasol
  • 1 lata pequeña de piña en su jugo
  • 240 g azúcar morena
  • 360 g harina
  • 10 g de levadura en polvo
  • 10 g de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 cucharadita de clavo molido (3 clavos enteros)
  • 200 g de nueces troceadas
PREPARACIÓN
  1. Engrasa el molde y mientras preparas las cosas lo metes en la nevera engrasado.
  2. Enciende el horno a 170º.
  3. Pon en tu robot de cocina la zanahoria, tritúrala y añade  los ingredientes húmedos; el aceite, los
  4. huevos y la piña con todo su jugo y batir hasta que quede un puré homogéneo.
  5. Aparte mezclar los ingredientes secos;  la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato,
  6. la sal, la canela y  el clavo.
  7. Añadir poco a poco los polvos al batido de zanahoria  hasta que se incorporen totalmente.
  8. Por último las nueces, que en este caso le puse nueces macadamia, pero sale igual de rico con las nueces normales y corrientes.
  9. Verter en  el molde  unos  45 minutos.
  10. Pincharlo para comprobar que está hecho, sacar del horno y dejar reposar  unos minutitos  antes de desmoldar y poner a enfriar sobre una rejilla. 
  11. Una vez bien frío del todo,  ya puedes decorarlo como quieras.
  12. Con un glaseado hecho con el zumo de medio limón y azúcar glas, con queso fresco tipo philadelphia batido con azúcar, o simplemente espolvoreada con azúcar y canela. Esta la hice con un glaseado de limón y azúcar glas.
*Te aseguro que con las horas gana en sabor, así que es ideal para preparar con un par de dias de antelación y así facilitarte las cosas.
*Un truco, si se te pasa de tiempo en el horno y se te queda seco, guardalo dentro de una cúpula de cristal o envuélvelo en film antes de que termine de enfriar. Verás cómo en unas horas se vuelve húmedo y perfecto.

Tartaleta con crema de lavanda y melocotón.

Imagina esos campos de Lavanda del sur de Francia. Tremendos terrenos de color lila que desprenden un maravilloso olor al atardecer. Pués mientras te comes un pedazo de esta tartaleta cierra los ojos y serás capaz de transportarte. Una sencilla receta que pueden hacer aún más sencilla si compras ya preparada la masa quebrada en la zona de refrigerados de tu supermercado. No voy a decir marcas, aunque tengo mis preferidas, pero si te aconsejo que no caigas en la tentación de usarla congelada, ahí si que te equivocarás mucho, porque la diferencia entre refrigerada o congelada es abismal en el sabor. Sin embargo no noto tanta diferencia entre la refrigerada y la elaborada por nosotros. Te va a encantar el sutil y perfumado olor-sabor de esta crema pastelera de lavanda. 

INGREDIENTES:
Para la pasta o masa quebrada:
  • 200 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharadas de agua
  • 1 cucharada de azúcar
  • Una pizca de sal
Para la crema de lavanda:
  • 500 ml. de leche entera
  • 4 yemas de huevo
  • 120 gr. de azúcar
  • 40 gr. de maizena
  • 2 cucharadas colmadas de flores secas o 2 o 3 ramitas de flores frescas de lavanda
  • 1 cascara de limón

PREPARACIÓN:
  1. Preparamos la masa quebrada
  2. En un cuenco ponemos la harina con  con la mantequilla fría y mezclamos con los dedos añadimos el resto de ingredientes, el azúcar, el huevo y una pizca de sal.  Continuamos trabajando la masa con los dedos hasta que quede todo homogéneo  y podamos hacer una bola con ella que guardamos en la nevera durante un ratito, mientras hacemos la crema.
  3. Empezamos la crema aromatizando la leche poniéndola  a hervir,  añadimos las flores de  lavanda un minutito y apartamos dejando infusionar bien hasta que enfríe.
  4. En una vasija mezclamos el azúcar, las yemas y la maicena y con unas varillas mezclamos bien.
  5. Vertemos poco a poco la leche sin dejar de remover y ponemos a fuego lento, removiendo  hasta que espese.
  6. Dejamos enfriar.
  7. Encendemos el horno a 180º.
  8. Mientras vamos cortando la fruta, en este caso elegimos  melocotones en almíbar.
  9. Ahora solo queda extender la masa con un rodillo para forrar nuestro molde y hornear hasta que esté doradito.
  10. Sacamos el horno, dejamos enfriar antes de desmoldar.
  11. Rellenamos la tartaleta con la crema ponemos la fruta por encima.
  12. Decoramos con más flores de lavanda fresca.