Otros Post

Tarta de limón y merengue con salvia

Lemon Pie
Tengo un par de limoneros plantados desde hace más de 30 años y se carga de limones pero con la característica de ser muy muy ácidos, así que cada vez que hago alguna receta con ellos tengo que calcular la mitad de limón o rebajarlo con un poco de agua, pero esta es solo una estrategia que uso con mis  extraños limoneros, por suerte para todos poca gente tiene este tipo, así que  pongo la  cantidad de limón tal como la tiene colgada mi amiga Cristina en su blog Edana cuenta.  Yo no tenía ni idea que cada variedad de limonero tiene un nivel de acidez distinto que puede ir desde muy aromático y sutil en la acidez, hasta el insoportable imposible de probar sin rebajar. ¡Pero esto es otro tema!
La receta la he modificado un poco porque cada una tiene su estilo al cocinar, pero la esencia la he respetado.
Tengo que decir que la base de masa sable, o masa quebrada está estupenda, ya se la había probado en otras tartaletas que trajo un dia a casa y quise copiarla porque está crujiente y sabrosa. Para mi que esta base sirve tanto para dulce como para salado.
Y como tiene que ser en este blog, el toque de flores lo dá  la Salvia.

Ingredientes

Para la base

  • 240 gr. de  harina
  • 50 gr. de  azúcar
  • 180 g mantequilla fría de la nevera
  • pizca de sal

Crema de limón

  • 300 ml.  de  zumo de limón colado
  • 250 g azúcar blanca
  • 220 g mantequilla sin sal
  • 160 g agua
  • 50 h maicena
  • 4 cucharaditas de ralladura de limón
  • 150 gr. de  leche condensada
  • 2 láminas gelatina neutra

Merengue suizo

  • 100 gr. de claras.
  • 200 gr. azúcar

Lemon pie

Preparación:

Yo he utilizado un molde desmontable de 24 cm.

  1. Empezamos por la masa sablé para la base, poniendo  la pala  a la batidora y en este mismo orden vertemos la mantequilla en dados pequeños, el azúcar, la  sal, y la harina. Batimos solo lo justo para que se mezclen, no amasar. Sacamos hacemos una bola que forramos con film y a la nevera, mientras preparamos la crema.
  2. Colamos el zumo de limón para eliminar cualquier trocito de pulpa.
  3. Ponemos las hojas de gelatina en agua fría para que se ablande.
  4. Ponemos la mantequilla al  fuego hasta que se funda, añadir el zumo de limón y el azúcar removiendo hasta que se disuelva. Añadimos la ralladura. En un vaso ponemos el agua y añadimos la maicena, removemos hasta que se diluya y lo incorporamos removiendo hasta que espese.
  5. Incorporamos la leche condensada y la gelatina bien escurrida, removiendo hasta que veamos que está todo bien integrado.
  6. Cubrimos con film, bien pegado a la crema para que no forme película.
  7. Dejamos enfriar y luego a la nevera.
  8. Retomamos la masa sablé estirando la masa y forrando el fondo y las paredes del molde, pinchamos por todas partes y horneamos a 180º unos 15 minutos, hasta que veamos que está doradita como una galleta.
  9. Cuando esté sacamos del horno, dejamos enfriar unos minutos y desmoldamos con cuidado para no romperla.
  10. Cuando esté fría la crema la vertemos sobre la galleta con cuidado.
  11. Preparamos el merengue suizo, poniendo en un recipiente que luego irá al baño de María, las claras con el azúcar y batiremos mientras se calientan, cuidando que no supere los 60º para que no se cuezan pero se llegue a disolver todo el azúcar.
  12. Pasamos las claras al recipiente de la batidora. Batimos a velocidad alta hasta que se enfríe  por completo obtengamos un merengue blanco, brillante y firme.

Ya podemos verterlo sobre la crema.
La decoración te permite dorarlo con un soplete, o sencillamente dejarlo blanco reluciente.Yo lo he decorado con flores  y hojitas de Salvia

Bowl de desayuno saludable con flores

Estoy en una racha que los remordimientos por usar tanto azúcar me paralizan a la hora de publicar recetas. Así que seguramente que has notado cierto distanciamiento entre ellas. La verdad es que también ando a dieta para quitarme unos cuantos kilos y como en este blog solo publico lo que yo me como pués difícil lo tengo.
Ahora ando buscando y probando nuevas recetas más saludables, con menos grasa, menos azúcar y dentro de lo posible con harinas integrales.
Pero mientras llego a ese punto tendré que pasar por estadios intermedios y habrán días donde la receta tenga que seguir siendo con todo tipo de productos que ahora se consideran poco saludables. ¡Pero es que hay dulces y tartas que es imposible que sean tan atractivas y bonitas sin algunos de esos elementos!.
Mientras y para empezar, vamos a vestir lo más bonito posible nuestras recetas saludables, que en este caso es la de Nel Marrero a dietista que me ha puesto "firme".
Unas flores en un desayuno normal, lo convierte en todo un regalo para la vista y el paladar.
Mira la cantidad de flores comestibles que puedes usar para decorar tus platos y todas ellas son de fácil cultivo en cualquier maceta en un balcón. Tomillo, caléndulas, cosmos, pensamientos, salvia, boca de dragón o conejitos.....


INGREDIENTES

  • 2 yogures naturales.
  • 3 cucharadas soperas de avena  en copos finos.
  • 4 nueces enteras.
  • Un puñado generoso de frutos rojos frescos: frambuesas, arándanos, moras. 
  • Una cucharada sopera de las semillas trituradas.
  • Unos pétalos de flores. 


A parte de los numerosos efectos que tienen las semillas, es recomendable que te hagas el siguiente preparado de semillas para asegurar el aporte de algunos aceites esenciales. Es importante triturar para que el cuerpo aproveche sus beneficios, si no las expulsamos como mismo las ingerimos. 

Triturar las siguientes semillas en partes iguales, sin pasarte demasiado para que queden sueltas:
• lino
• sésamo 
• cáñamo
• chía
• girasol


Tarta de fresas con nata y flores de almendro

Flores comestible
 Empiezan a aparecer las primeras fresas en los supermercados y soy la primera en picar, aun a sabiendas que las primeras frutas de temporadas suelen estar poco dulces, pero no me pude resistir a la tentación. ¡Efectivamente! mi gozo en un pozo, cuando llego a casa, me como la primera y apenas tiene sabor, ácida. ¿Como lo soluciono? no voy a tirar un kilo de fresas enterito. Así que opté por macerarlas, en esta ocasión con limón un un poco de azúcar.
Para los detractores del azúcar, les cuento que apenas tiene 4 cucharadas una tarta que fácilmente da para 12 raciones, así que pueden sacar la cuenta, es apenas, así que no reduzcas más el azúcar porque no sabrá a nada. O también pueden simplemente sustituir el azúcar por miel o cualquier otro edulcorante con menos detractores. Resumiendo las puse a macerar y en apenas un par de hora habían formado un estupendo almíbar cargado de sabor.
Opté por hacer con ellas una tarta de fresas con nata, muy sencilla, apenas le puse una base de galletas estilo digestive con mantequilla y canela. Y luego entre capa y capa unos pocos suspiros (merengues secos) troceados, para añadir dulzor y crujiente.
Y para decorar unas almendras fileteadas que tosté sobre la marcha para decorar con unas flores de almendro que por unos dias visten nuestros campos de Gran Canaria.
La flor es comestible, como todas las que uso en este blog, pero como siempre, elimina todo lo verde si optas por comerla y asegurate que venga de jardin o campo que esté libre de productos químicos. Yo uso de mi jardín o de jardines de amigos o vecinos de mucha confianza.
Flores comestible

INGREDIENTES

  • 1kg de fresas
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 4 cucharadas colmadas de azúcar
  • 6 hojas de gelatina
  • 500 ml de nata
  • 1/2 paquete de galletas tipo digestive
  • 50 gr de mantequilla
  • 4 suspiros o merengues (optativos)
  • almendras laminadas (optativas)
  • flores de almendro (optativa)

PREPARACIÓN

  1. Lavamos y troceamos las fresas que ponemos a macerar con 2 cucharadas de zumo de limón y 4 cucharadas de azúcar. Cuantas más horas mejor, mas dulces quedarán.
  2. Ponemos de remojo en un vaso con agua fría las hojas de gelatina.
  3. Mientras usamos un molde de 23 cm. desmontable.
  4. Picamos y molemos las galletas con la mantequilla y si te gusta puedes añadirle un poco de canela.
  5. Colocamos sobre el fondo del molde presionando con la mano, un vaso o una cuchara, hasta rellenar bien todo el fondo.
  6. Vamos montando la nata solo batiendo, sin azúcar ni nada.
  7. Escurrimos las fresas y el juguito que ha sobrado lo calentamos en un calderito o en un vaso al microondas.
  8. Cuando esté bien caliente apartamos y añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. 
  9. Removemos hasta disolver.
  10. Cogemos la nata, añadimos las fresas y el almíbar de las fresas con la gelatina.
  11. Removemos bien con cuidado y vertemos en el molde sobre el fondo de galleta.
  12. Yo puse la mitad, luego espolvoree esa primera capa con los suspiros troceados groseramente, es decir con las manos los escachamos que quedaran trozos irregulares.
  13. Ahora vertemos el resto de la crema de fresas con nata.
  14. A la nevera y cuando esté cuajada la decoramos como más nos guste, a mi me apetecía ponerle mas suspiros y unas almendras laminadas.
  15. Por ultimo unas flores frescas recién recogidas de almendro.
flores comestibles

Peras al vino tinto con pétalos de rosas

¿Quieres sorprender a tu pareja? pero no se te dá en absoluto la cocina. No te preocupes quedarás estupendamente con solo elegir un buen vino que puede ser el que te ha sobrado después de una estupenda comida, ya que solo necesitas un buen vaso tamaño de agua.
El toque especial se lo ponen los pétalos de rosas que deben ser de las que huelen divinamente para que la combinación sea perfecta. Recuerda que siempre las flores que usamos para comer deben haber sido cultivadas sin productos químicos, así que no olvides preguntar antes de usarla. Y si no la encuentras, ponla, mira la cara de sorpresa de tu pareja y luego elimínalas del plato.



INGREDIENTES

  • 4 peras duritas
  • 1 estrella de anís
  • 3 clavos de olor
  • 1 ramita de canela
  • 3 cucharadas soperas de azúcar 
  • 1 vaso grande de un buen vino tinto.
  • 1 rosa roja 

PREPARACIÓN

  1. Solo tienes que pelar las peras respetando el rabito y ponerlas en un caldero que no sea muy grande solo lo justo para que quepan las peras.
  2. Añades todos los ingredientes juntos.
  3. Poner a hervir a fuego lento durante unos 15 minutos, luego darles la vuelta para que queden todas igual de color.
  4. Los últimos minutos pon el fuego algo más alto para que evapore y se forme un almíbar algo mas denso con el vino y el azúcar.
  5. Pinchar con un palillo para ver que ya están tiernas.
  6. Dejar enfriar dentro del vino.
  7. Comer solas  frías o a temperatura ambiente y decoradas con unos pétalos de rosas o si prefieres puedes comerlas tibias y acompañadas con un helado de nata o vainilla.
  8. No temas por el alcohol si tienes que conducir ya que se habrá evaporado durante la cocción.


Salsa de frutos rojos y azahar

Flores de azahar
Una sencillita salsa espesa de frutos rojos se llama coulis y  acompañarán divinamente la mayoría de tus postres aburridos y muchas de tus carnes. 
Por ejemplo, una panacotta es un poco aburridita, pues le pones un coulis de frutos rojos y la cosa cambia tremendamente, se vuelve un postre rico y con un color maravilloso. Pués lo mismo sucede con una tarta de queso, que queda maravillosa con una capa o un chorretón de esta salsita, un yogurt griego o un flan. Pero no todo tiene que ser dulce, un buen trozo de carne a la brasa con una salsita de frutos rojos es una delicia.
Y para colmo la receta es muy sencilla. No olvides que las flores que uso, siempre pueden ser suprimidas de las recetas, son solo una versión más divertida y original para utilizar flores comestibles del jardín, que como siempre advierto debe ser cultivadas sin pesticidas, herbicidas ni productos químicos de ninguna clase.
Y vamos ya con la receta.

INGREDIENTES
  • La cantidad que tu tengas de frutos rojos que pueden ser frescos bien maduros o congelados.
  • 1/3 de esa cantidad de azúcar.
  • el zumo de un limón 
  • 1 flor de azahar (limonero, naranjo, lima, mandarino)

PREPARACIÓN 
  1. Pon todos los ingredientes y cocinar a fuego lento durante unos 15 minutos o hasta que la fruta esté blanda. 
  2. Si has añadido la flor eliminala después de cocinado y antes de triturar
  3. Ahora triturar todo bien  con una batidora.
  4. Pasar por un colador para eliminar las semillas.
  5. Y ahora a la nevera en un bote bien cerrado te durará semanas. No olvides que el azúcar es un conservante. 

Flores comestibles

BIZCOCHO DE PISTACHOS



Tengo un gripazo de muerte y como no puedo hacer otra cosa porque escuchar música es imposible por el dolor de cabeza y leer peor porque me pican los ojos, así que doy un paseito por internet y me encuentro que Irmina del Zurrón de los postres  acaba de publicar una receta que me entra por los ojos. Pienso y veo que tengo casi todos los ingredientes o al menos equivalentes, cambié la panela por azúcar moreno, los yogures por desnatados  y las nueces por pistachos y  así decidí distraerme de los dolores articulares y de cabeza  poniéndome manos a la obra.
Las flores de Cosmos en esta ocasión son simplemente decorativas. No veía excusa alguna para incorporarlas a la receta ya que el sabor de los pistachos y a vainilla eran más que suficientes para este estupendo bizcocho.
Ya sabes que los cosmos tiene apenas sabor pero en contra tienen un color maravilloso siempre dentro de la gama de los rosa fucsia o lila.

INGREDIENTES
  • 2 huevos L
  • 115 gr de aceite vegetal en mi caso de oliva suave
  • 250 de azúcar morena
  • 340 gr de harina
  • 2 yogures natural (250 gr) yo los usé desnatados.
  • 100 gr de pistachos picados finamente
  • 1 cucharada de vainilla
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • Una pizca de sal
PREPARACIÓN
  1. Forramos el molde rectangular con papel vegetal, pero previamente debe estar untado en un poco de mantequilla para que se adhiera.
  2. Precalentar el horno a 180ºC.
  3. En una taza ponemos los dos yogurt con el vinagre y mezclamos
  4. En otro recipiente juntamos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal.
  5. Aparte batimos bien los huevos con el azúcar y la vainilla.  Añadimos el aceite y el yogurt. 
  6. Se le añade la harina y  3/4 partes de los pistachos. Se mezcla todo bien.
  7. Se vierte al molde y por encima se pone el resto de los pistachos.
  8. Se hornea unos 60 minutos.
  9. Se deja enfriar sobre una rejilla.  

Flores comestibles. Cosmos

Pastel de calabaza con flores de romero


Tenía una curiosidad tremenda por probar la famosa tarta americana de calabaza esa que sale en todas las películas donde celebran el día de acción de gracias. Esa que ellos llaman "pumpkin pie". Pero como le tengo mucho miedo a la repostería de USA porque me parece excesivamente dulce, me fuí a buscar una versión de los hermanos Torres, esos gemelos que salen por la TV y que todo parece que está riquísimo. Pués bien, logré lo que quería un postre sin apenas azúcar y poco dulce...pero me pasé y ahora me pareció una receta con poco dulce. Yo creo que los dulces tienen que ser dulces, si no son otra cosa pero ni calvo ni con dos pelucas. Así que yo lo advierto, a mi me parece que le falta azúcar, es mas, yo cambiaría la miel por azúcar, pero quise hacerla tal cual era la receta. Así que te dejo a ti la decisión de cambiar lo uno por lo otro.
Y también añadiría algunas especias más, es decir, no solo la canela, le pondría un poco de jengibre y un par de clavos.
Y por último evitaría el intentar caramelizarla por encima, como yo hice, porque no le aporta ningún sabor y sin embargo se ha quedado un poco feita, porque parece quemada, cuando no lo está.
Pues despues de haberte puesto al dia con todo lo que yo modificaría, te digo que a mi marido le encantó, a Irmina del Zurrón de los postres le pareció que estaba rica y bien de azúcar y yo te dejo la receta con el enlace del video de la tele  y tu haz lo que más te apetezca.


INGREDIENTES

  • 700 g pulpa de calabaza limpia
  • 120 g miel
  • 40 g mantequilla
  • 1 lámina pasta brisa
  • 1 manzana
  • 2 tapones calvados
  • 3 huevos
  • 1 naranja (ralladura)
  • 5 cucharadita colmada de canela en polvo
  • Para la guarnición:
  • 400 g pulpa de calabaza
  • 40 g azúcar
  • 50 g mantequilla
  • flores de romero (opcional)



PREPARACIÓN

  1. Encender el horno a 200ºC. 
  2. Forrar un molde redondo con la pasta brisa. Cubrir con el mismo  papel de horno en el que viene y poner encima un peso (garbanzos). Hornear unos 10 minutos hasta que veamos doradito claro.
  3. Cortar la mitad de la pulpa de la calabaza en  cuadraditos de 0,5 x 0,5 cm y reservar. 
  4. Cortar el resto de la pulpa y la manzana pelarla a dados algo más grandes. 
  5. Rehogar a fuego suave en una sartén con mantequilla junto con ralladura de naranja, la miel y el Calvados o coñac.
  6. Mientras tanto, poner en un vaso para la batidora  los huevos batidos, la nata líquida, el azúcar y la canela y batir hasta que quede todo bien integrado.
  7. Una vez la calabaza haya perdido el líquido y empiece a freírse, retirar del fuego y triturar incorporandolo a la mezcla de huevos y crema de leche. 
  8. Rellenar el molde del horno con la pasta brisa con la preparación de calabaza encima y volver a meter en el horno. Dejar cocer 30 minutos más.
  9. Mientras vamos preparando los taquitos de calabaza. Rehogando en una sartén con mantequilla y azúcar los daditos de calabaza cortados al principio de la receta, para que se forme caramelo y la calabaza quede brillante.
  10. Apartar. Y cuando ya se haya cocido la tarta y dejada enfriar un poco pondremos por encima los taquitos de calabaza caramelizados.
  11. Ahora toca decorar como tu prefieras. Con nata montada, o como en esta ocasión que puse un poco de azúcar y con el soplete caramelizar y unas flores frescas de romero

Galletas saladas de queso con romero y tomillo.

Me vas a decir que no hay necesidad de hacer galletas saladas con lo complicado que parece y lo buenas que están las del supermercado. Y la verdad es que sí. Que hay galletas que puedes comprar saladas y que encima salen estupendas de precio, pero que sean igual de ricas que estas, no. Te aseguro que no te vas a arrepentir de haberlas hecho, porque además no dan tanto trabajo como parecen, es una masa sencillita que no pringa demasiado la cocina y que el resultado es estupendo. Son realmente adictivas. Las preparé para una merienda en estos días previos de navidad y con un vinito especiado caliente quedó de lo más agradable.. Todo no podía ser repostería dulce, así que quise probar estas galletas con queso con romero y tomillo fresco, pero si prefieres otras hierbas seguro que quedan también estupendas.

INGREDIENTES PARA LA MASA ( a mi me salieron dos bandejas de unos 5 cm. cada galleta )
  • 160 gr. de harina 
  • 60 gr de mantequilla con sal a temperatura ambiente 
  • 40 gr de queso parmesano rallado
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de romero. 
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 35 gr de aceite de oliva suave
  • 1 huevo 
ELABORACIÓN.
  1. En el vaso de la amasadora colocamos la mantequilla, la sal, el queso parmesano, el huevo batido, el tomillo y el romero y el aceite.
  2. Mezclamos a velocidad media durante 2 minutos.
  3. Una vez todo bien mezclado añadimos la harina. 
  4. Seguimos batiendo a velocidad baja hasta formar una bola. No se tarda casi nada en un par de minutos estará. 
  5. Ponemos la masa entre dos papeles de horno y extendemos con un rodillo. 
  6. Metemos en la nevera la masa ya estirada  durante una hora aproximadamente, de ese modo vamos a conseguir que no se deformen al hornearlas y nos resultará más fácil cortarlas.
  7. Precalentamos el horno a 180ºC
  8. Sacamos de la nevera y cortamos con la forma que más nos guste.
  9. Colocamos sobre una bandeja con papel de horno o tapete de silicona.
  10. Espolvoreamos con nuestras hierbas, en este caso como eran fresca las he picado bien chiquititas con unas tijeras (puedes hacerlo con cualquier picadora) y unas escamitas de sal, apretando un poquito con los dedos para que se incrusten pero sin llegar a deformar la galleta. 
  11. Horneamos a 180ºC unos 15 minutos o hasta que estén ligeramente doradas
  12. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla
  13. Una vez fría podemos guardarla hasta 2 semanas en una lata hermética.

Bollos de canela con aroma de lavanda



Si quieres transformar tus bollos de canela en algo especial con lo que sorprender a tus invitados aquí te dejo el truco. Es tan sencillo como aromatizar algunos de tus ingredientes. 
Tanto la lavanda, como las rosas, el romero, el tomillo, son ideales para trasladar todo el aroma de las flores a tus postres. En esta ocasión he optado por lavanda, pero queda perfecto con flores de romero.
Para hacer el azúcar de lavanda, solo tenemos que poner 2 o 3  ramitas de lavanda previamente lavadas y secas en un tarro con azúcar.  Dejarlo por lo menos unas 2 días antes de usarlo  y luego solo tienes que sacar las ramitas y ya estará lista para la receta.
Y para aromatizar la leche o la nata que vayas a utilizar, tienes que hacer igual, pero en este caso es  hervir la leche como si fuese una infusión añadiendo una par de cucharadas de tus flores  dejar entibiar o enfriar según la receta, colar y utilizar.
Si quieres saber mas sobre esta aromática flor solo tienes que clickear aquí 
Lavandula canariensis, lavanda  que crece salvaje en los barrancos de nuestras  las islas Canarias.

INGREDIENTES

  • 1 sobre de levadura de panadería
  • 80 gr. azúcar (que habremos guardado un dia antes con una rama de lavanda en el interior del frasco)
  • 200 ml. leche (infusionada con una cucharada de flores de lavanda si quieres tener mas aroma)
  • 1 huevo
  • 80 gr. mantequilla sin sal
  • 1 cucharadita de sal
  • 500 gr. harina

Para el relleno

  • 65 gr. mantequilla
  • 35 gr. azúcar
  • 2 cucharadas colmadas de canela molida
Para pintar:
  • 1 huevo

Para el glaseado (optativo)
  • 3 tazas de azúcar azúcar glas
  • 6 cucharadas de leche o crema de leche (infusionada con unos flores de lavanda)
  • unas gotitas de limón
PREPARACIÓN
  1. Calentamos la leche a 37º (que cuando metamos el dedo no queme).
  2. Derretimos la mantequilla.
  3. En un bol (yo lo puse en el vaso de la Kitchen Aid)  ponemos la leche y añadimos la levadura removemos y añadimos la mantequilla derretida que habremos fundido en el microondas, el huevo entero, la harina tamizada, el azúcar, y la sal.
  4. Ponemos el gancho de amasar y a velocidad baja hasta que al tocarla ya no se nos pegue a las manos es el punto perfecto.
  5. Ahora tapamos con un paño y dejamos que suba, por lo menos una hora.
  6. Ahora ya podemos estirar sobre una superficie enharinada y le damos forma de rectángulo.
  7. Mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y la canela y esparcimos por toda la superficie del rectángulo.
  8. Enrollamos sobre si misma como un brazo de gitano
  9. Con un cuchillo cortando porciones de 2 o 3 cm. que pondremos en la bandeja del horno, cubierta con papel de hornear; tapamos de nuevo y dejamos que vuelva a subir la masa durante, al menos 1 hora más.
  10. Antes de hornear lo pincelamos con el huevo batido como para tortilla, es solo para dar colorcito.
  11. Yo lo que hice fue meterlo en la nevera toda la noche porque los quería calentitos para el desayuno.
  12. Ahora al horno durante unos 15 minutos.
  13. Una vez doraditos, los sacamos y dejamos enfriar.
  14. Si has decidido glasearlo, debes esperar a que esté frío del todo.
  15. Solo tenemos que mezclar la nata con el azúcar glas y unas gotas de limón y verter por encima de tus bollitos.

Viola flor comestible


Se parece tanto al pensamiento que para mi es como su hermana pequeña. Igual de bonita pero de un tamaño considerablemente más chiquitito.
Una de las plantas mas agradecidas y sencillas de cultivar cuando decidimos tener un espacio con flores comestibles. Es muy poco exigente y a mi jamás me la ha atacado ningún pulgón ni insecto. Si acaso algunos caracoles.
En un espacio pequeños incluso en un solo parterre de 60 cm por 30 puedes llegar a cultivar ciento de flores de colores preciosos intensos y delicados, desde la gama más amplia de tonos lilas y violetas pasando por gamas de amarillos, blancos y naranjas.
Es perfecta para cristalizar con azúcar, por su textura.  Y para mi queda estupenda en todos los platos, dulces y salados. En crepes, ensaladas......es una de las flores mas utilizadas en cocina.
Estas flores son deliciosas, tienen un sabor suave  y en algunos casos y dependiendo de la tierra pueden saber un poco a menta que es fantástico para combinarlo con fruta, bebidas y ensaladas. Florecen tanto que podemos usarlas para hacer cubitos de hielo que conservamos en el congelador para sorprender a nuestros invitados.


Bizcocho de plátanos

Te vas a encontrar en este blog un montón de recetas que justifico diciendo...... "no quería tirar o desperdiciar, tal o cual producto, porque se me iba a caducar o estropear".  Mi amiga y socia Esther de Todo con azúcar se le envenena la sangre cada vez que digo algo así, pero es que es la realidad, no me gusta nada tirar comida así que justo antes de que se madure  busco alguna receta para poder aprovechar cualquier fruta que está a punto de pasarse. Yo no creo que pierda glamour una receta por decir que es de aprovechamiento.
Y así es como nace este bizcocho con plátanos que puedes encontrar en la red en un montón de variedades con el nombre de Banana bread. ¿Porqué será que últimamente se le pone a todo nombres en inglés y mucha gente termina creyendo que es algo novedoso y especial cuando en realidad es un clásico de siempre? Por ejemplo, la carrot cake, o tarta de zanahoria de toda la vida. Pero ese debate lo dejo para otro foro, porque soy experta en restarle encanto a este estupendo bizcochito de plátanos dulcemente decorado con flores comestibles, que en este caso usé unos cosmos, claveles chinos y algún geranio malva.
No te pierdas al final de esta receta, las fotos de los Cosmos, de la finca de Rosi y Paco de la Zanahoria. 

INGREDIENTES
  • 200 g. de harina 
  • 200 g. de azúcar moreno
  • 130 ml de aceite de oliva 
  • 3 plátanos muy maduros
  • 4 huevos
  • ½ cucharada de bicarbonato 
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 100 ml. de leche entera cortada que cortaremos con un chorrito de limón
  • Para decorar unas flores comestibles
PREPARACIÓN
  1. Antes que nada engrasamos el molde que vamos a utilizar, con un poquito de mantequilla. Solo lo necesario para que no se nos pegue.
  2. En un vaso ponemos la leche con el chorrito de limón para que se vaya cortando, se quedará cuajada, como si fuese un yogurt líquido.
  3. Escachamos los plátanos bien con el tenedor o si lo prefieres lo bates directamente con la batidora. Y apartamos
  4. Encendemos el horno a 180º  o si te manejas mejor con aire caliente recuerda reducir un poco la temperatura, mejor a 170º.
  5.  Y ahora solo tenemos que poner en la vasija de la batidora los huevos con el azúcar y la vainilla y batimos bastante, hasta que se aclare un poco el color y el azúcar quede totalmente integrada.
  6. Incorporamos el aceite y la leche.
  7. Ahora el harina con el bicarbonato y por último los plátanos .
  8. Al horno 35 minutos.
  9. Sacar del horno después de comprobar pinchado con un cuchillo o un palillo que está bien cocido por dentro.
  10. Dejamos enfriar sin desmoldar unos 10 minutitos y por último desmoldamos tranquilamente.
  11. Si lo vamos a guardar en trozos en una lata por ejemplo, tenemos que esperar a que esté completamente frío para evitar que se humedezca.
Da gusto pasear  entre Cosmos en Finca Lomo Espino La Zanahoria bioglobal.

Barritas de avena. Ni huevos ni leche.

Confieso que no soy de barritas sanas para desayunar, sin embargo una vez las probé me parecieron una opción estupenda para llevar al trabajo y comer sin ningún remordimiento. No llevan ni huevos, ni trigo, ni leche, así que pueden estar tranquilos todos los intolerantes a algo. Y sencillas de hacer. Lo importante es que los dátiles sean de buena calidad y carnosos, porque si no se te queda muy seca.  Del resto no tiene dificultad ninguna.
Te  salen un montón de ellas y la puedes guardar en la nevera cerradas herméticamente.

INGREDIENTES

  • 2 tazas de copos finos de avena
  • 2 plátanos granditos bien maduros
  • 2 dátiles medjoul (esos grandes, gordos y jugosos, no los secos)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva o de coco si lo prefieres.
  • 1 cucharada de sésamo.
  • 2 taza de nueces o cualquier fruto seco que te guste (almendras, coco, avellanas...)
  • 1 cucharada de semillas de amapola (optativo)
PREPARACIÓN

  1. Poner todo junto (la avena, los plátanos y los dátiles) en una picadora, Thermomix, o cualquier procesador que tengas.
  2. Luego a esa pasta solo tienes que añadir a 2 tazas de frutos secos (no importa si quedan trozos grandes).
  3. Por último y ya sin triturar agregar las semillas de amapolas (opcional).
  4. Extender en una bandeja de horno o de cristal y hacer una plancha de unos 2 cm de alto
  5. Meter al congelador 15 minutos para  luego marcar con un cuchillo llegando hasta el fondo de la bandeja  tiras en forma de barritas. De este modo te será mucho mas fácil que si lo haces una vez horneadas.
  6. Meter al horno unos 20 minutos a 180º



Pastel de manzana estilo inglés







Un pastel de manzana sigue siendo una apuesta segura. Aún no me encontré a nadie que hiciese ascos a un trozo de pastel de manzana, en cualquier de sus variable. Esta es una muy rústica y sencilla, pero con un sabor delicioso que desde mi punto de vista se lo dá el tipo de manzana que elijamos. No es lo mismo hacerlo con unas manzanas de las rojas un poco maduras que con unas verdes bien crujientes o unas delicosas Fuji. La tarta de manzana para mi, no acepta fruta demasiado madura ni de aprovechamiento. Pero esa es solo mi opinión. Prueba distintos tipos de manzanas en tus postres y ya me contarás si hay diferencia o no.
Las flores comestibles, en esta ocasión fueron Salvias, que picamos fijamente unas pocas hojitas que solo nos aporta un poco de aroma.

INGREDIENTES

Masa quebrada
  • 375 gr. harina.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 180 gr. mantequilla fría.
  • 60 ml. agua fría.
Relleno
  • 1 kg. manzanas verdes tersas. Yo usé fuji
  • 200 gr. azúcar moreno.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 pizca de sal.
  • 2 cucharadas de harina.
  • media cucharadita de cáscara de limón rallada.
  • 20 gr. mantequilla.
  • Opcional picar flores de lavanda, o sálvia.
PREPARACIÓN
  1. Para la masa quebrada empezamos mezclando la harina, la sal y la mantequilla en un cuenco, hasta que parezca migas.
  2. Incorporamos el agua fria  y amasamos unos segundos, solo lo justo para integrar.
  3. Envolvemos en film transparente y dejamos enfriar en la nevera.
  4. Mientras preparamos el relleno, pelando y cortando las manzanas en lascas y apartamos.
  5. Aparte mezclamos el azúcar, la canela, la nuez moscada, la sal y la harina que verteremos sobre las manzanas.
  6. Encendemos el horno a 200º.
  7. Sacamos la masa de la nevera, extender la mitad muy fina y guarda la otra mitad mientras.
  8. Forra el molde con la pasta,  rellenar con la mezcla de manzanas, cubrir con la ralladura de limón y repartir la mantequilla en trocitos por encima.
  9. Sacamos la otra mitad de la pasta quebrada  de la nevera, estiramos con el rodillo y cubrimos la tarta.
  10. Junta bien los bordes con los dedos, para que queden bien cerrado.
  11. Haz un agujero en el centro de la tapa, para que salga el vapor, y decora con las hojas decorativas de masa.
  12. Hornea a 200º unos 50-60 minutos, o hasta que la superficie quede bien dorada.