Otros Post

Pastel de manzana estilo inglés







Un pastel de manzana sigue siendo una apuesta segura. Aún no me encontré a nadie que hiciese ascos a un trozo de pastel de manzana, en cualquier de sus variable. Esta es una muy rústica y sencilla, pero con un sabor delicioso que desde mi punto de vista se lo dá el tipo de manzana que elijamos. No es lo mismo hacerlo con unas manzanas de las rojas un poco maduras que con unas verdes bien crujientes o unas delicosas Fuji. La tarta de manzana para mi, no acepta fruta demasiado madura ni de aprovechamiento. Pero esa es solo mi opinión. Prueba distintos tipos de manzanas en tus postres y ya me contarás si hay diferencia o no.
Las flores comestibles, en esta ocasión fueron Salvias, que picamos fijamente unas pocas hojitas que solo nos aporta un poco de aroma.

INGREDIENTES

Masa quebrada
  • 375 gr. harina.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 180 gr. mantequilla fría.
  • 60 ml. agua fría.
Relleno
  • 1 kg. manzanas verdes tersas. Yo usé fuji
  • 200 gr. azúcar moreno.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 pizca de sal.
  • 2 cucharadas de harina.
  • media cucharadita de cáscara de limón rallada.
  • 20 gr. mantequilla.
  • Opcional picar flores de lavanda, o sálvia.
PREPARACIÓN
  1. Para la masa quebrada empezamos mezclando la harina, la sal y la mantequilla en un cuenco, hasta que parezca migas.
  2. Incorporamos el agua fria  y amasamos unos segundos, solo lo justo para integrar.
  3. Envolvemos en film transparente y dejamos enfriar en la nevera.
  4. Mientras preparamos el relleno, pelando y cortando las manzanas en lascas y apartamos.
  5. Aparte mezclamos el azúcar, la canela, la nuez moscada, la sal y la harina que verteremos sobre las manzanas.
  6. Encendemos el horno a 200º.
  7. Sacamos la masa de la nevera, extender la mitad muy fina y guarda la otra mitad mientras.
  8. Forra el molde con la pasta,  rellenar con la mezcla de manzanas, cubrir con la ralladura de limón y repartir la mantequilla en trocitos por encima.
  9. Sacamos la otra mitad de la pasta quebrada  de la nevera, estiramos con el rodillo y cubrimos la tarta.
  10. Junta bien los bordes con los dedos, para que queden bien cerrado.
  11. Haz un agujero en el centro de la tapa, para que salga el vapor, y decora con las hojas decorativas de masa.
  12. Hornea a 200º unos 50-60 minutos, o hasta que la superficie quede bien dorada.

Higos al vino tinto

Estamos en verano y los higos están perfectos para preparar todo tipo de postres que nos acompañen durante el invierno. En esta ocasión los preparé para un asadero de aficionados viticultores de las islas Canarias. Quería aportar algo distinto en los postres y no pude ser más poco original, un postre con sus propios vinos. Pero pretendía demostrar que cuando se habla de vinos no es solo esa copa de bebida, sino mucho más, es un condimento indispensable en casi todos los platos de carnes guisadas por ejemplo y un aroma delicioso en muchas confituras y postres con frutas o incluso un ingrediente indispensable en esta receta que te enlazo de bizcocho de chocolate al vino tinto. 
No vale cualquier vino, no pienses que puedes escatimar en la calidad porque lleva otros ingredientes y no se va a notar, nada mas lejos de la realidad. Usa un buen vino, no tiene porqué ser caro, pero si tiene que ser uno bueno, da igual si es tempranillo, reserva o crianza, eso solo depende de tus gustos, pero ese va a ser el ingrediente que convierta tu postre en algo exquisito o pase sin pena ni gloria.
Mi propuesta para servirlo fue un par de higos, con helado de vainilla o de yogurt  que tiene sabores más neutros y chorreado con el rojo intenso del almíbar del vino.
LLeva menos de un 10% de azúcar, así que el periodo de conservación no es alto, debe conservarse en la nevera y comer en unos días, nada de semanas ni meses.

INGREDIENTES
  • 1,5 kg. de higos frescos negros
  • 1 botella de buen vino tinto en este caso un vino Canario
  • 1 palo de canela
  • 2 estrellas de anís (si prefieres puedes cambiarlas por 2 clavos)
  • 1 vaina de vainilla o puedes sustituirlo por una cucharadita de esencia de vainilla 
  • 4 cucharadas colmadas de azúcar (el que tu quieras, de abedul, morena o blanca, pero no vale siropes)
  • 1 naranja 
  • 1 limón.
PREPARACIÓN
  1. Lavamos y secamos los higos.
  2. En un recipiente más bien bajito para poner el fuego ponemos el vino tinto con el zumo de la naranja, la piel de la naranja, la piel del limón y el resto de los ingredientes y al fuego.
  3. A fuego medio pero que veamos que hierve, para que todos los aromas se mezclen bien, dejamos unos 15 a 20 minutos.
  4. Cuando veamos que se ha reducido a más o menos la mitad, ponemos los higos con cuidado para que no se rompan (por eso prefiero un caldero bajito para no tener que apilarlos unos contra otro y que se queden enteros).
  5. Dejamos cocer los higos en este almíbar unos 15 minutos.
  6. Ahora los vamos sacando con cuidado escurriendo lo que podamos, y colocando en un tarro de cristal hermético.
  7. El almíbar volvemos a ponerlo al fuego y reducimos hasta que espese y se caramelice.
  8. Solo queda verter sobre los higos que están en el tarro y dejar enfriar para guardar.
Higos frescos en almíbar de vino tinto

Tarta selva negra decorada con flores comestibles


Una presentación más moderna de la clásica Tarta selva negra. Te aseguro que es una tarta con algo de trabajo pero francamente deliciosa y solo para adultos por el intenso sabor a licor Marraskino y el aroma del café en el bizcocho genovés.
No exagero ni un poco cuando te digo que les va a encantar. La hice para una comida de amigos de mi marido y apenas me dejaron un trozo para probarla y  eso que eran solo 4 hombres.
Aunque parezca una bobería la realidad es que las tartas también tienen sus modas y hace ya algunos años que estamos viendo cómo ha cambiado el estilo de la presentación y se usan más las tartas desnudas. Nada de cubrirlas por completo como se hacía desde sus orígenes con esos moñitos de nata en la superficie y unas pocas cerezas. Me parece más atractiva ver las distintas capas y todo lo que lleva dentro desde el primer momento y terminarla con mucha fruta y decorar con flores comestibles que en esta ocasión quise respetar la gama de colores original de Alemania y utilicé unos pensamientos blancos para no meter más color.
Recuerda siempre eliminar todas las partes verdes de las flores y asegurarte que no han sido tratadas químicamente.
Un bizcocho de café bañado con licor y relleno de nata con cerezas naturales

INGREDIENTES: (para una tarta de 20 cm. en tres capas)
  • 130 gr. de harina
  • 20 gr. maizena
  • 170 gr. de azúcar
  • 20 gr. de cacao en polvo
  • 10 gr. de café instantáneo tipo Nescafé
  • 6 huevos medianos a temperatura ambiente
  • 1kg de guindas o cerezas
  • 2 cucharadas de azúcar morena puedes usar blanca
  • 200 ml. de marraskino o kirsch (licor incoloro de cerezas)
  • 500 ml de nata para montar superior al 35% de mg.
  • 200 gr. de queso fresco tipo philadelphia.
  • 4 hojas de gelatina.

Bizcocho de café  bañado con licor y relleno de nata con cerezas

PREPARACIÓN:
  1. Antes que nada deshuesamos las cerezas, (yo utilizo un palillo de los chinos para empujar por la parte del ombligo y veras como salen por el lado contrario) y ponemos en una vasija junto con las dos cucharadas de azúcar y el vaso licor de cerezas que vayas a utilizar, yo usé Marraskino.
  2. Dejarlo macerando durante unas horas, mejor aún si es un día completo.
  3. Preparamos ahora los bizcochos que si quieres lo puedes hacer con antelación y reservarlos envueltos en papel de aluminio dentro de la nevera. 
  4. Encendemos el horno calor arriba y abajo a 210ºC
  5. Forramos con papel de horno, la base de un molde de 20 cm o  si prefieres y tienes, tres iguales. reparte la masa en la misma proporción en los tres.
  6. Tamizamos la harina, la maizena, el cacao y el café instantáneo y reservamos.
  7. Ahora ponemos en un recipiente que nos sirva para poner luego al baño de maria los huevos con el azúcar y mezclamos bien, sin batir, solo removiendo y ponemos la mezcla al baño maría, hasta que desaparezca el azúcar (no hay que calentar mucho, solo comprobar que se ha disuelto el azúcar.
  8. Retiramos del baño maría y continuamos batiendo, ahora sí a velocidad alta durante unos 10 minutos, hasta conseguir una crema espesa y con mucho aire.
  9. Incorporamos la mezcla de harina y demás componentes secos en dos o tres veces a la mezcla de huevos, con movimientos envolventes.
  10. Vertemos o repartimos en los moldes y horneamos; si solo usas  un molde de 20 cm  serán 10 minutos a 210ºC y luego bajamos a 180ºC la temperatura y horneamos 30 minutos mas o hasta que al introducir un palillo en el centro salga limpio. Y si usas tres molde el tiempo será 5 minutos a 210º y 10 minutos más a 180º.
  11. Sacamos del horno, y dejamos enfriar  un poco antes de desmoldar. Una vez frío si no lo vamos a usar enseguida lo guardamos en papel de aluminio hasta el momento de utilizar.
  12. Escurrimos las cerezas que tenemos en azúcar y licor y ese jarabe lo vamos a usar para pincelar bien nuestros bizcochos que deben quedar bien húmedos y jugosos.
  13. Ponemos las hojas de gelatina en agua fría para que se hidrate. 
  14. Cogemos la nata y antes de montarla apartamos un par de cucharadas dónde vamos a diluir las hojas de gelatina.
  15. Esas cucharadas  de nata la calentamos un poco al microondas y añadimos las hojas de gelatina que se diluyen rápidamente y dejamos enfriar.
  16. Una vez la nata montada, añadimos el queso crema que nos dará consistencia y la gelatina disuelta.
  17. Ahora solo nos queda montar la tarta. Ponemos el bizcocho bien humedecido con el licor donde han estado maceradas las guindas, ahora una capa de cerezas, otra capa de nata y empezamos de nuevo con la otra capa igual.
  18. Terminamos decorando como mas nos guste, en esta ocasión tenía una moras que combinan bien con las cerezas, hice unas tiritas de chocolate  y unas flores comestibles, como son los pensamientos, blancos para crear un poco de contraste en la superficie.

Ensalada de rúcula y queso gorgonzola


Una estupenda receta de ensalada con sabores intensos y distintas texturas. Contrasta la cremosidad del queso gorgonzola con el crujiente de la manzana. La intensidad de la anchoas  y el sutil aroma de los piñones junto con el pizquito picante de la rúcula da un resultado que para estos días de calor perfectamente puede ser un plato único. En este caso hemos decorado con pensamientos, que son flores que no tienen sabor pero proporcionan un color precioso a la ensalada del chef Rodrigo de la Calle que he respetado escrupulosamente, excepto en la decoración.
Recuerda eliminar todo lo verde de la flor y comprarlas en alguna floristería de confianza que te asegure que no han sido tratadas químicamente, o mejor cultívalas tu misma en tu balcón ya que se dan perfectamente en una simple maceta y te durará durante meses. Te dejo enlace con algunas recomendaciones a tener en cuenta antes de comer flores. 

INGREDIENTES
  • 250 g de rúcula
  • 150 g de queso gorgonzola
  • 15 g de tomate seco en aceite
  • 100 g de aceituna negra
  • 20 g de piñones tostados
  • 1 lata de anchoas
  • 1/2 Manzana ácida y crujiente yo usé una Fuji
  • 20 g de vinagre de frambuesa o manzana
  • 50 g de aceite de oliva
  • Flores de pensamientos para decorar (opcional)
PREPARACIÓN
  1. Lavamos, secamos bien la rúcula y la ponemos en la ensaladera.
  2. Cortamos la manzana en bastoncitos que rociamos con un chorrito de limón para que no se nos ponga negra. Apartamos.
  3. Cortamos el queso gorgonzola en taquitos y añadimos en la ensaladera. 
  4. Tostamos los piñones en una sartén sin aceite ni nada, poniendo al fuego hasta que adquiere un poco de color tostadito.
  5. En otro recipiente, preparamos la vinagreta  y para eso picamos a rodajas las aceitunas negras, el tomate seco en aceite y la lata completa de anchoas escurriendo el aceite.
  6. Incorporamos el aceite, el vinagre y la sal.
  7. Vertemos todo el aliño sobre la rúcula e incorporamos la manzana.
  8. Decoramos con pensamientos que s que no altera la magnífica receta de Rodrigo de la Calle 

Arándanos con crema de chocolate y yogurt griego

Vasito sencillo de hacer con dos colores perfecto para postre
Un postre vistoso y sencillo de hacer, que puedes preparar con antelación y conservar en la nevera. Pero para gustos colores y esta es una de esas recetas que no me volvió loca, porque yo soy de sabores intensos.  No se si los arándanos que yo compro son una birria pero lo cierto es que para mi gusto les falta intensidad de sabor. Vuelvo a repetir lo de siempre, digo la verdad sobre los postres que hago y siempre según mis gustos.
Vivo en Canarias y la mayoría de la fruta que tenemos es importada, pasando semanas en cámaras frigoríficas  para recorrer los miles de kilómetros que nos separa de Europa o América, así que cualquier receta que haga con fruta  que no sea cultivada en las islas tenderá a estar carente de intensidad en los sabores, así que mi recomendación es que la adaptes a la fruta fresca de tu zona.
¡A lo que iba! Que es un postre que admite hacerlo con otras frutas de temporada por ejemplo en esta época con mangos seguro que gana mucho.
No olvides las advertencias antes de comer cualquier flor que te resulte atractiva.

INGREDIENTES
  • 300 g de arándanos
  • 250 g de yogur griego
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita rasa de gelatina, se disuelve en un poco de agua. 
  • 180 g de queso crema Philadelphia
  • 150 g de chocolate negro
  • 1 cucharada de mantequilla,
  • 2 cucharadas de azúcar granulado
  • flores de pensamientos para decorar
Flores comestibles para decorar un postre  en vaso de chocolate con yogurt
PREPARACIÓN
  1. Empezamos batiendo el yogurt con el azúcar. 
  2. Disolvemos la gelatina como diga el envase del fabricante que normalmente es con un poco de agua fria hasta que se hidrate, para luego disolverla en un poco de agua caliente, para añadir al batido de yogurt y arándanos.
  3. Vertemos en vasitos o copas hasta 2/3 de su altura. Yo las puse inclinadas para darle un poco mas de gracia, pero no merece la pena. Dejamos enfría.
  4. Mientras preparamos la capa de chocolate, derritiendo al micoondas el chocolate con la mantequilla y dejamos enfriar.
  5. Ahora batimos el queso crema  con el azucar y luego añadimos la crema de chocolate.
  6. La dividimos calculando entre los vasitos de crema de arándanos con yogurt y a la nevera.
  7. Servir cuando esté bien frío con unos arándanos por encima y decoramos con una flor de viola o pensamientos.

Flor Fucsia o Pendiente de la reina

Matices, rosa, fucsia, malva y blanco. La mas llamativa de las flores comestibles

Creo que es la flor que mas puede sorprender a tus comensales cuando la pongas en sus platos. Si ya cuesta que muchas personas acepten las flores como partes de su comida, verás la cara que se les queda con una Fucsia.
Es la flor con mas relieves  y volumen que puedes encontrar en un jardín de flores comestibles por eso la reservo para recetas que apenas lleven otra decoración porque con su única presencia eclipsará al resto.
Una flor  con mucho volumen y mezclas de colores, rosado, púrpura y blanco, en su mayoría, pero puede sorprenderte dentro de esa gama la cantidad de matices que puedes encontrar.
En cuanto a su textura es tersa y crujiente a la vez que  jugosas con un toque de acidez e incluso picante.
A mi me parece la decoración mas exótica que puedes encontrar entre las flores comestibles para tus postres o incluso para cócteles.
Imagina como puede quedar en tu bandeja de quesos, simplemente perfecta.
Recuerda que como la mayoría de las flores comestibles, no se comen los pistilos ni los estambres, ni nada verde de los alrededores,  así que advierte a tus invitados de eliminarlos siempre  antes de comer.  Y no olvides que la mayoría de las flores de puedes comprar en floristerías y viveros han sido tratadas con insecticidas y otros productos químicos, así que asegurate de adquirir o cultivar tus flores libres de ellos antes de comerlas.

Recetas pubicadas donde usamos esta flor:
Llamativa y llena de matices, fucsia, rosa y malva. La mas llamativa flor comestible

Bizcocho de mascarpone y yogurt

No tiene nada de espectacular ni maravilloso, es un sencillo queque o bizcocho, como prefieras llamarle, que te sacará de un apuro porque congela perfectamente. Puedes prepararlo y trocearlo para llevar cada mañana al cole o al trabajo sin remordimientos de estar comiendo bollería industrial que tan mala prensa tiene. Sabor suave, muy esponjoso y húmedo, que admite todo lo que le quieras añadir para darle otro aroma; limón, naranja, semillas de amapola, flores de lavanda, o como en este caso flores de salvia.
Sencillo de hacer y acierto seguro.
Clickea aquí para ver las consideraciones antes de utilizar una flor comestible.
INGREDIENTES

  • 4 huevos L
  • 200 gr de azúcar
  • 80 ml de aceite de oliva
  • 125 gr de yogur natural o griego
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 250 gr de harina de repostería
  • 1 sobrecito  de levadura química
  • Flores de salvia (opcional)

PREPARACIÓN:

  1. Encendemos el horno a 180º para que vaya calentando o si prefieres con turbo baja la temperatura a 170º.
  2. Engrasa tu molde y espolvorea con harina para que no se pegue la masa.
  3. En un bol batimos los huevos junto con el azúcar hasta que crezcan y dupliquen al menos su tamaño.
  4. Ahora añadimos el aceite de oliva, siguiendo con el batido. 
  5. Añadimos el queso mascarpone y el yogurt natural. 
  6. Incorporamos la harina a la que habremos añadido el sobre de levadura y removemos sin batir demasiado solo para mezclar bien todos los ingredientes.
  7. Vertemos la mezcla y horneamos mas o menos  durante 40 minutos.
  8. Recuerda no abrir el horno al principio de la cocción 

Pastel de cerezas rápido y sencillo.

Quería hacer una tarta de cerezas, para el día siguiente, pero no tenía muchas ganas de trabajar, de pasar horas en la cocina. 
Así que me fui a lo mas rápido y seguro. Un paquete de hojaldre refrigerado de una marca buena y un kilo de cerezas, poco mas lleva esta receta que te va a gustar seguro. 
En otra ocasión ya haré la versión gourmet (prometo que pronto) con su masa quebrada a base de almendras, pero esta te saca de apuros porque está rica y apenas tardarás unos 30 minutos contando el horneado.
La he decorado con flores de malva que es una especie de Geránio que además de tener multitud de usos y propiedades medicinales es preciosa y comestible. Recuerda siempre eliminar el tallo y comer únicamente los pétalos, te dejo un enlace aquí con detalles a tener en cuenta antes de comer flores. . Te dejo este enlace por si quieres conocer un poco mas sobre ella.

INGREDIENTES

  • 1 kg. de cerezas
  • 200 g. azúcar
  • 30 g. de harina de maíz tipo Maizena
  • opcional un sobrecito de azúcar avainillado o las semillas de una vaina de vainilla.
  • 2 planchas de hojaldre estirado
  • Opcionalmente puedes decorar con pétalos de flores. Yo usé unas malvas.


PREPARACIÓN.

  1. Deshuesamos las cerezas. Yo lo hago presionando con un palillo de los chinos por la parte del rabito y verás como sale la pipa por detrás.
  2. Mezclamos las cerezas con el azúcar y las guardamos en la nevera. Mejor si lo hacemos unas horas antes, incluso la noche antes.
  3. Ahora cogemos el molde que yo prefiero que no sea desmoldable, ya que puede soltar un poco de jugo de las cerezas y chorrear el horno, y entendemos una plancha de hojaldre.
  4. A las cerezas con azúcar añadimos la Maizena y removemos bien.  Si hemos optado por añadír vainilla es ahora el momento y las volcamos sobre el hojaldre. En este caso utilicé un pirex de 23 cm y quedó totalmente cubierto.
  5. Cubrimos con la segunda pancha o si queremos darle mas gracia hacemos tiras con el hojaldre y decoramos como si fuese una rejilla.
  6. Pincelamos con un huevo batido para darle mas brillo al hojaldre y metemos al horno, mas bien cerca de la parte baja, ya que el hojaldre tiene mas dificultad para cocerse en la parte de abajo.
  7. Cuando ya esté doradito sacamos y dejamos enfriar del todo antes de comer.
  8. A mi me gusta tomarla sola, pero puede acompañarla de un helado de vainilla o una cucharada de nata montada estilo chantillí.
  9. Decora como mas te guste.

Pastel rizado de leche y lavanda

Tenía curiosidad por probar esta receta que en las redes la he encontrado con diversos nombres, desde ruffled milk pie, pasando por Galatopita (pastel griego de leche) y ni se cuantos mas. Lo he visto con variantes en la crema, desde pura crema pastelera solo con vainilla, otras con canela y cascaras de cítricos y esta que he modificado yo misma añadiendo flores de lavanda para dar un aroma diferente a la crema que lleva dentro.
Como fácil es lo mas fácil del mundo y bonito también lo es mucho. Como sabroso, a mi las cremitas pasteleras no me gustan demasiado, pero confieso que lo puse para una merienda con amigas y una de ellas no pudo dejar de servirse un pedazo tras otro.
Por supuesto que la lavanda es opcional, así que te dejo la receta clásica y un enlace a un video de como lo hace  Martha Stewart y  Vefa Alexiadou, porque me parece interesante ver como se hace para entenderlo mejor.
Te dejo aquí un enlace con detalles a tener en cuenta antes de comer flores.

INGREDIENTES
  • 8 ud. hojas pasta filo
  • 70 gr. mantequilla derretida
  • 150 ml. leche entera
  • 200ml. nata
  • 3 ud. huevos
  • 150 gr. azúcar
  • 1 ud. palito de canela
  • 1 piel de naranja
  • 1 piel de limón
  • flores de lavanda (opcional)
  • azúcar glass (para decorar)
  • canela en polvo (para decorar)

PREPARACIÓN

  1. Encendemos 180 °.
  2. Untamos con mantequilla el molde. 
  3. Y ahora vamos cogiendo cada hoja de masa filo por el extremos cortos y con las manos para crear una forma larga de acordeón o tela arrugada que vamos colocando en espiral dentro de la bandeja. Sin apretar, bien oreadas. Y así una tras otra, te recomiendo que veas el video que enlace.  
  4. Pincela con mantequilla y espolvorea con canela molida y al horno unos 30 minutos, o hasta que estén doradas. 
  5. Mientras prepara al fuego la leche con la el palito de canela y la piel de limón y naranja o las flores de lavanda frescas si has optado por esa opción, hasta que hierva.
  6. Aparta del fuego y déjala infusionar mientras se enfría.
  7. Ahora toca batir los huevos con el azúcar y poco a poco viertes la leche colada  sin parar de remover.
  8. Ya debe estar la filo doradita, así que la sacas del horno y le viertes la mezcla de huevo y leche  cubriendo todas las superficies de manera uniforme. 
  9. De nuevo al horno otros 30 minutos más.
  10. Sacar, dejas enfriar y espolvoreas si quieres con azúcar glas y canela molida  y servir.

Queque de limón y arándanos

Un gran bizcocho de frutas y cuando digo grande me refiero al tamaño y al sabor. Así que perfecto para una merienda con amigos o para que te dure varios días de desayuno.
Seguramente encuentres recetas como estas donde le llaman Bund Cake, pero es que yo esas sutiles diferencias entre bizcocho, queque, bund cake no la termino de encontrar, realmente solo difieren en la forma del molde que utilizamos.  Al parecer lo de bund es por usar el molde del agujero en medio, pero como no voy a entrar en esos matices que no aportan nada a nuestra receta, he optado por llamarlo queque.
A lo que vamos. Un queque muy jugoso por la cantidad de fruta que lleva. Entre el zumo de limón y los arándanos la humedad añadida hace que estemos comiendo un queque suave y jugosito que seguro que te va a encantar.  Un poco subido de azúcar para mi gusto, así que te sugiero que reduzcas un poco si quieres intensificar mas la acidez de las dos frutas.
Cuida la calidad de la mantequilla que uses, no creas que no se va a notar, todo lo contrario una buena mantequilla es el ingrediente definitivo en este tipo de recetas.
El glaseado te confieso que hice para que quedase mas bonito en la mesa, porque venían mis "amigas del alma" a merendar y quería impresionarlas y que la mesa estuviese bonita, pero realmente le sobra, está buenísimo sin la cremita. Y para decorar unas flores comestibles, en esta época los pensamientos están preciosos, así que esas mismas flores puse.

INGREDIENTES

  • 330 gr. de harina
  • 4 huevos
  • 300 gr. de azúcar  (puedes reducir un poco por ejemplo usar solo 250 gr.)
  • 1/2 cucharadita de vainilla
  • ralladura y zumo de 2 limones
  • 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1,5 cucharaditas de polvos de hornear
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 240 ml. de buttermilk (200 ml. leche+40 ml. zumo de limón)
  • 250 gr. de arándanos 

Para la crema (opcional):

  • 200 queso crema 
  • ¼ de taza de mantequilla
  • 1½ cucharada de jugo de limón fresco
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 2 tazas de azúcar glas
  • Y para decorar unos arandanos, unos trocitos de limón y flores comestibles de pensamientos.

ELABORACIÓN 

  1. Encendemos el horno a 175º. 
  2. Untamos nuestro molde con mantequilla.
  3. Preparamos en un vaso la leche con limón para que se vaya cortando mientras.
  4. Mezclamos los ingredientes secos todos juntos, la harina, sal, levadura y bicarbonato. Apartamos.
  5. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que comience a blanquear y se quede esponjosa. 
  6. Una vez haya crecido y esté bien batida añadimos los huevos de uno en uno, el zumo de limón, la ralladura y la vainilla.
  7. Y ahora añadimos una parte de los ingredientes secos alternando con la leche cortada. 
  8. Solo queda espolvorear los arándanos con una cucharada de harina y verter por la masa esparciéndolos bien.  
  9. Vertemos en el molde y horneamos unos 50-55 minutos.
  10. Dejamos reposar en el molde, fuera del horno y sobre una rejilla, 10-15 minutos. Después, desmoldamos y dejamos enfriar del todo sobre la rejilla.
Para el glaseado (opcional)

  1. Mezclar y batir el queso crema, la mantequilla ablandada, el jugo de limón, la ralladura de limón y el azúcar en polvo. 

Queque de limón y arándanos.


Magdalenas de higos y queso



Esponjosas y jugosas, con higos secos, vino Pedro Jimenez y queso crema
 ¡Abstente si estas a dieta! te lo advierto, porque estas magdalenas de dieta no tienen nada. Pero de sabor, esta muy buenas y tan fáciles que las tendrás listas en un ratito de nada y sorprenderás con algo diferente.
Lo primero es pone de remojo todo un dia en vino dulce, los higos. En esta ocasión tenía un vino Pedro Jimenez,  pero vale el que mas te guste, así que una vez cubiertos con vino tapar y dejar reposar durante al menos una noche. Al día siguiente estarán infladitos por el vino, jugosos y perfectos para picar y añadir a nuestra receta.
La flor comestible en esta ocasión no aporta absolutamente nada, ni aroma ni sabor, pero si que ofrece una forma diferente de servir y decorar nuestras recetas y como quería comentarte que este "conejito" o boca de dragón  también es una flor comestible, pues aproveché esta receta para ponérselos y decorar la foto.

INGREDIENTES:

  • 180 gr de queso crema o si prefieres mascarpone
  • 70 gr de mantequilla a temperatura ammbiente
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos M
  • ralladura y zumo de 1 naranja
  • 170 gr de harina
  • 1 cucharadita de café colmada de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • pizca de sal
  • 150 gr. de higos secos picados macerados en vino dulce, que en este caso es Pedro Ximenez

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 220º
  2. Preparamos la bandeja o los moldes de magdalenas poniendo una cápsula de papel.
  3. Picamos los higos en rodajitas finas y apartamos.
  4. Mezclamos juntos y tamizamos la harina, levadura y bicarbonato.
  5. Ponemos juntos el queso con el azúcar y la mantequilla y batimos hasta que tengamos una mezcla homogénea y cremosita. 
  6. Vamos incorporando los huevos uno a uno, la ralladura y el zumo de naranja.
  7. Añadimos la harina tamizada y mezclamos.
  8. Al final incorporamos los higos, bien escurridos. Mezclamos.
  9. Solo queda verter en los moldes sin llegar a llenar las cápsulas de papel.
  10. Horneamos a 220º durante 5 minutos. Luego bajamos la temperatura a 180º y horneamos unos 15 minutos más.
  11. Sacamos del horno y dejamos enfriar, mejor sobre una rejilla.
  12. Una vez fríos podemos conservar en una lata durante un par de días.

Magdalenas con queso crema e higos.

Receta adaptada de Broma Bakery

Queque de avena y plátanos sin azúcar.

Bizcocho con plátanos y avena, sin azúcar ni harina
Sin azúcar, sin harina, sin leche.....no es un bizcocho, pero tampoco es un pan como para llamarle Banana Bread. Es como un pastelito húmedo super "sanito" que te mata el ansia de comer dulce, pero sin meterle azúcar al cuerpo. Bueno, miento, lleva azúcar pero de la buena, solo la que contiene la fruta. 
Los plátanos bien maduros y unos dátiles tiernos y jugosos dan el suficiente dulzor para convertirlo en un bocado  ideal para llevar al trabajo y comer a la hora del desayuno. 
No voy a decirles que es la cosa mas rica del mundo, porque para las que estamos acostumbrada al azúcar no nos lo parece, pero esta rico.  Lo siento pero yo soy de las que todavía quedan por ahí consumiendo azúcar blanco en los postres y no he conseguido ningún otro producto que logre igualarla en cuanto a sabor. El azúcar moreno también logra unos postres deliciosos, pero cambia el color de muchas de las recetas. Pero te calma las ganas de comer dulce, no empalaga y sobre todo no sientes remordimientos después de haberte comido todos los trozos que te apetezca.
El truco está en usar buenos ingredientes y en su punto de maduro. Los plátanos bien maduros y los dátiles procura comprarlos de los gordos y jugosos, no te vayas a los secos y pequeños porque se va a resentir el sabor de tu pastelito. 
Y no hay mas trucos, tampoco hay harina, que la sustituimos por copos de avena, que da lo mismo del grosor que sean porque al meterlo en la batidora con el resto de ingredientes se triturarán hasta el tamaño que necesitamos. 
A esta receta básica, puedes añadir a tu gusto unas nueces, o almendras, cacao, coco, gengibre o lo que mas te guste. Yo la hice tal cual te la pongo.
La diferencia entre  obtener un bizcochito esponjoso y otro mas denso y húmedo está en batir o no batir los huevos aparte. Hice las dos versiones, una primera donde batí hasta blanquear los huevos para luego añadir el resto de ingredientes y es la de la foto de portada, cuidadosamente docorado con coco, piñones y flores comestibles y otra metiendo todos los ingredientes juntos en una batido a maxima potencia y decorando solo con nueces y confieso que me gustó mas la segunda versión sin tanto aire. Pero eso es cuestión de gustos. Te dejo fotos de ambos intentos.
¡Manos a la obra!
Bizcocho sin leche, ni harina, ni azúcar, solo avena plátanos y dátiles. Flores comestibles
INGREDIENTES
  • 4 huevos
  • 1 taza de avena
  • 1 o 2 plátanos dependiendo de lo grandes que sean. Yo usé dos de tamaño mediano, pero bien maduros.
  • 4 dátiles de los gordos y jugosos, puedes poner uno más si te gusta un poco mas dulce.
  • 1 cucharadita de canela o más según tu gusto.
  • Y lo que quieras usar para decorar. Yo utilicé coco, plátanos, piñones y flores comestibles, pensamientos.
PREPARACIÓN
  1. Encender el horno a 180º, calor arriva y abaco.
  2. Preparar el molde. A mi me gusta poner un poco de papel vegetal en el fondo, así me aseguro que no se pegue y me da menos trabajo limpiar aceite o mantequilla del molde, pero es solo una recomendación.
  3. Y ahora solo tienes que meter todos los ingredientes juntos en la batidora. 
  4. Batir bien fuerte hasta que estén todos los ingredientes integrados.
  5. Verter en el molde y al horno
  6. Unos 25 minutos, pero yo nunca jamas, abro un horno hasta que no huela de maravilla la cocina, eso suele indicarme que mi receta está preparada para pincharla y comprobar que ya está cocido.
  7. Si ves que sale manchado el pincho, déjalo unos minutos mas. 
  8. Deja unos minutos en el molde antes de sacarlo para evitar que se te rompa.
  9. Decóralo como mas te guste, pero insisto en que una bonita decoración hace tus platos mas apetitosos.
  10. Este lo decoré con rodajas de plátano, unos piñones y flores comestibles, concretamente unos pensamientos. Pero al día siguiente hice otro para llevar al trabajo y solo le puse unas nueces por encima
Con todos los ingredientes juntos en la batidora tendrás un perfecto desayuno para llevar  el trabajo.

Bizcocho salado con mostaza y romero.

Bizcocho salado con romero y mostaza a la antigua
 Confieso lo contradictorio que me resulta una receta con aspecto y molde de dulce pero sabor salado. No logro acostumbrarme sin embargo para los franceses es algo de lo más habitual. Un cake salé como ellos le llaman  a este bizcocho con ingredientes salados, es lo mas normal para un picoteo, un picnic o una cena fría con una ensalada de hojas verdes, un vinito blanco o una cervecita.
En esta ocasión me atreví con uno un estilo algo mas alemán, lo digo por las salchichas, el bacón, la cervecita y como no, las tres cucharadas de mostaza.

INGREDIENTES como para 8-10  rebanadas
  • 180g de harina
  • 1 bolsa de levadura
  • 3 huevos
  • 150 gr. de queso rayado
  • 100 gr.  de aceite de oliva
  • 100 gr. de leche
  • 100 gr. de bacón en tiras
  • 200 de salchichas del tipo que mas te guste. Yo usé la blanca tipo Bratwurst, 
  • 3 cucharaditas de mostaza a la antigua Maille
  • unas hojas de romero, tantas como a ti te gusten (Opcional)
PREPARACIÓN
  1. Dorar en una sartén el bacon y las salchichas cortadas en tiritas o taquitos pequeños. 
  2. Mezclar en una vasija la levadura con la harina.
  3. Aparte los huevos con la leche, el aceite y la mostaza y verter la preparación poco a poco sobre la harina, removiendo para evitar la aparición de grumos.
  4. Cuando la preparación esté homogénea, incorporar el queso rayado, el bacon, las salchcihas y si te gusta las hojitas de romero picadas pequeñitas y verter la preparación en un molde para bizcochos.
  5. Hornear en un horno precalentado 180ºC durante 45 minutos. 
  6. Comprobar la cocción al final pinchando el queque con un cuchillo que debe salir limpio.
  7. Dejar enfriar  del todo antes de comer.
Bizcocho salado con romero y mostaza Maille a la antigua