¿Cuando es demasiado en decoración del huerto-jardín?

2 Comentarios


Calabaza pintada (Casa para hadas)
Igual te preguntas ¿Porqué un blog de dulces y jardín a la vez? ¿Qué puede tener en común estas dos aficiones? Mucho, muchísimo.
Me gusta lo bonito, las cosas agradables a la vista y la repostería es bonita siempre. Los acabados de los dulces siempre son estéticos y hermosos, igual que un jardín lleno de flores y colores. Los dulces siempre, siempre huelen de maravilla. Toda la casa se impregna de un delicioso sabor cuando hay algo en el horno. El azúcar caliente, la vainilla, la canela, el limón…todo huele de manera deliciosa, igual que huelen las flores. ¿Te has fijado que lo que acabo de citar proviene de un huerto o un jardín? La vainilla nace de una orquídea, la canela es la corteza de un árbol, la propia harina es un cereal que igual que el resto tiene su origen en la tierra, y así la mayoría de los ingredientes con los que hacemos un pastel.
Piedras pintadas (espanta lagartos)
Hay quién piensa que la parte decorativa sobra en los pasteles y que lo importante es solo el sabor. Yo no estoy de acuerdo, la mayoría comemos con los ojos y es difícil que algo que no te resulta atractivo te apetezca comerlo.
Pues con el huerto igual. Si podemos poner unos girasoles junto a unas papas por ejemplo, le damos un aspecto precioso o incluso infantil al huerto por la altura que llegan a alcanzar, es comestible incluso sus raíces  y a la vez  combinan perfectamente mejorando el rendimiento y previniendo plagas. Y lo mismo con unos Cosmos que van del blanco al fucsia pasando por el rosa, el rojo y sus distintas intensidades que además de color atrae insectos. La caléndula de un color maravillosamente naranja intenso, sustituto muchas veces del azafrán.
Calabaza pintada (vivienda de gnomos)
¿Y cuando es suficiente o incluso demasiado en la decoración de un dulce o un jardín? En un dulce lo tengo mas claro, soy de las que piensa eso de ...menos es mas. ¿Pero en el jardín? me sale la vena infantil y eso si que es peligroso.
Mis hijos dicen que ya es suficiente. Además de flores de todos los colores, tengp casitas para los pájaros, bebederos para los lagartos, piedras de la playa pintadas de sarantontones (mariquitas) para ahuyentar a no sabemos bien quién,  otras piedras con los nombres de las verduras y lo último son calabazas de agua pintadas como casas para los elfos, gnomos y hadas que si existen seguro que les encantará tener donde guarecerse.  ¿Me estaré pasando? la verdad, es que no me importa, esto es solo un juego donde las normas las pongo yo.
Para cuando mandas a tu marido a buscar algo y no lo encuentra.

2 comentarios:

  1. jajajajajaja Pues a mí me encantan todas esas cosas, Victoria. Creo que hay personas que necesitamos rodearnos de cosas bonitas, de colores, de aromas... A veces parece que no tenemos medida, pero, no es así. Cuando pasan unos meses, nos deja de gustar algo, lo quitamos y ponemos algo nuevo. Es un exceso de energía artística que necesitamos sacar y lo hacemos como sabemos y podemos.

    A mí los sarantontones y las casitas para los pájaros me parecen preciosos.

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta todas y no creo que sean muchas. Si te sobra alguna yo la pongo en mi patio, que jardín no tengo.

    ResponderEliminar