Otros Post

Tarta de queso y maracuyá. Flor de Tagete


Decorando postres con flores comestibles. Tagetes

Una tarta de las sencillitas y sin horno, para estos días de calor del final del verano.  Lo aviso, no sabe para nada a leche condensada. A mi no me gusta y por eso tenía miedo a utilizarla, pero de verdad que no vas a encontrar ni un resquicio de ese intenso sabor. 
En esta ocasión las flores son exclusivamente decorativas. Unos tagetes o topetes. 

INGREDIENTES 

Para la base:
  • 250 g de galletas oreo
  • 100 g de mantequilla

Para el relleno:
  • 450 g de queso mascarpone
  • 500 g de nata montada
  • 250 g de pulpa de maracuyá sin semillas
  • 400 g de leche condensada
  • 15 g de gelatina sin sabor equivale 9 hojas

Para la cobertura:
  • 100 g de pulpa de maracuya con semillas
  • 50 g de azúcar
  • 1 Cucharada maicena 

INSTRUCCIONES
  1. Machacamos las galletas oreo y mezclamos con la mantequilla derretida.
  2. Colocar en la base  de un molde desmontable o un aro de 20 cm. si la quieres tan alta como la que yo hice, pero puedes llegar a 23 y te quedará igual de estupenda. 
  3. En un cacharrito batir el queso crema a temperatura ambiente con la leche condensada. Apartar unas cucharadas de pulpa para mezclar luego con la gelatina, y verter el resto de pulpa.
  4. Montar la nata e integrar a la preparación con espátula en sentidos envolventes para mantener el aire que hemos incluido a la nata.
  5. Poner a hidratar la gelatina y fundida en el microondas  en un poco de pulpa que hemos apartado antes. 
  6. Llevar al congelador mientras.
  7. Hervir la pulpa con semillas con el azúcar y la cucharada de maizena por un minuto, verás que se vuelve casi transparente
  8. Enfriar.
  9. Verterlo sobre la tarta y a la nevera.
  10. Decorar. En este caso utilicé unas frutas de physalis y unas flores de topetes o tageres.



Petit fours Dobos. Con flores de romero

Petit four con romero
Pués ya vamos por el segundo reto  #dale1vueltaa,  que como comenté en la receta del primero, hemos creado un grupo de bloggers de cocina de Gran Canaria.  La cuestión está en hacer una versión de un postre propuesto por uno de los integrantes del grupo, cumpliendo con los requisitos que imponga y que pueden variar según el anfitrión que rota mensualmente.
Publicaremos las recetas el día 15 de cada mes, en nuestros blogs y en redes sociales con el hashtag #dale1vueltaa. 
En esta ocasión le tocó proponer reto y poner condiciones a Irmina, de El zurrón de los postres y su propuesta era una de las tartas más clásica de Hungría, concretamente del siglo XIX una tarta Dobos. En principio es una tarta muy sencilla, no olvidemos que hace más de 100 años las técnicas de repostería y los utensilios nada tenían que ver con lo de ahora, así que casi todos los dulces clásicos no suelen tener demasiada complicación, a menos que con esa misma receta te empeñes en  darle "una vuelta".
Los requisitos que puso Irmina fueron que llevase al menos 5 capas de bizcocho,  una crema de chocolate entre ellas y de adorno caramelo.  Y con esos 3 requerimientos han salido todos estos postres diferentes. 

En el reto han participado:
Déborah de Mi toque en la cocina con Mini dobos de chocolate.
Teresa, de La cocina de Tesa  y una Copa Dobos
Esther, de Repostería con emoción  con una Dobos Ball
Irmina, de El zurrón de los postres  con Pastel Dobos.
Cristina, de Edana cuenta con su pastelitos Dobos
Iván, de Panes con garra y una piruleta Dobos
Y yo, con estos pequeñísimos pastelitos Dobos.

Pues a lo que vamos, a la receta, cumpliendo los requisitos de Irmina  se me ocurrió hacer unos  dulces mini, que he llamado  petit four  Dobos.
El caramelo en este caso es el baño que los recubre. Y el interior según lo previsto 5 capas de un finísimo bizcocho que confieso se me partían al manejarlos, porque me empeñe en que midieran  4x4 cm. que es como realmente son los auténticos petit four, unas miniaturas que se cojen con los dedos y como mucho de dos bocados. 

Y para ajustarlo al estilo de este blog donde todo llevan flores o hierbas, al bizcocho le incorporé romero, que cuadra estupendamente con el chocolate. Los bizcochitos  no necesitaron almíbar, eran suficientemente jugosos con la almendra y con el abundante baño de caramelo, como para resultar muy agradables y suaves en la boca. Pero aún así probé a pincelar algunos con un licor de almendras que intensifican el sabor.
Flor comestible en postre

INGREDIENTES BIZCOCHO

125 g azúcar
125 g almendra molida
3 huevos enteros
20 g harina
20 g mantequilla derretida
2 claras (además de los 3 huevos enteros)
½ cucharadita de hojas de romero finamente picadas (opcional)
unas pinceladas con Amaretto (opcional)

INGREDIENTES GANACHE DE CHOCOLATE

100 gr de nata 35 % de materia grasa
125 de chocolate  mínimo 55 % cacao
20 gr de mantequilla en pomada

INGREDIENTES PARA EL GLASEADO DE CARAMELO

Para el glaseado de caramelo
175 g azúcar
175 g agua
150 g nata
12 g de maizena
4 hojas de gelatina

Petit four de chocolate y caramelo con romero

PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO
  1. Encendemos el horno, calor arriba y abajo a 180ª
  2. Preparamos la bandeja convencional del horno poniendo  en el fondo un papel vegetal.
  3. Batimos las  dos claras a punto de nieve  con la  mitad de azúcar  y apartamos.
  4. En  otro cacharrito colocamos los huevos enteros, la almendra molida y la  otra mitad del azúcar y batimos hasta obtener una mezcla espumosa y que doble su volumen. 
  5. Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos.
  6. Incorporamos las clara batidas que teníamos reservadas.
  7. Añadimos por último la harina de maíz tamizando con  un colador.
  8. Repartimos la masa sobre la bandeja.
  9. Hornear unos 10-12 minutos  hasta que pinchemos y veamos que está bien cocida
  10. Sacamos del horno, volcamos sobre la encimera y con cuidado retiramos el papel. 
  11. Dejamos enfriar. 
PREPARACIÓN DEL RELLENO. GANACHE DE CHOCOLATE
  1. En un recipiente colocamos la nata y calentamos.
  2. Cuando empiece a hervir retiramos del fuego, incorporamos el chocolate y con una espátula integramos. 
  3. Incorporamos la mantequilla, terminamos de mezclar y tapamos con un film de plástico.
  4. Reservamos fuera de la nevera.
PREPARACIÓN DEL GLASEADO DE CARAMELO
  1. Ponemos la gelatina en agua fría para que se ablande. 
  2. Ponemos al fuego en una sartén o caldero pequeño el azúcar.
  3. Intentaremos no tocar mientras se funde el azúcar pero si lo hacemos que no sea con metal sino,  con una cuchara de madera hasta que se derrita y tome un color de caramelo tostado.
  4. Con el fuego bajo añadimos el agua, removiendo rápidamente.
  5. Ahora  la nata líquida y removemos bien.
  6. Disolvemos la maicena en 2 cucharadas de agua y se lo añadimos removiendo y  dejando  hervir hasta que espese.
  7. Por último añadimos la gelatina bien escurrida mientras removemos.
  8. Dejamos enfriar y no lo utilizamos hasta que esté totalmente frío a unos 25 grados. Si lo usas antes escurrirá y no cubrirá el pastelito y si lo usas mucho más frío no resbalará y se quedará todo en la parte alta.
Ahora solo queda montar, entendiendo la ganache de chocolate sobre el bizcocho y así tantas capas como tu quieras. Yo quise hacer pastelitos de 4X4 cm. Así que montar las capas untadas en el ganache de chocolate y cortar para luego colocar sobre un rejilla donde le verteremos  el glaseado.
Si te da miedo  a que se desmorone puedes congelarlo unas horas y una vez duro se corta mucho mejor.
Y ahora solo queda darle un toque con la decoración que en este caso han sido unas preciosas mini flores del romero.
Flores de romero para decorar postre.


Tamarillos o tomates de árbol al vino tinto


 ¡Confieso que no conocía esta fruta hasta hace unos días! Me apareció mi hija  privada con esta fruta que le habían regalado unos amigos de la isla  vecina de Tenerife, diciendo que se llaman tamarillos o tomate de árbol. Sabe de mi afición a probar todo lo nuevo y distinto, así que vino cargando con unos 20 frutos para que los probase y disfrutase buscandoles alguna alternativa culinaria.
Después de ponerme las pilas buscando información y destrozando el primer ejemplar,  me entero que es de lo más habitual en Colombia y que tiene multitud de propiedades entre ellas reduce el colesterol.
La decoración tenía que ser algo sencilla ya que de por sí llama la atención por su forma, así que nada mas sencillo que unos pétalos de geranios. 



INGREDIENTES
  • tamarillos tantos como quieras preparar
  • 1 taza de vino tinto aproximadamente, debe casi cubrir la fruta
  • 1/2 taza de azúcar morena o blanca si no tienes morena
  • 1 anís estrellado
  • 1 rama de canela
  • piel de naranja
  • mascarpone o nata montada

ELABORACIÓN
  1. Ponemos  a hervir agua y una vez esté hirviendo  sumergimos  los tamarillos durante 3 minutos,  los sacamos y  quitamos la piel con cuidado dejando intactos los rabitos
  2. Ahora ponemos a hervir  los tamarillos con el vino tinto y el azúcar en una cacerola, el anís estrellado,  la canela y la piel de naranja.
  3. Los ponemos  pero hirviendo flojito durante 15 o 20  minutos.
  4. Saque la fruta y apartamos.
  5. Llevamos el almíbar  restante a ebullición y cocinamos a fuego lento hasta que esté espeso. 
  6. Sirve los tamarillos en un buen baño del propio almíbar con una cucharada de mascarpone,  simplemente nata montada o helado de vainilla. En esta ocasión decoramos con unos pétalos de geranios. 

Flor de clavel chino

Flores para decorar los platos. Clavel chino

De todos los colores, con pétalos de colores rosas, rojos y blancos y  con forma dentada.

¿A qué sabe?.... pues es algo dulce o quizás alimonado, hace salivar según dicen los enterados en la materia y que yo no llego a percibir. Mientras, otros dicen que según la especie, tiene un sabor especiado que recuerda al clavo y a la pimienta. 

Maridan por lo visto de maravilla con aguacate, ajo, cacahuete, cerdo, coco, comino, cordero, guindilla, lima, limón, mango, marisco, menta, naranja, patata, perejil, pescado blanco, piña tropical, pollo, queso de cabra, sandía, semilla de cilantro, tomate.

Y perfecto para usar como decoración de platos, ensaladas. También puedes probar en mantequillas o en recetas dulces  incrustadas en  galletas de mantequilla. 

Recuerda que se utilizan sólo los pétalos y siempre eliminando todo lo verde. Y lavandola bien, no olvidemos que las flores que debemos usar deben venir de fincas o jardines libre de pesticidas e insecticidas, por lo tanto es fácil que te encuentres algún pequeño insecto entre sus pétalos.

No olvides plantarla a pleno sol o al menos en un lugar con mucha luz  y verás como se multiplica fácilmente por semillas durante la primavera.  No olvides  quitar las flores ya marchitas  así nos aseguramos  una floración casi continua,  además que ayuda a dar vitalidad a la planta en general.

Nutricionalmente nos informan en las publicaciones expertas en la materia, que de la flor del clavel hay que destacar su alto contenido en proteínas, almidones, aminoácidos, vitaminas A, B, C, E y minerales.
Flores comestibles

Flor boca de dragón o Antirrhinum.



boca de dragón flor comestible

El nombre oficial de esta flor comestible es  Antirrhinum, pero  en Canarias la mayoría la conocemos por conejito, aunque el nombre más popular en otros lugares es boca de dragón,  por la forma tan peculiar que tiene. Si aprietas entre tus dedos por la parte de atrás se abre como  una boca de un pequeño animal. 

Esta flor las hay en una grandísima variedad  de colores: rosa, granate o morado, blanco, amarillo, naranja o incluso matizadas como en la foto. 

Su forma es curiosa y la disposición de sus pétalos la hacen  hueca y acampanada,  haciendo que las puedes rellenar con cremas de distintos sabores y preparar divertidos aperitivos como en esta receta o simplemente utilizarla para decorar tus platos sorprendiendo a tus invitados.

Su sabor es un poco ácido tirando quizás a amargoso, pero no le quita sabor al ingrediente principal de tus platos, donde será el complemento perfecto por el colorido. Su intensidad  será distinta  según la especie que sea, de suave a muy fuerte. Resulta una flor perfecta para carnes, pescados, guisos, ensaladas e incluso postres. 

Para consumir no olvides eliminar la parte verde trasera que al tirar de él te llevarás los estambres que pueden amargar, conservando únicamente los pétalos que no se deforman en absoluto con la maniobra.

Decorar tus platos con flores comestibles

A mi me gusta ponerlas unos minutos de remojo en agua antes de usar, porque no olvidemos que todas deben venir de cultivos bio, de manera que no hay insecticidas y es posible que dentro se esconda alguna diminuta hormiga que no es agradable encontrarse más tarde. Así que la mejor en agua y luego dejar escurrir en un papel de cocina.

Decorar  los platos con flores



Es una planta que crece sin dificultad en cualquier tipo de suelo, pero a pleno sol incluso en tierras con poco sustrato, en parterres o macetas. En cuanto al riego, necesitan un riego moderado, más frecuente en los meses de verano o cuando las temperaturas son más altas.

Dicen los entendidos en la materia que entre sus cualidades medicinales destacan las siguientes: emoliente, astringente, diurético, tónico hepático, anti inflamatorio. También se utiliza para tratar afecciones como hemorroides, colitis, úlceras en la boca o piel agrietada.  Poniendo  a cocer la flor en 1 litro de agua, dejamos reposar 3 minutos para y cuando esté fría  enfriado hacer gárgaras.

Te dejo alguna receta con los conejitos:
Aperitivos o canapés 

Flores de colores comestibles.


Aperitivos o canapés con flores comestibles.

Canapés con queso philadelphia y flores

Esta mañana nos fuimos a dar un paseo a la finca zanahoria de Paco y Rosy. Además de gusto de pasear entre las flores y las verduras charlando con ellos, me traje un precioso ramo de flores y un puñado de flores comestibles, en esta ocasión unos Antirrhinum, más conocidos como Conejitos o Boca de Dragón. 

Solamente pensaba fotografiarlos para explicar un poco de qué flores se trataba, pero mientras las lavaba solo podía pensar en cómo utilizarlas y sobre la marcha decidí preparar con ellas unos aperitivos.

Canapés con queso y flores
Primero no olvides lavarlos y quitar la parte verde trasera, sépalos, que al tirar de ella verás que arrastra y saca los estambres. 

A mi me gusta dejarlos un ratito en agua, porque no olvidemos que deben provenir de fincas donde no hayan sido tratados con ningún tipo de productos químicos por lo tanto es posible que al dejarlass en agua salga algún pequeño insecto escondido entre sus pétalos, quizás alguna diminuta hormiga. 

Unas las rellenas de queso philadelphia y berberechos de lata, otro con hummus y semillas, otras con queso y hierbas solamente y las otras las coloqué sobre una galleta craker integral donde había puesto queso camembert y en otra unos pimientos confitados.

¿Que si tenía invitados? en absoluto solo por el placer de probar que tal y comer los canapés más bonitos del mundo.
Aperitivos decorados con flores comestibles

For de la Margarita

Decorar platos con flores comestibles
Las hay en muchos colores yo he tenido plantadas blancas, rosa y  amarillas. Es la flor perfecta para adornar los platos por lo bonita que queda,  pero su sabor no tiene nada que destacar.

A mi personalmente me parece que tiene un sabor suave que la hace perfecta para ensaladas, aunque  hay quien opina que tiene un regusto ligeramente amargo. Realmente se usa más por su belleza como adorno que por su sabor.

Siempre eliminaremos el botón central y comemos solo los pétalos de color blanco que destacan maravillosamente sobre dulces de colores rojos o chocolate.

En el jardín da gusto cultivarla ya que te regalará cientos de flores con una sola planta. No es muy exigente en cuanto al suelo, pero si con el sol.  Y tendrás cientos de ellas siempre que la tengas a expuesta al sol y que la temperatura de tu zona no baje de los 15º.

Como nota curiosa dicen que el Rey Enrique VIII comía pétalos de margarita para aliviar el dolor y fueron usadas como remedio para tratar la locura.

Margarita flor comestible

Tarta de queso y Nutella. Flor de begonia



Aqui les dejo la tarta de queso y chocolate más rica del mundo y especial para personas que no les gusta cocinar. Fácil de hacer, sin ninguna ciencia, con  ingredientes sencillos que encuentras en cualquier supermercado y encima de un sabor delicioso. Te la recomiendo si necesitas una tarta rápida y para quedar estupendamente.
Ni siquiera necesitas complicarte con la decoración, solamente con unos buenos chorretones de nutella queda suficientemente decorada.
En este caso he puesto begonias como flor para decorar que es de las pocas que está sobreviviendo a este verano tan extremadamente caluroso. Aquí te dejo enlace para que conozcas mejor esta flor. 


Ingredientes para molde de 20/22 cm.
Base de galletas
300 g galletas  tipo digestive
150 g de mantequilla  fundida derretida

Relleno de tarta
500 g de queso crema tipo philadelphia, puede ser light
300 g de Nutella
100 g de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla
300 g de nata montada
2 hojas de gelatina (es opcional para garantizarte desplazamientos o días de mucho calor)

Decoración
Nutella
Avellanas picadas
Flores begonias

Elaboración
  1. Triturar  las galletas  y mezclarlas con la mantequilla derretida.  Reservar en la nevera.
  2. Con una batidora mezclar el queso crema, la vainilla, el azúcar glas y la nutella hasta que quede  una crema suave.
  3. Montar  bien la nata e incorporar, removiendo hasta que esté totalmente homogénea. 
  4. Si quieres incorporar la gelatina porque son días de mucho calor y te quieres garantizar la consistencia, debes poner las dos hojas de gelatina en agua fría unos minutos y cuando ya esté hidratada disolver en una cucharada de nata que habrás entibiado en el microondas, e incorporar en este momento. Este paso es opcional. 
  5. Verter sobre la galleta y a la nevera mejor toda la noche. 
  6. Yo he decorado con Nutella que puse en una manga pastelera, unas avellanas picadas y flores de begonias.
Fuente:https://www.janespatisserie.com/2015/08/12/ferrero-rocher-and-nutella-no-bake-cheesecake/

Petit four de caramelo. Flores de romero y albahaca.


Dulce con bizcocho de almendra y caramelo.

Tengo que confesar que es mucho más difícil hacer pequeños dulces que una gran tarta maravillosa para un montón de comensales. Se notan mucho más los fallos, necesitas mucha paciencia (y yo de eso poca, poca) y mucha más precisión en los cortes, las capas y todo el proceso en general. 
Pero el resultado reconozco que es de lo más bonito y queda preciosa en una mesa de merienda por ejemplo. O en una caja bonita para llevar a casa de una amiga. 
Puedes hacerlos del tamaño que tu quieras, pero yo quería que se parecieran lo más posible a los originales,  a esos pequeñitos pasteles franceses  tan bonitos y delicados, decorados con tanto esmero  que  veía cuando era niña en los libros de cocina de los grandes chef o revistas que compraba mi madre. 
Más tarde los admiré en alguna pastelería de París pero ya entraban con fuerza los macarons como dulces de un solo bocado,  y se veían poco en los escaparates. La repostería también tiene modas como todo.
¡A lo que vamos! un bizcochito fino y húmedo de almendra, un caramelo delicioso y un glaseado que para ser los primeros confieso que no quedaron perfectos ni mucho menos. Según los expertos no deben medir más de 4x4 cm, así que en este caso con tres capas de bizcocho mas la crema me quedé justa.
Pero ni hay que ser tan exigente con el tamaño, pero tampoco te pases que entonces serán otra cosa. Ahora toca decorarlos bonito que es la principal característica de los petit four, que en esta ocasión decoré con flores de romero,  las azules y otras blancas que son de albahaca. Si no tienes flores, prueba con perlitas o simplemente un dibujito con el glaseado de otro color. 
Bizcocho de almendra y caramelo

BIZCOCHO GIOCONDA

125 g azúcar  (mejor glas pero no indispensable)
125 g almendra molida
3 huevos enteros
20 g harina
20 g mantequilla derretida
2 claras

Encendemos el horno, calor arriba y abajo a 180ª
Preparamos la bandeja convencional del horno poniendo  en el fondo un papel vegetal.
Batimos las  dos claras a punto de nieve  con la  mitad de azúcar glas y apartamos.
En  otro cacharrito colocamos los huevos enteros, la almendra molida y la  otra mitad del azúcar y batimos hasta obtener una mezcla espumosa y que doble su volumen. Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos.
Incorporamos las clara batidas que teníamos reservadas.
Añadimos por último la harina tamizando con  un colador fino.
Repartimos la masa sobre el papel, extendiéndola con una espátula.
Hornear unos 10-12 minutos  hasta que pinchemos y veamos que está bien cocida
Sacamos del horno, volcamos sobre la encimera y con cuidado retiramos el papel. 
Dejamos enfriar. 


CREMA DE CARAMELO  (esta dosis me dió para una plancha del horno)
170 g. Azúcar
1 cucharada de agua
300 g de nata
2,5 cucharadas de harina
85 de mantequilla.

Empezamos a preparar la crema. 
Caramelizar el azúcar en una cacerola con agua. Agregue gradualmente la harina, cuchara a cuchara, revolviendo constantemente.
Incorporar la nata poco a poco y mezclar vigorosamente.
Después de que la nata haya espesado, retirar la nata del fuego, agregar la mantequilla  y mezclar hasta que la crema se vuelva homogénea.

GLASEADOS

1.- Chocolate blanco fundido.
2.- Chocolate negro al que añadiremos un poco de mantequill y fundimos al microondas o al fuego con mucho cuidado porque se quema con facilidad.
3.- Azúcar glas con licor amaretto hasta obtener una crema como mayonesa. No te pases con el licor porque si no se te quedará transparente el glaseado.


MONTAJE
Simplemente untar la plancha con la crema de caramelo, cortar en tres tiras que colocas una sobre otra y luego con una regla terminas de cortar en cuadraditos. 
Extender el caramelo y cortar en tiras que sobrepones. Estás son  demasiado altas, eliminé dejando solo 3 capas.
Bizcocho de almendra y  crema de caramelo


Tartaleta de Tiramisú. Flor de crisantemo.


mascarpone, café.
¿Es un tiramisú? pues no. Pero tiene todos los ingredientes obligados del tiramisú que es la palabra clave que puse para el reto de #Dale1vueltaa. 

Un grupo de blogueras de Gran Canaria, decidimos retarnos entre nosotras, poniendo una sola palabra como inspiración  y algunos ingredientes concretos, para a  partir de ahí  hay hacer una receta tan diferente como se pueda del original, en eso consiste, en darle la vuelta y crear algo novedoso, tanto como puedas. Y en pasar un buen rato, porque el tiempo que nos damos para hacerlo es un sin parar de mensajes comentarios que nos hace pasar por divertidos momentos. 

En esta ocasión yo soy la anfitriona y los ingredientes que completan el reto con la palabra TIRAMISÚ son; bizcochitos, mascarpone y café. Pero  el 15 de cada mes será un nuevo reto.

Aceptaron  y participan por riguroso orden para los próximos retos;
Irmina del zurrón de los postres con unos polos muy diferentes.
Esther desde Repostería con emoción y un clásico tiramisú.
Tere de La cocina de Tesa, con un cremoso helado.
Cristina de Edana cuenta, con unas originales trufas.
Debora de Mi toque en la cocina, y una deliciosa y suculenta copa.
Ivan Panes con garra nada menos que unos gofres con helado.
¡Les invito a que visiten sus blog, no tienen desperdicio, muchas de ellas  cocinan y publican recetas saladas también!

Así que después de darle mil vueltas...aquí tenemos unas tartaletas hechas con los bizcochos clásicos del tiramisú, esos que unos llaman savoiardi o soletilla,  molidos y mezclados con mantequilla para luego hornearlos y convertirlos en crujientes tartaletas. Dentro una crema hecha con mascarpone y nata montada y  café instantáneo, para terminar espolvoreando una fina capa de chocolate en polvo.

Y el toque personal de esta página, decorado con unos pétalos de crisantemo que aunque en nuestra cocina es casi un extraño, es bastante utilizado tradicionalmente sobre todo en Asia y especialmente en la gastronomía china y japonesa, donde forma parte de diversos platos, como por ejemplo el conocido Chop- Suey, habitual en los menús de restaurantes chinos. Las flores del crisantemo se utilizan además para hacer té e infusiones.

Les transcribo literalmente la información del programa que emitió TVE sobre esta planta. El Crisantemo, “Garland” es el nombre comercial de la variedad comestible más conocida (Chrysanthemum Coronarium). Es una planta con abundantes tallos y hojas que puede llegar al metro el altura. Sus flores son parecidas a las margaritas y suelen ser amarillas, aunque también se encuentran de tonos anaranjados e incluso blancas. De esta planta se pueden consumir sus flores, tallos y hojas.
Al ser muy perecedero es conveniente cocinarlo cuanto antes, aunque podremos mantenerlo en condiciones aceptables dentro de una bolsa en el frigorífico entre dos y cinco días como máximo si hemos cosechado tallos sueltos o un poco más si se trata de la planta entera.

Los tallos y hojas tienen un sabor intenso y ligeramente amargo, con un leve toque que puede recordar a la menta. El sabor se vuelve más amarga cuanto más desarrollada esté la planta. Las flores tienen un gusto también ligeramente amargo pero diferente y muy delicado, además de ser muy decorativas para nuestros platos. Tallos, hojas y flores pueden ser consumidos en crudo como parte de ensaladas o cocinados en varios formatos: verdura escaldada o rehogada (siempre con poco tiempo de cocción para aprovechar su sabor y nutrientes al máximo), en tortillas o revueltos y también como parte de diversos estofados o como guarnición.

El crisantemo no sólo nos ofrece la oportunidad de descubrir nuevos placeres para el paladar, también es una verdura nutritiva y sana. Aporta vitaminas del grupo A, B, C y K, así como diversos minerales (potasio, calcio y sodio). Por otro lado es muy rico en antioxidantes, fibra y bajo en calorías y grasas (o sea, que no engorda) y ofrece numerosas propiedades medicinales y beneficios para la salud.
Tiramisú.

Ingredientes para 6 tartaletas

350 g de bizcochos de soletilla, savoiardi, lady finger los hay de muchas marcas y denominaciones.
100 g de mantequilla
250 g de queso mascarpone
200 g de nata para montar 35%
1 cucharadita de nescafé en polvo
1 hoja de gelatina (opcional, se la pongo para darle consistencia y queden los moñitos con forma)
cacao en polvo sin azúcar.

Empezamos moliendo los bizcochos junto con la mantequilla en una picadora o thermomix.
Encendemos el horno a 180º.
Entendemos en las tartaletas individuales o una alargada si lo prefieres. Cubriendo bien el fondo y los laterales. Horneamos durante unos 12 minutos aproximadamente. Vigila porque solo tienen que coger un poco de color.
Mientras, de la nata cogemos una cucharada y reservamos para más tarde. Montamos el resto de la nata y mezclamos con el queso mascarpone.
La mitad de esa mezcla la apartamos porque vamos a añadir una hoja de gelatina que previamente habremos ablandado en agua fría y luego disuelto en la cucharada de nata tibia que hemos apartado al principio. Solo tenemos que calentar 2 segundos al microondas, para que se disuelva.
A esa nata caliente le incorporamos la cucharadita de café y removemos bien hasta disolver.
Incorporamos a la mitad de la mezcla que teníamos de queso y nata.
Y ahora solo hay que colocar en la tartaleta las dos mezclas como más nos guste. Yo utilicé una manga pastelera y fui haciendo montañitas intercalando la de mascarpone y nata, con la de café.
Y para finalizar espolvoreamos con cacao en polvo y decoramos con los pétalos de crisantemo.

¿Que para que es la gelatina? para que se nos mantenga un poquito más firme la crema de café y no humedezca tanto las tartaletas manteniéndola mas tiempo crujientes.
Tiramisú.

Rediseñando el jardín. Piensa bien antes de montar tu jardín con flores comestibles.


Frutales y flores comestibles
A los frutales les plantamos flores en la base. Eso atraerá abejas para la polinización 
Después de más de cuatro años cuidando un precioso huerto de verduras y flores comestibles, he aprendido un montón de cosas que me han llevado a tener que darle una vuelta de tuerca y cambiar casi radicalmente.
Claveles chinos  para dar un toque a tus ensaladas, a tus postres, a tus platos especiales, o a tus gin tonics. 

Me he dado cuenta de todas estas cosas:
  1. Con muy poco espacio podemos tener una estupenda colección de plantas de flores comestibles suficientes para decorar todos nuestros platos y además darle a las amigas que necesiten. Y yo, sin darme cuenta, tenía una producción suficiente para suministrar a todos los restaurantes de la zona y mucho más (en más de una ocasión regalé flores a una cafetería cercana a la oficina). Pero  como no me dedico a esto pues mejor recortar el espacio. 
  2. En un huerto ecológico comen mucho más los animalitos que los humanos. Entre gusanos, caracoles, mirlos, lagartos, todo tipo de pájaros y demás animales no identificados, lo que nos quedaba a los humanos era realmente poco. Así que ¿Y si cambiamos a frutales en lugar de verduras? Al menos está más alto y evitamos a la mayoría de visitantes.
  3. Si quería evitar que todos esos animales campasen a sus anchas poniéndose morados a comer, tenía que mantenerlos a raya, por ejemplo, con un perro. Pero ojo, con que perros, porque los mios aprendieron a desenterrar y comerse las remolachas y las zanahorias. Si dejaba que ellos entrasen en el huerto a ahuyentar a los visitantes me quedaba de nuevo sin la mitad de las cosas. Además del destrozo cuando intentaban correr detrás de un lagarto sin respetar ni una sola planta que se les pusiese por delante.
  4. El precio del agua en Canarias es tan cara que por fuerza tenía que tener un jardín mucho más sostenible. He optado por poner picón que mantiene la humedad y, de paso, evita el crecimiento de malas hierbas. Y lo más importante, cambiando las hortalizas y verduras por unos pocos frutales, pero sin renunciar a mis flores comestibles.
  5. Tengo una disponibilidad  horaria y una fortaleza física limitada. Me di cuenta que las horas que lleva un huerto del tamaño que teníamos (unos 200m2) requería más tiempo y más esfuerzo físico del que estaba dispuesta a dedicar. Así que de nuevo reflexión para recortar en ambos requerimientos, lo que me llevaba inexcusablemente a los frutales. 
  6. Nuestro clima Canario, no es tan maravilloso para la agricultura como muchos piensan. Hemos tenido, en los últimos años, tantos episodios de calima con altas temperaturas, que cuando llegaba del trabajo se me caía el alma a los pies viendo como había chamuscado todas las flores que comenzaban a brotar esta primavera.  ¡Otra vez pensando en los frutales!
Así que después de pensarlo mucho y de meses con la tierra totalmente abandonada hoy mi hija me hizo un regalo y se ha puesto las pilas, haciendo de capataz para la nueva ubicación de nuestras flores comestibles.

Picón
¿Por dónde empezar? separando el picón de la tierra. Si no usas picón será grava o cortezas de árbol o simplemente nada.

Bajo cada árbol unas flores  comestibles diferentes.
Una vez colocados los  nuevos frutales que decidimos poner; granado, ciruelo, peral, caqui, nectarino, y melocotón hemos hecho alrededor de cada uno de ellos unos parterres circulares, donde plantamos flores comestibles.  Desde nuestra experiencia,  este espacio es más que suficiente. Estas flores atraen abejas e insectos para contribuir a la polinización y decorarán nuestros platos.

Crisantemo como flor comestible
Una vez preparada la tierra y puesta la pequeña valla solo queda plantar.
Frutales y flores
Recuerda medir el tiempo del que dispones y el esfuerzo físico que puedes hacer.
Como soy extremadamente impaciente y no podía esperar a hacer semilleros y verlas brotar, hemos optado por poner algunas plantas compradas en viveros y esparcir, entre ellas, semillas que tenemos de temporadas anteriores, de este modo el jardín está más o menos bonito mientras crecen nuestras flores sin pesticidas ni químicos de ninguna clase. 
Si plantamos y ponemos semillas a la vez, mientras crece tendremos el jardín bonito.
De momento  y dado que estamos en agosto y hace mucho calor hemos empezado con claveles chinos, tagetes, geranios, crisantemos, cosmos y margaritas, que junto a los rosales y las flores de las plantas aromáticas, como la lavanda, el romero, albahaca, menta o tomillo, son más que suficiente. Ya llegará  el otoño y la primavera donde  pondremos otra variedad. 

Tagetes, intenso aroma y gusto cítrico. Apreciada en la cocina árabe, usando sus pétalos en sopa, ensaladas  cuscús.

Crisantemo, habitual en los mezclum de flores comestibles. 

Tarta de manzanas y romero


Recetas de tartas de manzana hay miles y esta es una de ellas que la diferencia del resto reside en su antigüedad y en los sabores puros sin interferencias. Manzanas, mantequilla y poco más, por eso el secreto está en la calidad de los pocos ingredientes que lleva. Nada de vainilla ni especias, compra buenos ingredientes y tendrás un éxito garantizado.  La diferencia de otras su simpleza y el aroma de las hojas de romero.

INGREDIENTES (para un molde de 26).
  • 200 gr.  mantequilla
  • 4 huevos
  • 400 gr. harina
  • 300 gr. azúcar
  • 1 bolsita levadura royal
  • 4 manzanas verdes
  • 5 cucharadas  de leche (según demanda)
  • 2 cucharadas de mermelada de melocotón  (según demanda)
  • Unas hojitas de romero picadas
Para decorar (opcional)
  • Azúcar glas
  • 2 manzanas
  • 2 cucharadas de azúcar
  • unas hojitas  y flores de romero


ELABORACIÓN
  1. Pelar las manzanas y cortarlas en rodajas,  regar con limón, echar la mermelada y remover bien con las manos. Dejar reposar  durante al menos 1 hora, si es mas mejor. Verás como se ablandan las manzanas y adquieren una textura suave y casi cremosa.
  2. Preparar un molde desmontable, untandolo con mantequilla. En este caso utilicé uno de 23 cm.
  3. Separamos las claras de las yemas.
  4. Montamos primero las claras a punto de nieve y apartamos. No olvides que el bol donde vayas a montarlas debe estar bien limpio de grasa.
  5. Batimos la  mantequilla con el azúcar y las yemas de huevo. Cuando estén bien batidas añadimos  la harina y la levadura. Ahora toca verter la leche que aunque pongo 3 cucharadas realmente es un poco a ojo, hasta que se vuelva manejable.
  6. Y por último añadimos las claras montadas a punto de nieve sin remover demasiado solo envolviendo hasta integrar.
  7. Pon la mitad de la masa  luego  las manzanas y por último  termina con la otra masa y nivela.
  8. Hornee y cocine a 180 ° C durante 45 minutos o una hora.
  9. Cuando  esté totalmente fría decorar.
  10. En este caso opté por espolvorear con azúcar glas y poner en el centro unos daditos de manzanas hechas simplemente al fuego con un poquito de azúcar  unas hojitas de romero y dándoles unas vueltitas en una sartén hasta que se caramelicen.


Tarta de limón y merengue con salvia

Lemon Pie
Tengo un par de limoneros plantados desde hace más de 30 años y se carga de limones pero con la característica de ser muy muy ácidos, así que cada vez que hago alguna receta con ellos tengo que calcular la mitad de limón o rebajarlo con un poco de agua, pero esta es solo una estrategia que uso con mis  extraños limoneros, por suerte para todos poca gente tiene este tipo, así que  pongo la  cantidad de limón tal como la tiene colgada mi amiga Cristina en su blog Edana cuenta.  Yo no tenía ni idea que cada variedad de limonero tiene un nivel de acidez distinto que puede ir desde muy aromático y sutil en la acidez, hasta el insoportable imposible de probar sin rebajar. ¡Pero esto es otro tema!
La receta la he modificado un poco porque cada una tiene su estilo al cocinar, pero la esencia la he respetado.
Tengo que decir que la base de masa sable, o masa quebrada está estupenda, ya se la había probado en otras tartaletas que trajo un dia a casa y quise copiarla porque está crujiente y sabrosa. Para mi que esta base sirve tanto para dulce como para salado.
Y como tiene que ser en este blog, el toque de flores lo dá  la Salvia.

Ingredientes

Para la base

  • 240 gr. de  harina
  • 50 gr. de  azúcar
  • 180 g mantequilla fría de la nevera
  • pizca de sal

Crema de limón

  • 300 ml.  de  zumo de limón colado
  • 250 g azúcar blanca
  • 220 g mantequilla sin sal
  • 160 g agua
  • 50 h maicena
  • 4 cucharaditas de ralladura de limón
  • 150 gr. de  leche condensada
  • 2 láminas gelatina neutra

Merengue suizo

  • 100 gr. de claras.
  • 200 gr. azúcar

Lemon pie

Preparación:

Yo he utilizado un molde desmontable de 24 cm.

  1. Empezamos por la masa sablé para la base, poniendo  la pala  a la batidora y en este mismo orden vertemos la mantequilla en dados pequeños, el azúcar, la  sal, y la harina. Batimos solo lo justo para que se mezclen, no amasar. Sacamos hacemos una bola que forramos con film y a la nevera, mientras preparamos la crema.
  2. Colamos el zumo de limón para eliminar cualquier trocito de pulpa.
  3. Ponemos las hojas de gelatina en agua fría para que se ablande.
  4. Ponemos la mantequilla al  fuego hasta que se funda, añadir el zumo de limón y el azúcar removiendo hasta que se disuelva. Añadimos la ralladura. En un vaso ponemos el agua y añadimos la maicena, removemos hasta que se diluya y lo incorporamos removiendo hasta que espese.
  5. Incorporamos la leche condensada y la gelatina bien escurrida, removiendo hasta que veamos que está todo bien integrado.
  6. Cubrimos con film, bien pegado a la crema para que no forme película.
  7. Dejamos enfriar y luego a la nevera.
  8. Retomamos la masa sablé estirando la masa y forrando el fondo y las paredes del molde, pinchamos por todas partes y horneamos a 180º unos 15 minutos, hasta que veamos que está doradita como una galleta.
  9. Cuando esté sacamos del horno, dejamos enfriar unos minutos y desmoldamos con cuidado para no romperla.
  10. Cuando esté fría la crema la vertemos sobre la galleta con cuidado.
  11. Preparamos el merengue suizo, poniendo en un recipiente que luego irá al baño de María, las claras con el azúcar y batiremos mientras se calientan, cuidando que no supere los 60º para que no se cuezan pero se llegue a disolver todo el azúcar.
  12. Pasamos las claras al recipiente de la batidora. Batimos a velocidad alta hasta que se enfríe  por completo obtengamos un merengue blanco, brillante y firme.

Ya podemos verterlo sobre la crema.
La decoración te permite dorarlo con un soplete, o sencillamente dejarlo blanco reluciente.Yo lo he decorado con flores  y hojitas de Salvia