La Lavanda, aromática flor comestible.

0 Comentarios


Entre las plantas aromáticas que tenemos plantadas la lavanda ocupa un lugar muy especial. No solo por sus bonitas flores color lila.
  • En el jardín, repele a las hormigas y espanta a los ratones. Además no requiere casi cuidados, únicamente no regarla demasiado. A cambio nos regala unas flores preciosas comestibles.
  • En la cocina; las hojitas y los pétalos se pueden usar para comer crudas condimentando ensaladas, aunque yo las uso a menudo para aromatizar glaseados de azúcar para los queques o bizcochos. También he probado a cristalizarlas pero como son tan pequeñas el trabajo es algo pesado. Con las flores se puede preparar té, añadirlas a mermeladas o incluso aromatizar helados o natillas porque tiene un sabor cítrico y dulce bastante intenso. Y queda deliciosa añadidas en seco a la masa de galletas. Sencillamente espolvoreados los pétalos sobre cualquier plato queda precioso. Aroma floral dulce, muy perfumada con notas de limón y cítricos. Las flores  de color lila suave, bonitas y delicadas. Quedan preciosas en una copa de champán, con pastel de chocolate, o como guarnición de sorbetes o helados. La lavanda se presta a platos salados también, desde guisos a salsas reducción de vino. Sus flores diminutas  quedan divinas añadidas en natillas, flanes o incluso sorbetes. Queda muy bien con postres de chocolate. ¿Te imaginas esos pétalos pequeñitos en una copa de cava? .
Además lavanda contiene vitamina A, calcio y hierro y se dice que es benéfica para el sistema nervioso central.
Nuestras recetas:

0 comentarios: